Análisis

La copa después de la copa: el problema detrás de la coparticipación que sigue sin resolverse luego de 35 años

En 1988 se sancionó una ley transitoria de coparticipación, pero sigue vigente. Un enjambre que sigue sin resolverse y que se hace más complejo con cada intento de solución parcial.

 El 22 de enero de 1988 el Congreso promulgó la ley 23.548, el "régimen transitorio de distribución entre la nación y las provincias", más conocida como ley de coparticipación federal. Y simplificada también con el nombre de "copa". Habían pasado solo 18 meses desde que Argentina había levantado la segunda en México, una copa que despierta bastante más clamor popular.

Tanto las provincias como la nación argentina cobran impuestos. El espíritu de la ley de coparticipación es distribuir los recursos que recauda nación: en primer lugar, la torta total se reparte entre cuánto se lleva la caja nacional y cuánto las provincias -la coparticipación primaria-; en segundo lugar, qué porcentaje le corresponde a cada una de las provincias -coparticipación secundaria-.

En cada ejercicio, el monto a coparticipación es enorme. Allí se incluye la recaudación de varios de los impuestos más importantes del país: ganancias, valor agregado, bienes personales, impuesto a los débitos y créditos son solo algunos y tienen distintos regímenes y montos coparticipables.

Pero el principal problema del régimen de coparticipación es que en 1988 se concibió como transitorio. Pero pasaron los años y no se logró un acuerdo para un régimen definitivo que establezca reglas de juego claras para todos.

En 1994, los convencionales constituyentes abordaron el tema. La disposición transitoria sexta de la Constitución Nacional reza que "un régimen de coparticipación (...) y la reglamentación del organismo fiscal federal, serán establecidos antes de la finalización del año 1996". Spoiler: finalizó 1996 -hace 26 años- y el nuevo régimen no fue establecido.

Uno de los problemas radica en la propia disposición transitoria, que estipula que la norma no puede modificarse sin la aprobación de la provincia interesada. Es decir, para cualquier cambio deben dar el visto bueno todas las provincias argentinas. Más de un cuarto de siglo después de que se sancionara la constitución parece más difícil cumplir esa disposición transitoria, la sexta, que la primera, en donde se menciona el objetivo de recuperar el ejercicio pleno de la soberanía de las Islas Malvinas.

El último emergente de los problemas que genera este régimen transitorio fue el que enfrentó a Alberto Fernández con Horacio Rodríguez Larreta por el monto que debe recibir la ciudad de Buenos Aires. Claro, la ley no lo estipula: en 1988 faltaba bastante para la "ley Cafiero" y la Capital Federal era administrada con fondos enviados por Nación. También Tierra del Fuego, ya que todavía era un territorio nacional.

Mientras no se dicte una nueva ley, las pulseadas políticas de cada momento serán las que determinen los fondos. A partir de 2003, la ciudad recibía el 1,4% del total coparticipable, que salía del total nacional. Luego, con el traspaso de la policía, se elevó el porcentaje. En 2016, justo después de asumir la presidencia, Mauricio Macri lo elevó a 3,75% y más tarde lo redujo a 3,5%.

En medio de un reclamo con la policía bonaerense, Alberto Fernández recortó el monto hasta el 2,32%. El reclamo de Rodríguez Larreta ante la Corte Suprema fue instantáneo. En diciembre pasado, el máximo tribunal dispuso que se aumentara hasta 2,95% de forma transitoria hasta resolver la cuestión de fondo.

Con el fondo del conurbano las consecuencias de los parches duraron años. La provincia de Buenos Aires es la más perjudicada por el régimen de coparticipación -obtiene alrededor de la mitad de lo que aporta-. Como paliativo, en 1992 se dispuso que la provincia se llevara el 10% del impuesto a las ganancias, pero con un límite de $650 millones. A partir de allí, se distribuiría entre el resto de los distritos. El tema es que era un monto fijo y no se actualizaba por inflación. Buenos Aires pasó a ser perjudicada de un régimen que había sido concebido para beneficiarla. Recién después del pacto fiscal de 2016 se llegó a un acuerdo y comenzó a actualizarse por inflación.

Hoy, la ley 23.548 es modificada por 166 normas posteriores. Un mes después de que Argentina ganara la tercera, esta vez en Catar, la otra copa sigue vigente.

Esta nota se publicó originalmente en el número 349 de revista Apertura.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.