Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Un amor, muchas ficciones

En "Cuentos de todos los amores" de Rolando Martiñá (Del nuevo extremo), el autor propone al amor como el gran motor que mueve a las personas en el mundo.

Un amor, muchas ficciones

La imaginación y la experiencia son los dos grandes tinteros con los que se escribe la ficción; cada escritor hace la mezcla a su modo. En estos "Cuentos de todos los amores" el autor Rolando Martiñá, especialista en terapias vinculares, combina lo imaginado con lo vivido y deja hablar también a su profunda experiencia terapéutica.
 
El amor -y sobre todo la dificultad del amor- recorre estas ficciones. Y enseña que el Amor es uno sólo y se adapta a todas nuestras relaciones -familiares, amistosas y de pareja- y es el gran motor que mueve a las personas en el mundo.

“Quien lea estas páginas se asomará al mundo del autor, a sus obsesiones y a su comprensiva mirada sobre la vida” Pablo De Santis. 

A veces Martiñá elige la contundencia y la sorpresa del relato breve, donde cada palabra es imprescindible; otras veces los hechos dejan paso a la reflexión y a la melancolía. Casi siempre está presente el humor, o mejor, la ironía, que es la distancia convertida en humor.

Algunos cuentos hablan de instantes donde se decide todo, y donde se pronuncia la palabra justa o la palabra equivocada; en otros (como en Mundiales) una mesa de café, espejo de la amistad, sirve de escenario improvisado para el desfile de los años.

El prólogo y el último texto, sumado a los abundantes epígrafes, propios y de otros autores, le dan a estos relatos un aura de autorretrato. No hay autobiografía sólo en aquello que a uno le ha pasado, sino también en aquello que se ha escuchado, en aquello que se ha leído. 
Esa mezcla de reflexiones, episodios, diálogos y lecturas enriquece el libro y le permite al lector advertir, detrás de lo variado y lo múltiple, una unidad escondida.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar