Jueves  19 de Septiembre de 2019

Ajuste por inflación: el desafío del momento para las empresas

Argentina es uno de los pocos países en donde se aplica, lo cual significó un proceso de aprendizaje. Cambios en el proceso presupuestario y cómo aprovechar el analizador de ajuste por inflación desarrollado por EY para procesar transacciones y determinar los efectos en cada una de las cuentas.

Ajuste por inflación: el desafío del momento para las empresas

La Ley 27.468, sancionada con fecha 15 de noviembre de 2018, derogó el Decreto 1269/02 (modificado por el 664/03), que impedía a los organismos de control de personas jurídicas nacionales aceptar estados contables reexpresados en moneda homogénea. De este modo, puso en plena vigencia el ajuste por inflación contable para ciertas entidades cuyo cierre contable se produjo a partir del 31 de diciembre de 2018, inclusive. Vale destacar que hay determinadas entidades, como por ejemplo las financieras, que han postergado su aplicación para el ejercicio 2020.

Para definir un contexto de inflación, las normas contables sobre unidad de medida proponen analizar factores cualitativos y cuantitativos. Dentro de los cualitativos encontramos el comportamiento de la población, los precios, las tasas de interés y los salarios ante la evolución de los índices de precios y la pérdida del poder adquisitivo de la moneda, los cuales son síntomas claros que nuestra economía viene experimentando.

Sin embargo, en cuanto a los factores cuantitativos, las normas contables establecen que los estados contables deben reexpresarse para reflejar los cambios en el poder adquisitivo de la moneda cuando se presente el hecho fáctico de una variación acumulada en los índices de precios que en tres años alcance o sobrepase el 100%. Si bien en los años recientes existió un crecimiento importante en el nivel general de precios, la inflación acumulada en tres años hasta mediados de 2018 se había mantenido en Argentina por debajo del 100%. Debido a diversos factores económicos, la inflación trienal se ubicó a partir de julio de 2018 por encima de ese porcentaje, a la vez que las metas del gobierno nacional, y otras proyecciones disponibles, indican que esta tendencia no se revertirá en el corto plazo.

Los resultados de la experiencia

La experiencia transitada por las entidades con cierre de ejercicio 31 de diciembre de 2018, y que ya han practicado el ajuste por inflación contable, ha dejado varias conclusiones relevantes.

En primer lugar, desde un punto de vista operativo, no se deben subestimar los tiempos de preparación de la información necesaria para el cálculo del ajuste por inflación contable, dado que en muchos casos requiere de análisis y búsqueda de datos que no son de fácil acceso en los sistemas de información contables, como por ejemplo información de antigüedad y/o rotación de los inventarios, fechas de adquisición real de activos fijos, y aperturas mensuales de las variaciones en la posición monetaria de una entidad.

Por otro lado, algunas entidades sujetas a reportar información financiera a sus casas matrices, debieron también adaptar el modelo de conversión a otra moneda para la consolidación de los estados contables del grupo económico.

Desde el punto de vista financiero, los principales efectos que han presentado los estados contables de las entidades que han aplicado el ajuste por inflación contable se resumen en:

  • Incrementos significativos en el valor de activos no monetarios, junto con la necesidad de revaluar su recuperabilidad ante la caída de los márgenes de resultados medidos en términos reales.
  • Incrementos en el pasivo por el impuesto a las ganancias diferido.
  • Cambios de composición en el patrimonio neto que encienden alertas sobre el cumplimiento de relaciones patrimoniales exigidas por la Ley General de Sociedades.
  • Caídas en los márgenes brutos motivadas por el ajuste por inflación de los costos de bienes vendidos y depreciaciones.
  • Cambios en la explicación de las causas de la variación del efectivo y sus equivalentes.
  • Dificultad en la interpretación de los resultados financieros presentados en términos nominales; es decir, sin segregar los efectos de la inflación.
  • Cambios en los principales indicadores financieros y no financieros que derivan de los estados contables, teniendo en muchos casos implicancias relacionadas con compromisos de deuda contraídos, covenants, entre otros.

Estas experiencias y efectos comentados anteriormente sirven como base para plantear los desafíos que las entidades necesitan afrontar en el corto plazo para mejorar la calidad de la información contable producida. Inicialmente, implementar procedimientos administrativos rutinarios y eficientes que permitan analizar información financiera en moneda homogénea y sistemas informáticos que se encuentren a la altura de las nuevas necesidades de los usuarios que preparan información financiera ajustada por inflación.

Comparativamente con décadas pasadas, en donde también se aplicó el ajuste por inflación, hoy contamos con herramientas capaces de poder procesar grandes volúmenes de datos en un tiempo sustancialmente menor.  Como parte del proceso de auditoría digital, EY desarrolló un analizador de ajuste por inflación que permite procesar la totalidad de las transacciones del año y, en función a su categorización, determinar los efectos y las causas de la inflación sobre cada una de las cuentas.

Adicionalmente, se deberá establecer un mecanismo de gestión en moneda homogénea que permita realizar una lectura adecuada de los resultados financieros en términos reales, y que sea comparable con la información contable producida, permitiendo tomar decisiones adecuadas de protección frente a la inflación y de planeamiento impositivo. Aquellos que se encuentran transitando este camino han encontrado como principal desafío la confección de un estado de situación patrimonial proyectado, lo cual ha implicado una redefinición del proceso presupuestario que frecuentemente se encontraba centrado únicamente en la proyección de resultados.

Por último, se deberán abordar estos temas sin perder de vista la aplicación del ajuste por inflación impositivo, lo cual merece un análisis profundo y particular considerando el entorno normativo cambiante y complejo.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000058,000063,0000
DÓLAR BLUE0,375965,750066,7500
DÓLAR CDO C/LIQ0,2012-74,2176
EURO0,786466,507466,8657
REAL1,253914,621714,6970
BITCOIN0,02677.110,57007.116,9800
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000042,3125
C.MONEY PRIV 1RA 1D-0,909154,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-0,892955,5000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000043,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,0000165,00165,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,00001,951,95
DISC USD NY0,000087,7087,70
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL0,000036.769,5900
BOVESPA0,4400112.564,8600
DOW JONES0,000028.135,3800
S&P 500 INDEX0,00003.168,8000
NASDAQ0,00008.734,8790
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,9642336,6642333,4492
TRIGO CHICAGO1,5023198,5998195,6603
MAIZ CHICAGO1,7060152,5529149,9940
SOJA ROSARIO0,0000248,0000248,0000
PETROLEO BRENT0,398765,480065,2200
PETROLEO WTI0,116560,140060,0700
ORO-0,11521.473,90001.475,6000