Lujo insólito en Buzios

Lujo insólito en Buzios

En la antigua aldea de pescadores que enamoró a Brigit Bardot en la década del ‘60 abrió sus puertas un hotel boutique para seducir a los amantes del diseño y el buen vivir.

Ciudad con alma de pueblo, antigua aldea de pescadores, destino turístico brasilero por excelencia… Buzios es todo eso y mucho más. Año tras año, cientos de argentinos llegan a sus playas situadas a solo 170 kilómetros de Río de Janeiro en busca de días de sol y una entretenida vida nocturna.

Afortunadamente, a sus pintorescas pousadas se sumó una nueva propuesta para aquellos viajeros exigentes que además de paisajes naturales esperan de sus vacaciones buen gusto y elegancia: Insólito Boutique Hotel

En medio de la belleza de Buzios, este hotel es una auténtica celebración de la cultura brasilera, ya que cada área ha sido especialmente diseñada para homenajear el arte de Brasil. Ubicado en una ladera rocosa, con imponentes vistas de la Praia da Ferradura, Insólito se integra perfectamente al entorno natural gracias al diseño del célebre arquitecto y urbanista local Otavio Raja Gabaglia. Con su abundante vegetación y sus desniveles, el hotel continúa las formas del morro sin interferir en el paisaje natural de la playa. Asimismo, la combinación de vigas de madera, tejas de terracota, amplios ventanales y empedrado portugués favorecen una continuidad visual entre el paisaje y el alojamiento.  

En el interior, las veinte habitaciones cuentan con espaciosas terrazas con hidromasajes y vistas panorámicas al océano. Además, las suites tienen un estar privado. La decoración estuvo a cargo de Emmanuelle Meeus de Clermont Tonnerre, la empresaria francesa amante de la cultura brasilera que decidió convertir su casa de playa en un hotel boutique. Cada habitación guarda artesanías y piezas de arte brasileras especialmente elegidas que ofrecen al turista un viaje a través de los colores, culturas y regiones del país. Entre los objetos que decoran el hotel se destacan las sillas Coconut diseñadas por George Nelson, las alfombras de caucho reciclado por la marroquinera Cecilia Machado y un sofá de madera hecho por la eco-designer Elma Chávez. Asimismo, el mobiliario sustentable de todo el hotel fue adquirido en talleres que utilizan madera rústica, reciclada o certificada. Más que un alojamiento de playa, Insólito es una galería de arte brasilero, donde los turistas disfrutan y descubren piezas de artistas jóvenes y sumamente talentosos. 

Las dos lanchas rápidas del hotel trasladan a los huéspedes a más de veinte playas vecinas de la pequeña aldea de la que Brigitte Bardot se enamoró en la década de 1960. Sin embargo, el desafío que presenta Insólito es querer salir, al menos por un rato, de sus instalaciones de lujo. 

 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Shopping