U$D

JUEVES 23/05/2019

Ana Simeone: "Las mujeres aportan mejores soluciones a las empresas"

La presidenta y fundadora de la compañía dedicada a los inmuebles corporativos relata su experiencia y brinda tips para emprendedoras.

Simeone destaca que nunca cerró su empresa pese a las recurrentes crisis. Foto: A. Pinta

Simeone destaca que nunca cerró su empresa pese a las recurrentes crisis. Foto: A. Pinta

Ana Simeone, descendiente de inmigrantes italianos, lleva su historia a flor de piel y la relata con orgullo. Empezó a trabajar cuando tenía solo 5 años, en la fábrica de churros de sus padres. Las experiencias que ganó la empujaron a emprender su propio negocio a los 18 años, una inmobiliaria en el barrio de Flores. Hoy dirige su reconocida empresa de inmuebles corporativos, que lleva su nombre, y se declara como “la única mujer en su rubro”.

En la previa del Día de la Mujer, Simeone se anima a hablar de liderazgo y dar consejos. “Es normal que una mujer al comienzo no sepa cuán difícil será el camino hasta que no lo transite. Se siente menos valiente, sin coraje, poco respaldada. Eso sucede porque no hay modelos que incentiven”, reconoce.

Desde su nueva oficina en Martínez, frente al Acceso Norte, la empresaria aclara en la charla que las crisis económicas recurrentes de la Argentina no la echaron atrás. Y cuenta su fórmula: “Me las arreglaba con lo que tenía hasta que todo pasara, ese fue mi verdadero secreto del éxito”.

Ana Simeone pasó de trabajar con su inmobiliaria dedicada a lo residencial para dedicarse exclusivamente en la actualidad a inmuebles corporativos (fábricas, naves para logística y distribución, parques industriales, oficinas). Previamente trabajó para el Mercado Central de París y desde hace 20 años está establecida en la Zona Norte del Gran Buenos Aires.

Su empresa es reconocida dentro del ranking de las 10 mejores empresas del sector inmobiliario corporativo.

El primer ingreso

Por su trabajo, no llegó a pisar el colegio, tampoco la universidad. “Tomaba clases particulares y rendía a fin de año cada curso en el ministerio de Educación”, relata. “Hice el secundario en curso a distancia y el diploma de Martillera me lo otorgaron por idoneidad”, agrega, pero no lo menciona como una desventaja.

Explica que para sus padres era mejor la práctica que la técnica y que cuando eran niños con sus hermanos trabajan en alguna tarea, veían cómo se desarrollaba la empresa y los frutos que daba. “Eso nos incentivaba a ganar dinero y así fue”.

Trabajábamos de noche y dormíamos de día. Armábamos el reparto, atendíamos al público, amasábamos, y hacíamos lo que se necesitaba con amor y cariño”, cuenta Ana.

Ana Simeone, en su oficina de Martínez. Foto: A. Pinta

La clave, para ella, es que su padre le daba un pequeño sueldo a fin de mes. “Eso fue un reconocimiento fuerte para mí, aprendí a valorar las recompensas del trabajo, me esforcé por hacer las cosas siempre lo mejor que pude. Es importante en la vida sentirse valorado por un trabajo bien hecho y además que el trabajo te genere pasión y te retribuya dinero”.

Frente a la fábrica de churros de su padre había una inmobiliaria y eso le generó inquietudes que cambiaron su historia.

Mujer líder

Se casó a los quince años, tuvo cuatro hijos y actualmente tiene 11 nietos. Remarca que nunca cerró su empresa por las crisis y que sigue “con los mismos sueños, ambiciones y desafíos” que cuando comenzó.

En la entrevista habla con tranquilidad pero es concreta en sus definiciones. Y se mantiene atenta a los movimientos en el resto de la oficina. “Todos los días vengo a las 9 y me retiro a las 18, como cuando tenía 18 años”, relata entre sonrisas.  Aclara que “el personal de mi empresa es también mi familia” y que la compañía la construyó “en base a valores”.

Ana Simeone habla ahora de equidad de género. Dice que la situación social es penosa, “pero también las mujeres debemos salir de ella con ingenio, esfuerzo, insistencia y teniendo en claro nuestros objetivos”.

Confía en que las mujeres aportan “mejores soluciones a las empresas, porque tenemos más sensibilidad vinculada a la compra”, pero lamenta que “esto las compañías no lo entienden y no lo contemplan”.

Mirá los consejos de Ana Simeone para mujeres emprendedoras:

El futuro del sector

Si tiene que resaltar una característica en su empresa, Simeone destaca que siempre buscó “estar en la vanguardia tecnológica y empresaria”. “Soy una estudiosa de las leyes, los métodos, analizo la competencia nacional e internacional. Observo cómo actúa el mercado y qué servicios nuevos se ofrecen. Capacito al personal para que utilice un nuevo software”, enumera.

Con un ojo puesto en los últimos arreglos de su nueva oficina, Ana pone la mira también en los negocios que vienen. Admite que este 2019 electoral será un año de incertidumbre en el cual “será fundamental dominar el temor”.

“En momentos de crisis siempre hay quienes pierden y quienes ganan. Los que pierden son quienes venden por temor, pero siempre hay alguien del otro lado que compra y es quien termina ganando”, explica. Y la clave es “¿qué motiva a ese alguien a comprar?”. “Es un tema más psicológico que económico”.

En definitiva, para ella “en 2019 surgirá una oportunidad dada la baja sustancial en el costo del metro cuadrado en dólares” ante lo cual “hay que agudizar el ingenio con proyectos novedosos y que agreguen valor”.

En su proyección, lo fundamental será “la creatividad, ubicación y valor agregado en eficiencia energética”.

Más notas de tu interés

Shopping