Gol para Alemania: vuelve la Bundesliga y millones de fanáticos del fútbol festejan

Bajo estrictas medidas de seguridad y protocolos, la primera y segunda división del país retoman sus respectivos torneos este fin de semana. La noticia es vista como un gran triunfo para y por el Gobierno

Gol para Alemania: vuelve la Bundesliga y millones de fanáticos del fútbol festejan

Exactamente 57 días después de que comenzó la cuarentena obligatoria en nuestro país (20 de marzo), y a unos cuantos días más desde que se suspendió el fútbol en el país (15 de marzo los dos últimos encuentros por Copa de la Superliga), y en la mayoría de las ligas del mundo, este sábado una de las ligas profesionales más importantes de Europa retoma su torneo para alegría no sólo de los hinchas alemanes, sino también de millones de seguidores del fútbol en todo el planeta.

Atrás quedarán entonces, al menos por un rato, las repeticiones de los Mundiales, los mejores goles de Messi y las finales de Copa Libertadores con las que los más fanáticos debieron entretenerse a la espera de un partido en vivo "como la gente".

Convengamos que el fútbol alemán no es el más entretenido del mundo, pero hoy por hoy eso ya no importa porque no se puede andar teniendo pretensiones a esta altura de la pandemia.

El 6 de mayo, la canciller Angela Merkel anunció en rueda de prensa el reinicio de la Bundesliga en la segunda mitad de mes, siempre y cuando se cumplieran las medidas sanitarias pactadas. Así, los clubes y la DFL (Liga de Fútbol Profesional Alemana) se reunieron para determinar el calendario de las 9 jornadas restantes en Primera y Segunda División. Y de esta forma el campeonato arranca de nuevo este sábado bajo estricto protocolo.

Entre las medidas dispuestas está la realización constante de tests PCR a los 36 clubes de primera y segunda. En este sentido, Christian Seifert, CEO de la DFL, dejó en claro que si la situación de la pandemia empeora o la capacidad de hacer tests en Alemania no es la que existe en la actualidad, la liga dejaría de hacer pruebas y se volvería a paralizar, relevan en El Confidencial de España.

Desde el 1 de abril muchos equipos ya entrenaban bajo exigentes condiciones. Esta semana, tras una segunda oleada de pruebas realizadas -en total 1695 muestras entre futbolistas, cuerpos técnicos, personal sanitario, utileros, etc- se identificaron solo dos nuevos casos positivos de Covid-19, con lo que las condiciones parecen aceptables para el regreso.

Las restricciones incluyen que el club local no debe permitir más 300 personas al mismo tiempo en todo el recinto del estadio y no está permitida la presencia de hinchas.

Los jugadores no pueden ingresar ni hacer ejercicios de precalentamiento juntos en el campo de juego, no pueden darse la mano, no pueden amontonarse, no pueden chocar las palmas de las manos ni abrazarse en los festejos, solo estará permitido un breve contacto con el codo o el pie.

"La emisión de saliva (escupir) debe evitarse", señala el texto. Las personas que estén en el banco de suplentes deberán mantener una distancia de seguridad y llevar mascarillas. El entrenador se la puede quitar para dar indicaciones, siempre y cuando respete la distancia de 1,50 metros con respecto a todas las demás personas.

Por otra parte, los equipos podrán hacer cinco cambios por partido. La medida apunta a preservar el estado físico de los jugadores y mitigar el efecto de la inactividad.

La historia acá no se trata sólo de llevar entretenimiento a la gente, obvio. En Alemania, en un día de partido hay implicados hasta 250.000 puestos de trabajo directos. La primera división mueve por temporada 4000 millones de euros y la segunda 782 millones. De acuerdo a declaraciones de los dirigentes, de no reanudarse el torneo, podrían desaparecer la mayoría de las entidades, que sin los ingresos televisivos no podrían sostenerse más allá de julio.

En 2016, la Bundesliga alcanzó un contrato récord de venta de derechos de transmisión con 4640 millones de euros por cuatro temporadas (2017/2021). Esa cifra supuso una mejora del 85% en relación al ciclo anterior, y los equipos se reparten así una cifra cercana a los 1160 millones de euros por temporada, 532 millones más que en el cuatrienio 2013/17.

El legendario artillero de la selección alemana Karl-Heinz Rummenige, actual presidente del Bayern de Múnich, fue uno de los artífices de ese notable arreglo, con lo que no extraña ahora su desbordante alegría por el regreso del campeonato.

"La Bundesliga es la primera gran liga que logra reiniciar la temporada en todo el mundo. Y si la Bundesliga es la única que se retransmite en todo el mundo entonces creo que tendremos miles de millones de espectadores", dijo el inolvidable goleador en declaraciones a la revista Sport Bild. Y agregó "No será sólo un buen escaparate para nuestro fútbol sino también para todo el país y especialmente para los responsables políticos que han hecho posible la reanudación con su buen trabajo".

La locura es tal que en el sitio oficial de la liga alemana realizan un test de personalidad que indica a equipo debería seguir un extranjero que no conoce sobre ese torneo.

Los partidos de la jornada número 26 de la Bundesliga se disputarán entre sábado y el lunes con transmisión de ESPN y Fox Sports.

La jornada arrancará con seis duelos, con el clásico del Ruhr entre Borussia Dortmund y Schalke 04 (10.30 ESPN 2) como duelo estelar. A la misma hora va Hoffenheim-Hertha Berlin (Fox Sports 2). Más tarde se verán Eintracht Frankfurt vs. Borussia Monchengladbach (en vivo a las 13.30, ESPN 2), Leipzig vs. Friburgo (diferido 16, ESPN 2), Fortuna Dusseldorf vs. Paderborn (diferido 18, Fox Sports 2) y Augsburgo vs Wolfsburgo (diferido a las 20, Fox Sports 2). La acción continuará el domingo y el lunes con otros tres partidos, entre los que destaca el del Bayern Munich ante el Unión Berlín (13 del domingo por ESPN 2).

Lidera la clasificación el Bayern con 55 puntos, cuatro por delante del Borussia Dortmund.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar