QUE LEEMOS ESTE MES

Novedades y lanzamientos editoriales de septiembre

Lo nuevo de Ricardo Piglia, Fabián Casas y Pablo Ramos en un mes que trae libros para todos los gustos.


La catedral de los negros, de Marcial Gala (Corregidor)

A un barrio marginal de la ciudad de Cienfuegos se muda un matrimonio proveniente de Camagüey. El padre es un cristiano de la congregación del Santo Sacramento que descubre al poco tiempo de estar en la ciudad que Dios le ha dado una misión: construir un templo que supere todo lo visto en Cuba hasta ahora.

En un barrio que es un hervidero de pasiones y conflictos, a los pies de la Catedral que se alza día a día en Cienfuegos, crece una generación signada por la violencia, la crueldad y el egoísmo más extremo, defectos que los personajes llevan consigo más allá de las fronteras del barrio, de la ciudad y de Cuba, como si no pudieran escapar de la sombra de la Catedral inconclusa y como si esta sombra estuviera maldita, nefasta.

La novela se abre a una multiplicidad de voces que dialogan entre sí, se explican y se completan. Es una novela de arquitecturas, personajes, y narradores rotos, quebrados. Un reflejo de lo que queda cuando los sueños se agotan.

 

El lienzo, de Benjamin Stein (Adriana Hidalgo)

El lienzo está basada en un hecho real: el escándalo del que fue protagonista Binjamin Wilkomirski, quien en los años noventa falsificó sus memorias como si hubiera sido víctima del Holocausto.

La novela trata del valor del recuerdo, de la credibilidad y de la construcción de una identidad en un juego donde falsificación y verdad aparecen como dos posibles caras de una misma moneda. Sucede en tiempos actuales.

Dos historias que comienzan de uno y otro lado del libro para encontrarse exactamente en el medio, que tienen como protagonistas a los narradores: Amnon Zichroni y Jan Wechsler. El primero posee un sexto sentido: el don de sumergirse en los recuerdos de otras personas. Se trata de un psicoanalista que vive en Zúrich. Allí conoce al luthier Minsky, a quien incitará a escribir sus memorias como prisionero en los campos de concentración nazis.

La existencia de ambos se pondrá en juego cuando el escritor Jan Wechsler afirme que el libro de Minsky es pura ficción.

 

Soy Pilgrim, de Terry Hayes (Salamandra)

En una plaza pública de Arabia Saudí, un hombre es ajusticiado bajo un sol abrasador y un chico de catorce años observa impotente entre la muchedumbre: es su hijo. En un lúgubre hotel de Manhattan, aparece el cuerpo sin vida de una mujer joven y todos los indicios para identificarla han sido eliminados minuciosamente.

En un vertedero de Damasco, un destacado experto sirio en biotecnología es encontrado con evidentes signos de tortura. En una remota región de Afganistán, el hallazgo de una sustancia bacteriológica letal en los restos de unos cooperantes internacionales desata la alarma.

Una línea invisible conecta todos estos hechos, dibujando un plan perfecto para cometer un monstruoso crimen contra la humanidad, y la única persona capaz de impedirlo es un ex agente que huye de su pasado y ha borrado su identidad: ahora sólo responde al nombre de Pilgrim, el peregrino. Ésta es la historia de una carrera trepidante contra el tiempo y, sobre todo, contra un enemigo sofisticado e implacable.

 

Los diarios de Emilio Renzi (Los años de formación), de Ricardo Piglia (Anagrama)

Los lectores de Ricardo Piglia conocen sin duda a Emilio Renzi, escritor y álter ego que aparece y reaparece en sus novelas, en ocasiones fugazmente, en otras con mayor protagonismo. ¿De dónde surge Renzi? De un juego de espejos que arranca del nombre completo del autor: Ricardo Emilio Piglia Renzi. Y ahora lo lleva un paso más allá con estos diarios que publica Piglia y firma Renzi.

Tras una espléndida carrera literaria que incluye novelas y cuentos fundamentales de las letras argentinas contemporáneas y varios volúmenes de ensayos igualmente imprescindibles, el autor vuelve la vista atrás y rescata los diarios escritos a lo largo de más de medio siglo, entre 1957 y 2015, a los que se incorporan también algunos relatos y ensayos directamente vinculados con ellos.

