Belfast, capital del Titanic

Belfast, capital del Titanic

De ciudad marginada de los circuitos turísticos a destino emergente por los acuerdos de paz. La capital de Irlanda del Norte se coló en el radar de los viajeros gracias al Titanic, cuya historia se puede descubrir en una de sus atracciones más visitadas.

La capital de Irlanda del Norte es una ciudad muy amable para el viajero. Una buena opción para los recién llegados a Belfast es comenzar su descubrimiento por el Ayuntamiento, donde hay una exposición para conocer la historia de la ciudad. Ofrece visitas guiadas o recorridos con audio guía, disponible en castellano bastante económicas.

También en este punto arrancan los free tours en español para conocer Belfast. Estas visitas guiadas en las que el viajero decide el precio según su nivel de satisfacción, pasan por algunos lugares emblemáticos del centro de la ciudad como el Albert Memorial Clock, hermano del Big Ben londinense, antes de dirigirse al puerto para conocer donde se construyó el transatlántico más famoso de la historia, el RMS Titanic.

Si llueve, otra opción para un primer vistazo general de la ciudad, antes de decidirse por una visita concreta, es el autobús turístico. La zona central de Belfast se puede recorrer a pie sin problema. Pero en los días de buen tiempo, una opción interesante es hacerlo en bicicleta. La ciudad cuenta con un sistema de estaciones de bicicletas con un costo de 5 libras por tres días repartidas por 30 estaciones de todo el centro.

Ícono de la ciudad

En cualquier caso, y sin importar cómo se decida el viajero a conocer la ciudad, un punto ineludible son los terrenos de los astilleros Harland & Wolff, donde se construyó el Titanic. Allí se ha levantado el Titanic Belfast, uno de los edificios icónicos de la ciudad. Éste centro ofrece la experiencia más completa sobre el barco, en un recorrido de unas dos horas muy didáctico, visual y entretenido.

El edificio tiene la altura que tuvo el famoso transatlántico y su aforo es aproximadamente el mismo, más de tres mil personas. El año pasado fue una de las atracciones turísticas más visitadas del mundo. La entrada cuesta 15,5 libras, incluye audio en español, y también la visita al SS Nomadic, la embarcación de cabotaje que llevaba a los pasajeros del puerto hasta el Titanic.

Justo a su lado, se acaba de abrir el Titanic Hotel, en lo que fueron las antiguas oficinas del astillero donde trabajaron los ingenieros que diseñaron el barco. Hoy en día, allí funcionan un café y restaurante abierto al público. También en el barrio están los estudios donde se ruedan los interiores de la última temporada de Game of Thrones.

Los fans de la serie pueden visitar un enorme tapiz que se ha tejido y que reúne toda la historia plasmada en hilo. Se encuentra en el Museo del Ulster, ubicado junto a la Queen’s University y los jardines botánicos. La entrada a los tres edificios es gratuita y perfecta para día de lluvia o domingos por la mañana, cuando el resto de la ciudad aún se despereza. Además del tapiz de Games of Thrones, el museo del Ulster ofrece interesantes exposiciones que explican la historia de la región desde la geología hasta la política.

Otro punto de la ciudad que no se debe dejar de visitar es la zona de los muros que separaban los espacios católicos de los protestantes en la época de los troubles, o el momento más duro de los conflictos en Irlanda del Norte. Este muro está recubierto hoy de murales, graffitis y firmas.

Cervezas y gastronomía

Después de un día de paseo y visitas, una opción para recuperar fuerzas con una cerveza es el barrio del Lino, donde se encuentran algunas de las tabernas populares de la ciudad como The Perch, en lo alto de una antiguo almacén, o The Crown Bar, uno de los máximos exponentes de los pubs victorianos, al punto que es patrimonio público. Otra zona con mucha vida nocturna es el Barrio de la Catedral, con recoletas calles peatonales llenas de pubs y restaurantes. 

The Crown Bar

Durante el día, una opción interesante es acercarse al mercado de Saint George que abre de viernes a domingo. Además de curiosear y conocer los productos de la gastronomía local, como el alga llamada Dulse que aquí se come cruda, en el mercado se puede matar el hambre en algunos de los muchos puestos de comida mientras se escucha música en directo.

Datos útiles

  • Los precios por noche para dos personas en hoteles de 3 ó 4 estrellas rondan los u$s 100, aunque hay más económicos.
  • Los fumadores deben llevar su propio tabaco. El atado de 20 cigarrillos cuesta u$s 15 en Irlanda del Norte.
  • La moneda es la libra esterlina, pero Irlanda del Norte tiene unos billetes con un diseño diferente al de las libras esterlinas típicas (las de Inglaterra). Aunque son totalmente equivalente entre sí, los billetes de libras norirlandesas son difíciles de cambiar fuera del Reino Unido.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar