Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Notable show de Ariel Ardit en Bebop Club

El cantor, una de las figuras más relevantes del 2x4 brilló en su recital de temas "inéditos".

Notable show de Ariel Ardit en Bebop Club

El clima destemplado del sábado pasado a la noche se desvanece al traspasar el umbral del Bebop Club y al bajar e ingresar al salón ya es sólo un recuerdo. Suena un piano, el violín y el bandoneón: "Vengan a ver que traigo yo en esta unión de notas y palabras, es la canción que me inspiró la evocación que anoche me acunaba".

"Una emoción", el tango de 1943 de Raúl Kaplún y José María Suñé fue el elegido por el cordobés Ariel Ardit para inaugurar el tercer ciclo de recitales en el boliche de la calle Moreno.

El cantor, acompañado por el pianista y arreglador Andrés Linetzky y cuarteto, sin pausa siguió con "El abrojito", "Alma de loca" y "Malevaje". Desde la platea arrecieron los aplausos y algunos flashes, algo que incomodó a Ardit pero que con sobrada muestra de altura y humor incluyó en el agradeciemiento: "Gracias, gracias, han venido muchas cámaras, gente que ha venido desde Japón".

"Con Andrés (Linetzky) estuvimos pensando un nombre para esta serie de recitales, queríamos quedar en la historia de la música y por eso le pusimos "inédito", afirmó y remató: "Son temas que no están grabados en ningún disco, Yo se que es difícil de comprender, a nosotros nos costó".

Luego del desliz humorístico interpretó acompañado solo por piano  "Tal vez será su voz" y "Niebla del Riachuelo", dos canciones que son un clásico en sus recitales y luego siguieron las sorpresas 'inéditas', vinieron: "Sobre el pucho", "Se muere de amor", "Quedémonos aquí", "Absurdo" y "Gricel". El cantante recordó entonces cuando conoció la casa de Grisel, una amante del letrista José María Contursi que luego sería su segunda esposa, a la que dedicó la canción.

"Entre otras cosas con Andres, nos han tocado giras, fuimos a Grecia. Y Allí esta el monte Olimpo...esta es una historia que si alguien la oyó porque la hicimos en el segundo ciclo, por favor, le pido que le ponga onda". La introducción al vals gardeliano "Noches de Atenas" fue un breve stand up sobre los dioses que habitaban en el país helénico. 

Así aparecieron en el relato Zeus y sus rayos que no negaba a nadie y la aparente accesible Afrodita, claro que todo con una visión arrabalera del asunto.

Después del corte y quebraba, Ardit retomó con "Fuimos", dedicado a posteriori a su amigo Horacio Pagani que agradeció desde su mesa central. Continuó con "Cuando uno canta" y "La mariposa".
"Vamos a hacer el ultimo tema…de esta parte, no te conte Horacio (a Pagani) que ahora hacemos música electrónica, se suman dos djs.", broméo el cantante.

"Mariposita", pidío alguien del fondo. El cantante redobló: "Dentro de nuestras humildes posibilidades haremos lo que nos pidan…pero nos quedan dos temas". Arremetió con otro clasico de sus shows, "Que me quiten lo bailao" y después interpretó "En carne propia y "Qué me van a hablar de amor". 

El cordobés se despidió con la milonga "Ni más ni menos" no sin antes alguna referencia a la actualidad en el climax de la canción: "Mirá...justo la 'llama que mas calienta'...me llegó $ 3500 de la factura del gas", chicaneó. El adiós definitivo lo dió con "Mariposita", otro clásico del repertorio para deleite de todo el público.

¿Cuándo?

Sábados de julio 21 hs.

¿Dónde?

Bebop Club, Moreno 364, CABA
Informes: 4331-3409 / 15-5329-4930
Entradas $280 en venta en www.bebopclub.com.ar o de 12 a 20 hs en Moreno 372

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar