Miércoles  28 de Agosto de 2019

¿Cómo estamos transitando la disrupción digital?

“Las especies que sobreviven no son ni las más fuertes ni las mas rápidas ni la más inteligentes, sino aquellas que mejor se adaptan al cambio”. Desde hace unos cuantos años que venimos escuchando, en las distintas escuelas de management, esa famosa frase de Darwin para ejemplificar la necesidad de gestionar la transformación. Lo que sucede hoy es que las disrupciones tecnológicas nos hacen enfrentar a algo así como una disrupción sísmica, que cambia competencias, alianzas, cadenas de valor, preferencias, medios.

El ritmo y la escala de la disrupción están creando oportunidades con una velocidad sin precedentes. Las nuevas compañías ágiles, habilitadas digitalmente, escalan rápidamente y compiten de manera efectiva con los incumbentes en muchas industrias. Disfrutan de un crecimiento radical y una ventaja competitiva en un mundo digital global. Incluso, ya tenemos un nombre para llamar a este tipo de empresas emergentes que logran aprovechar la ventaja de la disrupción: unicornios.

Ahora, ¿cómo gestionamos?  ¿Cómo surfeamos las olas? ¿Qué sigue después de lo que sigue? ¿Cómo gestionamos la dualidad? En la economía digital conectada y acelerada, debemos abordar los imperativos de la supervivencia y la transformación simultáneamente. Eso no significa que haya que alterar drásticamente la propuesta de valor de la compañía. Tampoco implica tener que crear una nueva Amazon. Las necesidades de los clientes, en algunos casos, pueden no haber cambiado demasiado, y el desafío es encontrar la disrupción en las nuevas tecnologías emergentes y cómo pueden satisfacer mejor esas necesidades.

En una encuesta desarrollada por EY Global Think Thank a 5000 CEOs en distintas partes del mundo, los participantes expresaron la tensión entre la necesidad de impulsar el negocio actual y la inversión en disrupciones futuras. Esta dualidad, la coexistencia de imperativos esenciales pero conflictivos, subraya la necesidad de un nuevo enfoque. En la economía digital conectada y acelerada, las empresas deben abordar estos objetivos conflictivos entre sí no solo de manera simultánea, sino juntos. Todo negocio exitoso en la actualidad debería tener la capacidad tanto para iniciar o para responder a la disrupción.

Las disrupciones en los mercados no llegan solo desde afuera. En este estudio de preparación para la disrupción corporativa global, quedó en evidencia –a través de las entrevistas a CEOs– que había distinciones importantes en términos de conciencia de la amenaza/oportunidad de la disrupción digital, y del sentido de urgencia y transformación. El análisis de EY sugiere que las empresas se dividen en tres categorías, identificadas como Orugas, Crisálidas y Mariposas en función de su capacidad para la transformación y la gestión de la disrupción en sus propios mercados.

En un primer grupo, la mayoría, comprenden la categoría de Orugas. Se centran principalmente en continuar explotando el éxito de su modelo de negocio actual. Expresan poca urgencia relacionada con la disrupción o la transformación. En algunos casos, la descartan explícitamente. Muchas de estas empresas sienten una sensación de seguridad debido a factores como la falta de cambios previos, una posición dominante en el mercado, el entorno regulatorio y la intensidad de capital de una industria (como por ejemplo, la minería o la construcción). Las iniciativas de mejora tienden a centrarse en la agilidad operativa, llevando la tecnología empresarial al punto de referencia actual y la innovación incremental. Sin embargo, asignan a sus compañías los puntajes más altos en la preparación para la disrupción general. Estas compañías son las menos preparadas, pero también las que tienen mayor percepción de seguridad.

Un segundo grupo, identificado como de Crisálidas, sienten la urgencia de fuerzas disruptivas y han iniciado importantes pasos de transformación para adaptarse. Están intentando una metamorfosis, emprendiendo una transformación, concentrándose en crear una cultura de innovación, diversificando su base de talentos y abrazando la empresa digital. Los temas comunes incluyen: explorar tecnologías digitales disruptivas emergentes; cambiar de estructuras organizativas aisladas y jerárquicas a matriciales para permitir una toma de decisiones ágil; revisar las prácticas de selección de talentos para mirar más allá de las búsquedas tradicionales y hacia una diversidad en las competencias, así como una "mentalidad de innovación"; desarrollar capacidades de conciencia externa para monitorear las tendencias en sus respectivas industrias y traer el exterior hacia adentro; y experimentar y explorar algo así como un "proceso de evolución acelerada".

