Crece la oferta de carpas con servicios de un hotel cinco estrellas

Crece la oferta de carpas con servicios de un hotel cinco estrellas

El ‘glamping’ fusiona el contacto con la naturaleza y la hotelería ‘premium’. En la Argentina, se paga hasta u$s 500 la noche en las zonas más cotizadas. La riqueza turística y la mayor conectividad aérea que implicaron las ‘low cost’ atraen a cadenas internacionales como la francesa Huttopia, que invirtió u$s 3 millones para instalarse en Iguazú y Tigre

Dormir en una hamaca con techo transparente y vista al cielo estrellado puede costar tanto como hospedarse en un hotel cinco estrellas y es, para quienes están dispuestos a pagar hasta u$s 500 por noche, una experiencia más fascinante.

Para quienes viven en grandes ciudades, el contacto cercano con la naturaleza es una oportunidad esperada durante el año para pasar las vacaciones. Pero, a la vez, temida por las incomodidades que implica la vida de camping: insectos, baños rústicos (o falta de ellos), instalación eléctrica precaria (en el mejor de los casos) y ausencia de conexión Wi-Fi.

Para los amantes del eco-turismo y del buen vivir, se impone el glamping: el término es fusión de camping y glamour, y define a un concepto que une las bondades de la vida al natural con el confort de la alta hotelería.

Esta opción, muy afianzada en Europa, África y los Estados Unidos, se está instalando en el país, de la mano de viajeros que buscan naturaleza pero sin resignar comodidades.

En los últimos años, emprendedores locales lanzaron sus propuestas, principalmente, en la Patagonia, Cuyo y el corredor de Cataratas del Iguazú a los Esteros del Iberá. Hoy, las opciones se están extendiendo a la Costa Atlántica, el Noroeste, las sierras cordobesas y, prácticamente, todos los paisajes naturales argentinos.

El Eco-camping Adventure Domes, en El Calafate, “a pasos del glaciar Perito Moreno”, propone dormir en uno de sus siete exclusivos Domos (una suerte de carpa iglú gigante pero con mucho más glamour, calefacción y camas de madera) por u$s 130 la noche.

Enclavado en un viñedo mendocino, el glamping “Entre Cielos” ofrece cabañas en forma de barricas de madera con vista a las montañas y las vides, por u$s 450 la noche. Y quienes viajan a Cataratas del Iguazú, pueden alojarse en cabañas de madera con yacuzzi del Lodge Cantera de la Selva, a partir de u$s 100 por día.

En tanto, cadenas internacionales especializadas en el rubro están llegando con sus inversiones, como es el caso de de Huttopia, una de las líderes del segmento, creada en 1999 por Philippe y Céline Bossanne en Francia y, hoy, tiene presencia en Holanda, Canadá, los Estados Unidos y China.

“Pensamos abrir dos glampings, uno en Iguazú (Misiones) y otro en la zona de Tigre (Buenos Aires), entre el año próximo y 2020”, comentó Philippe Bossanne a El Cronista. “La inversión será de unos u$s 3 millones, para una capacidad de alojamiento de 200 personas, y se crearán unos 40 empleos directos”, agregó.

El empresario no descartó realizar inversiones en otros corredores naturales del país, como los Esteros del Iberá, una zona que crece como destino de naturaleza, a medida que se realizan obras de infraestructura y hay mayor conexión con vuelos de cabotaje.

“Argentina tiene un potencial eco-turístico enorme, principalmente, por el desarrollo de sus Parques Nacionales”, apuntó el emprendedor. “La mayor oferta de vuelos low cost de cabotaje permite conectar estos destinos. Y la llegada de más frecuencias internacionales desde Europa (como un vuelo directo entre Madrid y Puerto Iguazú) impulsarán enormemente esta actividad”, vaticinó.