Este monumental proyecto se publicará en tres volúmenes: Años de formación, Los años felices y Un día en la vida, de los que el lector tiene en sus manos el primero, que cubre los años que van de 1957 a 1967 y arranca por tanto con un escritor en ciernes que tiene apenas dieciséis años y se cierra con la publicación de su primer libro. ‘¿Cómo se convierte alguien en escritor, o es convertido en escritor? No es una vocación, a quién se le ocurre, no es una decisión tampoco, se parece más bien a una manía, un hábito, una adicción, si uno deja de hacerlo se siente peor, pero tener que hacerlo es ridículo, y al final se convierte en un modo de vivir (como cualquier otro).‘

 

La vida sexual de Catherine M., de Catherine Millet (Anagrama)

Catherine Millet, una figura de gran prestigio en el ámbito de la estética, autora de ensayos y monografías sobre artistas contemporáneos, decidió explicar su intensa y tumultuosa vida sexual, con una crudeza y una claridad absolutamente inesperadas.

El resultado es, sin duda, uno de los libros más audaces y sorprendentes de la literatura francesa en el terreno de la tradición erótica. Y, desde luego, uno de los que ha causado mayor expectación, tanto en su país como en las numerosas traducciones a otras lenguas.

‘Un libro excelente, muy bien escrito y absolutamente asombroso. Jamás una mujer contó tan francamente su vida sexual, sin ocultarse detrás de un seudónimo, sin manifestar culpabilidad ni proselitismo ni gusto por la provocación‘. Josyane Savigneau, Le Monde.

 

Lo que no te mata te hace más fuerte, de David Lagercrantz (Destino)

Es la cuarta entrega de la serie Millennium de Stieg Larsson

Lisbeth Salander ha salido de caza: acaba de participar en un complejo ataque hacker sin razón aparente asumiendo riesgos que en otras circunstancias habría evitado. Mientras, enla redacción de Millennium, Mikael Blomkvist vive sus peores días como periodista.

La revista ha cambiado de propietarios y, a pesar del ánimo conciliador de Erika Berger, el reporterose rebela contra el enfoque comercial dela nueva línea editorial. En plena noch una llamada sorprende a Mikael: es el profesor Frans Balder, un eminente investigador especializado en Inteligencia Artificial, que afirma tener en su poder información vital sobre los servicios de inteligencia de Estados Unidos.

Su fuente es una joven rebelde, un bicho raro que se parece mucho a alguien a quien Blomkvist conoce demasiado bien. Hackers, espionaje industrial y tráfico ilegalde información reservada tejen con ritmo endiablado una enmarañada red de mentiras por la que más de uno estará dispuesto a matar.

Mikael siente que el azar lo ha puesto sobre la pista de algo grande, quién sabe si la gran exclusiva que tanto él como Millennium necesitan. Acechadapor fantasmas del pasado, Salander, fiel a su estilo, tiene sus propios planes. Ha llegado la hora de que sus caminos se crucen de nuevo.

 

Recuérdame que te odie, de Álex de la Iglesia (Booket)

Bruno Kossovsky, un dibujante de cómics emocionalmente desequilibrado, ha desaparecido. Cuando su editor, el neurasténico e irritable Rubén Ondarra, entra en la casa, encuentra que el piso está inundado.

Rubén decide entonces investigar su desaparición buscando claves en los objetos que Kossovsky tiene en su mesa, entre ellos el misterioso grabado de Durero Melancolía I.

Comenzará entonces para Rubén una peligrosa carrera por Madrid para intentar hacer que encajen todas las piezas del rompecabezas. Sorprendente, trepidante y genial, Álex de la Iglesia nos conduce por una trama de intrigas no exenta de crítica e ironía a raudales.

Recuérdame que te odie tiene la brillantez de las mejores novelas contemporáneas.

 

Salvapantallas, de Luis Chaves (Seix barral)

Con Salvapantallas, Luis Chaves emprende la tarea que habíamos dado por imposible desde muchas décadas atrás: escribir la novela total.

Consigue esto no apelando a los mecanismos decimonónicos -y los de las grandes novelas latinoamericanas de mediados del siglo XX-, que pretendían abarcar en una sola obra todos los aspectos de la condición humana, sino escindiendo el núcleo de una narración para hacer que esta transcurra desde los primeros momentos de una vida hasta los últimos de la escritura de la obra que leemos, pasando por los relatos de noches y viajes y meandros que conducen al narrador-autor por esa calle escabrosa que llamamos sobrevivencia.

Esta obra rebalsa los diques autoritarios y porosos que delimitan los géneros literarios. Tan pronto es una novela como una colección de cuentos o una crónica, tan pronto seguimos un hilo de lectura como nos perdemos en las digresiones que permiten la nostalgia y el recuerdo.

Luis Chaves nos regala, así, una historia que debía ser contada, simplemente: amarrada, dividida y vuelta a unir merced a un impulso narrativo de primer orden.

Salvapantallas es la novela de un poeta, es decir, un libro gigante de pocas páginas. Chaves, con humor y con una libertad narrativa contagiosa, cuenta su vida a toda velocidad: los ratos extraños, los polvos ridículos, los errores, los viajes sin mapa, los instantes en que uno anda perdido en medio de su propia casa. Nace, ve pasar el circo, mira fútbol, se escapa, viaja, se droga, viaja más, se droga más, se mueren amigos, tiene hijas... El gran desastre del sobreviviente brillando en la luz de las palabras.’ Pedro Mairal

‘Encantada por sus minúsculas iluminaciones ­de esas suaves y preciosas que sólo los poetas saben narrar, fui dejándome llevar. Pero Salvapantallas es una trampa. Detrás de la familiaridad engañosa de sus diarios y sus notas, Chaves va tejiendo otra forma. Una más profunda, dolorosa en sus pequeños destellos, pero absolutamente vital’. Samanta Schweblin

 

El palacio de las blanquísimas mofetas, de Reinaldo Arenas (Tusquets)

Aunque Arenas se mueva con comodidad en los espacios míticos y los tiempos fuera del tiempo, podemos reconoce fácilmente en esta novela la Cuba de la dictadura de Batista, y su atmósfera casi surrealista, en la que la muerte y la vida ‘los vivos y los muertos’ se entrecruzan con barroca indiferencia.

En ‘El palacio de las blanquísimas mofetas’ asistimos a la tragicómica peripecia vital de la familia de Fortunato. Éste, cansado del interminable rosario de historias de amor de triste final, de vidas señaladas por la frustración y el vacío ‘cuando no por la simple locura’ decide un día jugarse el todo por el todo y unirse a los rebeldes de Sierra Maestra.

Como en el resto de sus libros, también en éste el riquísimo e imaginativo lenguaje del autor nos sorprende una y otra vez por su inagotable vitalidad y el mágico poder evocador de sus imágenes.

 

Arenas movedizas, de Henning Mankell (Tusquets)

Arenas movedizas es, en cierta manera, un libro de memorias, pero muy peculiar.

No hay sucesión temporal y el arranque es la enfermedad actual del autor y lo que su diagnóstico desencadenó en él: recuerdos distanciados en el tiempo y no necesariamente consecutivos, que Mankell relaciona de un modo u otro con las grandes preguntas del hombre: ¿qué somos?, ¿cómo nos enfrentamos a la muerte?, ¿de qué tenemos miedo?, ¿qué mundo dejaremos en herencia?, ¿en qué creemos, y por qué?

Para responder a ellas, Mankell recurre a sucesos del pasado: un día en el colegio cuando era pequeño, una visita al Museo Británico, una lectura sobre la Isla de Pascua, la verdadera naturaleza de las arenas movedizas o el poder del hielo, la muerte de un niño mozambiqueño, visitas a Salamanca, a Mantua, a Buenos Aires, a Malta y a las ruinas de Hagar Qim...

Con estas incursiones en el pasado surge un retrato, desde la infancia y la adolescencia hasta la madurez, del Mankell de carne y hueso, que examina su vida y, con ella, cuestiones que afectan a toda la humanidad.

