Conocé Dubrovnik, el escenario donde se filmó Game of Thones

Sus ruinas griegas, fachadas medievales y pasado comunista la convirtieron en uno de los 10 destinos urbanos más populares de Europa y el corazón geográfico de la serie de HBO.

Si las paredes hablaran, en Dubrovnik tendrían mucho para contar. Las murallas de esta ciudad resistieron ataques durante siglos. En rigor, desde que fueron construidas para proteger el Reino de Dalmacia, a partir del siglo XII, hasta hace apenas unos años, con las batallas por la independencia de Croacia. Pero estos muros de piedra protegen una historia que los antecede, que ni siquiera ellos podrían contar y que se remonta hasta la Grecia Antigua. Detrás de estos paredones de 25 metros de alto hay iglesias medievales, fachadas barrocas, fuentes renacentistas, castillos, plazas y ruinas sobre ruinas aún más antiguas, que desde 1979, la Unesco protege con el escudo de Patrimonio de la Humanidad.

Una calle, todos los siglos

Los adoquines se baldean todas las mañanas en Dubrovnik. Pero sólo con agua, a pedido de la Unesco, para no alterar la evidencia del paso del tiempo. Tampoco se puede construir ni cambiar una fachada sin pedir permiso y, bajo ningún concepto, una casa puede superar la altura de las murallas. Es que se invirtieron u$s 8 millones en la reconstrucción tras la Guerra de los Balcanes, la más sanguinaria en territorio europeo después de la Segunda Guerra Mundial. Hoy, la 'Perla del Adriático', habitada por unas 10 mil personas, está entre las 10 ciudades más visitadas de Europa.

La Placa Stradun es la arteria principal de Dubrovnik, se extiende unos 300 metros y une la Puerta de Pile  con el puerto y el barrio de Ploce, donde se encuentran las casas más modernas. Entre los hitos clave para entender la historia de este enclave están la Fuente de Onofrio, construida por un famoso arquitecto italiano en el siglo XV; la iglesia de San Blas, patrono de la ciudad; una de las farmacias más antiguas de todo el continente, hoy museo; la Torre del Campanario, con una gran campana que dos hombrecitos de bronce golpean cada media y una hora; y el Palacio Sponza, con arcos, tallas y patios barrocos que sobrevivieron no sólo los bombardeos de los '90 sino el gran terremoto de 1667. Dentro de las murallas hay 27 iglesias que se construyeron y reconstruyeron en distintos momentos históricos, siguiendo el estilo y la moda de cada época. Según los arqueólogos y unas ruinas que se encontraron recientemente, Dubrovnik supo ser una escala y puerto táctico entre las colonias griegas, allá por el siglo IV.

La muralla de 1.940 metros de Dubrovnik, uno de los escenarios clave de la serie Game of Thrones

 

Seriemaníacos en tour

La Plaza Gundulic experimenta una metamorfosis cotidiana. Durante la mañana, se monta una feria de frutas y verduras orgánicas, pescado fresco, flores y pan del día para los vecinos de Dubrovnik; a partir del mediodía, el mercado de pueblo se levanta y, en la misma plaza, se instalan las coquetas mesitas de los bares y restaurantes de alrededor.

Siguiendo la vía Stradun, se desemboca en el portón de Ploce y una gran bahía repleta de yates, lanchas y veleros. Muchos siglos atrás, Dalmacia tenía el monopolio de la sal, grandes cantidades de oro y plata y una de las mejores flotas marítimas del mundo medieval. Son los rastros de ese pasado dorado los que hoy convocan a miles de visitantes por día y que convencieron a los productores de Games of Thrones de filmar, a partir de la segunda temporada de la serie, en esta ciudad. Las escalinatas, las cúpulas, los palacios, las torres y murallas de Dubrovnik eran todo lo que los guionistas se habían imaginado para King’s Landing, la capital de Los Siete Reinos. Hoy, ese circuito es eje de uno de los tours más demandados, ya que recorre las locaciones donde se filmaron escenas clave y conecta con algunas de las tiendas de merchandising oficial donde se venden desde calcomanías y tazas hasta espadas, escudos y armaduras.

La versión original de esta crónica fue publicada en la edición 186 de Clase Ejecutiva, la revista lifestyle de El Cronista

Comentarios1
Ehsan Sherbi
Ehsan Sherbi 20/07/2017 09:19:36

alucinante lugar