Quiena, la compañía que se propuso revolucionar las finanzas

La plataforma de inversiones, creada por empresarios argentinos, proyecta alcanzar los 10.000 clientes hacia fin de año y administrar activos por u$s 60 millones.

Nicolás Galarza, quien fundó y dirigió una firma de inversiones tradicional hasta el 2015, decidió dar un salto y dejarla atrás para fundar Quiena inversiones, la primera firma de asesoría de inversiones basada en software de la Argentina. Este concepto, que nació en la última década, gestiona hoy más de US$ 1,5 trillones en el mundo, y está entrando a la Argentina de la mano de Quiena Inversiones. Quiena se propone rediseñar el campo de las finanzas a partir de una propuesta novedosa en la región: la automatización de información para el armado de un portafolio a medida y matemáticamente óptimo para cada inversor, para que pueda invertir en mercados financieros internacionales.

Después de su lanzamiento, hace apenas un año, la empresa ya administra los fondos de 1500 clientes por una suma cercana a los US$ 3,5 millones. Quiena es una empresa estadounidense creada hacia fines de 2015 que automatiza y optimiza procesos que comúnmente realiza un asesor de inversiones. A partir de una serie de preguntas simples, Quiena define el perfil de cada inversor, sus preferencias, requerimientos y posibilidades, y tras simular millones de combinaciones posibles –basadas en el análisis de información y datos históricos–, les proporciona la cartera que les brindaría mayor rentabilidad y el menor riesgo.

Pero ¿qué servicios brinda? ¿Cómo funciona? ¿Hacia qué tipo de inversor está orientado? ¿Tiene mínimos de inversión? ¿Por qué elegirlo y qué diferencia brinda respecto a un asesor financiero? A estos interrogantes se refiere Nicolás Galarza, CEO de la compañía.

Nicolás Galarza, CEO de Quiena Inversiones. 

 

¿Cómo nace Quiena?

En un viaje que realicé a San Francisco en 2015 conocí a unos programadores que trabajaban para Wealthfront, una firma que hace un trabajo similar a Quiena en Estados Unidos: el concepto de automatizar el trabajo de un asesor financiero para proporcionárselo a personas sin conocimientos de inversión. Yo estaba haciendo lo mismo pero de forma manual. Así que volví a Buenos Aires y tomamos los modelos de inversión, la experiencia y el proceso, y lo automatizamos. Así nació Quiena, a finales de 2015. Y a principios de 2016 abrimos las primeras cuentas.

¿En qué consiste el servicio que ofrecen?

Nuestros potenciales clientes ingresan en Quiena.com, crean su usuario, y la misma plataforma los va guiando paso a paso en la construcción del plan de inversión, a través de una serie de preguntas. Una vez que definimos el perfil del inversor, el software construye el portafolio matemáticamente óptimo según las características de cada ahorrista. El modelo creado brinda el mayor retorno posible con el nivel de riesgo que el cliente pidió. El software toma 50 años de datos históricos de todos los activos elegidos para la inversión, y empieza a probar millones de combinaciones hasta que encuentra el modelo que otorga mayor retorno. Le dice a cada usuario cuál es su portafolio óptimo, qué porcentaje de su inversión debería destinarse a acciones, a bonos, a commodities o a bienes raíces, y qué resultados podrían esperar de ese portafolio, que tiene una proyección con tres escenarios: uno pesimista, uno promedio, y uno optimista. Así, el inversor se da una idea de qué puede esperar. Se arma literalmente un portafolio único para cada cliente.

¿Y una vez que el software crea el portafolio?

El inversor puede jugar con las variables o puede dejarnos que lo construyamos enteramente. Nos puede incluso pedir que incluyamos algunas compañías o algunos sectores como Cannabis Medicinal, Energía Renovable o Tecnología, entre otros. Y en función de todo esto es que creamos ese portafolio diversificado. Y cuando está cómodo con ese portafolio recién ahí abre una cuenta de inversión, en una de las casas de bolsa con las que trabajamos, todo 100% online. Hace el depósito a su cuenta de inversión –que en la Argentina se llama cuenta comitente– y nosotros administramos esa cuenta desde Quiena. Entonces el cliente no tiene que tomar decisiones en el día a día, no tiene que invertir tiempo, si bien puede acceder y ver todo en tiempo real cuando quiera.

¿En algún momento del proceso interviene un analista financiero?

No hace falta. El proceso de administración y armado de portafolios está basado en modelos de optimización exhaustivamente probados en administración de fondos institucionales que manejan miles de millones de dólares. Antes de que se envíe una orden, el software analiza varias condiciones y va revisando una serie de pasos. Si todo está OK, si se cumplen todos los requisitos del cliente, envía la orden al mercado de forma automática. Si alguna condición no se cumple, recién ahí interviene un analista que revisa manualmente la orden. Pero por lo general no hace falta que lo haga, y es mejor que sea así porque con este proceso se elimina el error humano. Para construir un portafolio, que lo haga un robot sin emociones, es mejor a que lo haga un ser humano, que puede tener conflictos de interés, o se puede asustar ante un vaivén económico.

¿Cuantos clientes tiene Quiena hoy?

Mil quinientos. Gran parte de ellos se sumaron en los últimos 9 meses, desde que introdujimos nuestra nueva plataforma. Hasta 2017 teníamos un mínimo de inversión de US$ 5000, pero en 2017 hicimos un acuerdo con una Casa de Bolsa de los Estados Unidos, que no tenía mínimos de inversión y permitía depósitos con tarjetas de crédito y débito. Esto le permite a nuestros clientes, que en general son pequeños y medianos ahorristas, depositar de a poco. Y en septiembre de 2017 introdujimos depósitos a través del CBU y eso nos hizo dar un salto bastante grande de crecimiento.

¿Entonces ya no tienen mínimo de inversión?

No, pero sugerimos a la gente que invierta desde US$ 500 o US$ 1000. Tal vez no todo en un primer momento, pero sí que planeen tener invertido esos montos al cabo de unos meses haciendo depósitos periódicos, para que la inversión valga la pena. Quiena no es una plataforma de inversión especulativa, no vamos a darte retornos de 100% mensual o anual. Sino que es una plataforma para conservar el capital primero, y hacerlo crecer a lo largo del tiempo. Esa es la diferencia entre invertir y especular y Quiena, precisamente, ayuda a transformar ahorros en inversiones.

Quiena permite además invertir en compañías de renombre internacional valuadas en la Bolsa de Estados Unidos.

Sí, porque Quiena está regulada por la Comisión de Valores de Estados Unidos, la SEC. En principio empezamos ofreciendo las compañías que cotizan en la bolsa de Estados Unidos porque nos permite acceder a una gran cantidad de empresas. Esto es posible gracias a que tenemos acceso a lo que se llaman acciones fraccionarias, una innovación de los últimos cinco años. Hay muy pocas plataformas que lo están ofreciendo, como Drivewealth que es con la que trabajamos. Y ahora estamos también en proceso de registro en la CNV, que recientemente cambió la regulación y creó la figura del asesor global de inversiones.

¿Qué plan imagina para Quiena para los próximos meses?

Hoy estamos trabajando en la Argentina, Uruguay y México. Pero durante el resto del año nos vamos a enfocar en la Argentina, una vez que avancemos con los requisitos regulatorios de la CNV. Estamos en negociaciones con bancos locales para captar nuevas inversiones y clientes. Estos bancos están buscando cómo darles mejores productos de inversión a sus propios clientes, y la verdad es que no tenemos competencia en el país: el servicio de automatización que ofrecemos es único. A un banco o institución financiera, atender a miles de clientes, sin automatización, les implica contratar mucho personal, y el cliente es quien finalmente termina pagando eso. Entonces, si todo sale bien, para fines de año proyectamos ofrecer nuestro servicio mediante socios bancarios que nos permitiría superar los 10.000 clientes, y los US$ 60 millones bajo gestión.

¿Por qué es que dice que no tienen competencia?

Esta metodología de automatización de inversiones surgió en la última década en Estados Unidos. Es decir, es una tecnología relativamente nueva allí (aunque a nivel global el capital gestionado por esta tecnología supera los US$ 1,5 trillones), que históricamente ha estado adelantada a lo que sucede en Latinoamérica. Y Quiena es la primera empresa que trae esta tecnología al país. Y en la región no hay más de tres o cuatro empresas que están empezando a ofrecer este servicio. Se ha desarrollado muy rápido porque no tiene sentido que un ser humano continúe haciendo muchas de las cosas que hoy hace y se pueden automatizar. Se presta a errores, puede haber conflictos de interés y son servicios caros.