 

De La Patagonia a México, de Hebe Uhart (Adriana Hidalgo)

“Escribo dos clases de crónicas de viajes, dos tipos de impresiones. Una más libre, subjetiva, donde aparezco más yo, que son las que más se parecerían a un cuento. Y las que están más documentadas, con información relevante, unida a mis impresiones personales. Los géneros están muy mezclados. Hay cuentos que pueden ser leídos como crónicas y crónicas que son cuentitos. Me gustan losviajes y me gusta volver. Me pone muy ansiosa el avión y prefiero la tierrita. Nací en un pueblo: me gustan los pueblos. Me resulta más difícil trabajar una ciudad grande. Los pueblos chicos son abarcables, me parecen literarios y además van con mi personalidad. Yo todavía hoy llego temprano a todas partes, todavía estoy acostumbrada a la matriz de tiempo de mi infancia. Como persona y como escritora, no soy campesina ni citadina ni conurbana: soy suburbana. En un pueblo me informo caminando, mirando los grafitis, las plazas, yendo al café, preguntándole cosas a alguien. Me gusta prestar atención a las formas orales que representan las distintas culturas, las mezclas con lo rural... El escritor está obligado a tener un oído atento al lenguaje”. Hebe Uhart

 

Soldados de Salamina, de Javier Cercas (Literatura Random House)

A finales de enero de 1939, apenas dos meses antes del final de la guerra civil, un grupo de prisioneros franquistas es fusilado cerca la frontera francesa por soldados republicanos que huyen hacia el exilio.

Entre esos prisioneros se halla Rafael Sánchez Mazas, fundador e ideólogo de la Falange, poeta y futuro ministro de Franco, quien consigue milagrosamente escapar y ocultarse en el bosque mientras los republicanos lo persiguen; hasta que un soldado lo descubre, lo encañona y, mirándolo a los ojos, le perdona la vida.

Sesenta años más tarde, un novelista fracasado descubre por azar este enterrado episodio bélico y, fascinado por él, emprende una in vestigación para aclarar sus circunstancias y desentrañar su significado. ¿Quién era de verdad Rafael Sánchez Mazas? ¿Cuál fue su verdadera peripecia de guerra? ¿Quién fue el soldado que le dejó escapar? ¿Y por qué lo hizo? ¿Qué secreto escondía su mirada?

Novela revolucionaria y deslumbrante, Soldados de Salamina cosechó un extraordinario éxito de crítica y público y catapultó la carrera de uno de los novelistas más prestigiosos de la actual narrativa española.

Desde entonces no ha dejado de leerse en todo el mundo con creciente admiración y catorce años más tarde sigue siendo, como afirmó Mario Vargas Llosa, “una de las grandes novelas de nuestro tiempo”.

 

Cucarachas, de Jo Nesbo (Reservoir books)

Harry Hole, alcoholizado y adicto a la vitamina B12, llega a Bangkok con instrucciones claras: silenciar el escándalo tras el asesinato del embajador noruego. ¿Será necesario ocultar pruebas?

Harry descubre que el caso esconde otras tramas siniestras: se trata de un crimen mucho más complejo de lo que parecía. Inmerso en el ruido y el tráfico de una ciudad multitudinaria,

Harry recorre las calles de un Bangkok lleno de bares de reviente, templos, fumaderos de opio, trampas para turistas# Harry trata de encontrar la clave del asesinato del embajador, aunque nadie se lo ha pedido. Y nadie lo quiere cerca, ni siquiera él mismo...

 

 

El sueño de los murciélagos, de Pablo Ramos (Alfaguara)

El taller del papá de Gabriel está por cerrar y la familia de Marisa está pasando por una situación económica difícil. De boca de Sara, la bruja del barrio, aprenden un conjuro que resuelve todos los problemas.

Este consiste en crucificar el pichón primogénito de un murciélago albino, y derramar su sangre sobre la tumba de un santo. ¿Qué pueden perder? Deciden llevarlo a cabo.

Rápidamente reúnen a la barra de amigos y le piden ayuda a Rolando, un hombre muy especial, amigo de Gabriel, que trabaja en el cementerio.

 

 

 

Cataratas, de Hernán Vanoli (Literatura Random House)

Un grupo de becarios del Conicet viaja a un congreso de sociología en Iguazú. Entre ellos Marcos Osatinsky y Gustavo Ramus, trabajadores encubiertos del marketing blando, deberán tomar decisiones sobre la paternidad y el parricidio, la traición y la responsabilidad, el destino y la posibilidad de quebrar las reglas.

Novela de aventuras, Cataratas transcurre en una Mesopotamia inflamada, donde una banda terrorista lucha por los infectados con una rara enfermedad, mientras acontece un singular pacto entre Google y los gobiernos.