El tercer grupo es aquel cuyas organizaciones son capaces de liderar la disrupción, y son identificadas como Mariposas. Se trata de compañías que han experimentado una transformación empresarial en respuesta a factores externos urgentes, emergiendo con nuevas capacidades para impulsar el crecimiento y la competitividad en un mundo digital. Además, han internalizado la urgencia de la disrupción y han superado la inercia del éxito actual para transformar sus negocios con el objetivo de aprovechar las ventajas. Este tipo de empresas muestran un conjunto de características y comportamientos que las distinguen. Su diferencia subyacente es el espíritu de ser disruptivo en lugar de simplemente hacer innovación. Lo hacen cambiando sus carteras de productos y servicios y/o revisando los modelos de negocios actuales; creando una cultura de ser los primeros en moverse; mirando más allá de su sector para fomentar asociaciones entre industrias y sectores; transformando modelos de talentos, contratación en diversas industrias para la diversidad cognitiva y el emprendedurismo; creando unidades de innovación dedicadas, ayudadas con coaching jerárquico.

A pesar de tomar mayores medidas de preparación, o tal vez por eso, las mariposas son más humildes al evaluar su respuesta al desafío de la interrupción. Como se puede ver a continuación, el CEO lidera la agenda de la transformación en el 78% de las empresas mariposa (ver cuadro).

Las ambiciones de las organizaciones Mariposa van más allá de la innovación incremental. Los líderes de estas compañías se desafían a sí mismos y a sus equipos a convertirse en disruptores.

Las empresas líderes del mercado se enfrentan a una elección: activar la preparación para la disrupción primero como crisálidas, luego como mariposas, o seguir siendo orugas, poniendo en riesgo su posición en el mercado.

Ahora, ¿cuáles son las preguntas que deben hacerse los Directores Generales?

- ¿Están dispuestos a desafiar su modelo de negocio principal?

-¿Han evaluado la manera en que la utilización de Inteligencia Artificial, la ciencia de datos, la automatización inteligente, el Internet de las cosas, el Blockchain, o el resto de las tecnologías emergentes puede impactar en su negocio?

- ¿Han cultivado una cultura que permita una toma de decisiones ágil?

- ¿Qué tan bien entiende el Comité de Dirección la dinámica de la disrupción tecnológica tanto dentro como adyacente a su negocio principal?

- ¿Es su estrategia empresarial adecuada para un mundo digital?

- ¿Han evaluado el grado de preparación que tiene su organización para la innovación? ¿Qué están haciendo sus competidores?

- ¿Su estrategia aborda tanto la necesidad de alcanzar objetivos financieros a corto plazo como de sentar las bases para futuras disrupciones? ¿Está conduciendo una transformación?

En un entorno de negocios tan cambiante como el argentino, con reglas de mercado tan volátiles, la disrupción digital es un tema de agenda que los niveles directivos de las compañías están buscando la manera de atender. La transformación digital, la agilidad en la toma de decisiones, la cultura de innovación, transitar el recorrido desde “hacer digital” a “ser digital”, son –sin duda– vehículos necesarios para enfrentar las amenazas, pero también una gran posibilidad de capitalizar oportunidades extraordinarias.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000058,000063,0000
DÓLAR BLUE0,000076,250077,2500
DÓLAR CDO C/LIQ0,7783-81,0657
EURO0,137566,526566,6435
REAL-0,571614,305514,3324
BITCOIN-0,40358.655,62008.661,5100
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS-0,516436,1250
C.MONEY PRIV 1RA 1D-3,614540,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-3,529441,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000036,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)1,7647173,00170,00
CUPÓN PBI EN PESOS-3,13483,093,19
DISC USD NY-0,831089,5090,25
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL1,687042.339,8200
BOVESPA0,3200118.478,3000
DOW JONES0,170029.297,6400
S&P 500 INDEX0,38623.316,8100
NASDAQ0,00009.388,9440
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,0000341,6246341,6246
TRIGO CHICAGO0,0000209,6229209,6229
MAIZ CHICAGO0,0000153,2419153,2419
SOJA ROSARIO0,1887265,5000265,0000
PETROLEO BRENT0,431865,130064,8500
PETROLEO WTI0,204858,700058,5800
ORO-0,02571.558,40001.558,8000