Hernán Vanoli nos sumerge en una tormenta de fuerzas oscuras que se contagian de la historia: una road-movie académica, una historia de amor, muerte y mutación.

Una lengua totalmente transparente, directa, visual, que no se detiene nunca, en una especie de crónica de un presente puro. Hasta que un elemento terrorífico aparece lateralmente y otorga a los textos un clima.‘ Josefina Ludmer

‘Su hiperrealismo lingüístico es un viaje por la sociedad, interesada como nunca en las tribus, los grupos, las fracciones, las camarillas y las bandas.‘ Beatriz Sarlo

 

Mi patria es el escenario. Biografía a dos voces de Juan Carlos Gené, de Olga Cosentino (Corregidor)

Hombre de la escena en el más amplio sentido del término (actor, autor, director, maestro, pensador, fundador de grupos teatrales, gestor cultural), Juan Carlos Gené fue en vida y sigue siendo una personalidad inabarcable.

Su riqueza y complejidad artística y humana desborda cualquier pretensión biográfica. Por eso mismo, todos y cada uno de los intentos orientados a retener la huella de su trayectoria vital y artística terminan por ser, desde el más modesto hasta el más enjundioso, tan posibles como necesarios.

En este caso, la semblanza del autor de El herrero y el diablo o de Ulf surge de un diálogo amistoso combinado con anécdotas, reseñas de espectáculos, textos teóricos y confesionales, fotos, cartas y testimonios de algunas personas de su círculo íntimo como sus hijos Hernán, Paula y Valeria, o como la actriz Verónica Oddó, su musa y compañera en la escena y en la vida durante sus últimos treinta años.

 

Ardores de agosto, de Andrea Camilleri (Salamandra)

Un calor asfixiante arrasa Sicilia como una llamarada; durante el día el aire se vuelve irrespirable, las piedras queman ni siquiera un baño en el mar ofrece algo más que alivio momentáneo.

Mientras Vigàta está sumida en un letargo incandescente, el comisario Salvo Montalbano aguarda la llegada de Livia, su novia de toda la vida, que viene con unos amigos a pasar las vacaciones en una solitaria casita frente a la playa. Pero el idílico plan se tuerce cuando en los sótanos de la casa aparece un baúl con un cadáver dentro.

El macabro hallazgo desata el instinto investigador de Montalbano, que enseguida se ve envuelto en una maraña criminal de múltiples facetas: políticos, banqueros y empresarios parecen estar involucrados, todos bajo la omnipresente tutela de la mafia.

Y como si la canícula no fuera suficiente para causar estragos en el comportamiento de los protagonistas, la presencia casi mágica de una bellísima veinteañera hace flaquear la proverbial lucidez de Montalbano, hasta el punto de tentarlo a penetrar en ese territorio prohibido que había evitado hasta el momento.

 

Titanes del coco, de Fabián Casas (Emecé)

“Ahí estábamos, como hormigas en sus cubículos, trajinando los pasillos, fumando, escribiendo, seduciéndonos, odiándonos, benditos y malditos todos nosotros, los periodistas, esas causas perdidas que dan alimento a gente como Robinson.”

Andrés Stella, joven redactor de un diario, es elegido por su jefe para formar parte de la creación de un nuevo suplemento, cuya primera nota será una investigación sobre Galarraga, esotérico preceptor de un colegio de Boedo que cobró notoriedad tras el suicidio de una alumna y el secuestro de otra.

En lo que va de sus comienzos a su ascenso repentino, Andrés conoce a varios personajes que marcarán su carrera y su vida: Jorge Aluzino, poeta y suerte de padrino laboral; el Sereno, llamado así por su insomnio crónico; la Giganta, la periodista más deseada de la redacción; el Flaco Pantera, la Porota, la Garza...

Sus historias despliegan un entramado de vida cotidiana y situaciones personales que se suceden en un ida y vuelta del presente al pasado. Mientras avanza en la investigación del caso Galarraga, Andrés vive un amor intenso con Blanca Luz, a la que conoce en una pileta popular y que lo inicia en el extraño deporte del “triping”.

Hacía diez años que Fabián Casas no publicaba ficción. Ahora presenta Titanes del coco, que puede verse como una electrizante novela atomizada, una serie de relatos conectados, un ensayo delirante sobre el arte de trepar a los techos o todo eso junto y más.

Tags relacionados
Noticias del día