Mujeres Influyentes

Empezó como empleada y hoy integra el directorio de la empresa número 1 de logística

Verónica Andreani forma parte de la familia que lidera una de las industrias que más crecieron en demanda durante la pandemia. En la empresa que gestiona más de 4,5 millones de envíos mensuales, tiene varias áreas clave bajo su ala. Además, tuvo un rol activo en el armado del Coloquio de Idea y hace un llamado al empresariado a involucrarse.

 "Siempre me imaginé estar acá". Como su apellido lo indica, a Verónica Andreani le corría el negocio de la logística en la sangre. Sin embargo, nunca usó esa carta a su favor. Empezó en la empresa que fundó su abuelo Umberto en Casilda, provincia de Santa Fe, como empleada rasa en el área de IT, en 1998. Luego pasó a ventas, el corazón de la empresa, pero cuando llamaba a los clientes se presentaba como "Verónica, de la empresa Andreani". Y así fue pasando por distintas áreas para conocer de primera mano cómo funcionaba toda la operación. 

En la firma trabajaban, de lunes a lunes, su padre, su tío y su abuelo. Los fines de semana, cuando había que quedarse hasta tarde, junto con una de sus hermanas iban a llevarles la cena y jugaban a trabajar en alguno de los escritorios vacíos. 

A los 18 años dejó su casa y se mudó a Rosario para estudiar Administración de Empresas, donde estuvo 8 años hasta que decidió instalarse definitivamente en Buenos Aires. 

Y a diferencia de lo que traba a muchas mujeres para ascender en sus carreras corporativas, Andreani asegura nunca haber sentido el famoso síndrome del impostor: "No lo siento en absoluto porque siempre lo visualicé. Siempre estuve enfocada en trabajar en la compañía, incluso en momentos en los que no muchas mujeres lo hacían". 

En su carrera, nunca dependió directamente de su padre (Oscar Andreani, hoy presidente del grupo), sino que reportó siempre al CEO, y valora que desde el día cero la hayan tratado como a cualquier otra empleada. "Hice como un servicio militar: fui la primera de mis hermanos que empezó a trabajar y tenía que cumplir las reglas porque además le tenías que demostrar al resto que no solo sos ‘la hija de' sino que tenés tus propios méritos. Tenés que trabajar el doble", resalta. 

Verónica Andreani. Fotos: Nico Pérez para revista Apertura.

Pero además, tuvo que romper más prejuicios por ser una mujer en el sector logístico. "Llamaba la atención que hubiera una mujer. En la planta, cuando empecé, éramos muy pocas. Es cuando las mujeres llegamos a los puestos de decisión cuando podemos hacer el verdadero cambio. Somos como una generación bisagra: tuvimos que aguantar un montón de cosas, porque era un mundo muy masculino donde te tenías que abrir camino a la fuerza, pero hoy está pasando que en grandes compañías las mujeres están, y desde ahí se hace el verdadero cambio", resalta la mayor de cinco hermanos (junto a Larisa, Yanina, Romina y Pablo, todos en el directorio de la empresa). 

Directora adjunta, tiene a su cargo las áreas de IT, legales, auditoría y operaciones de la firma que hace 4,5 millones de envíos mensuales y el año pasado, en medio de los festejos por sus 75 años, se encargó de la recepción, almacenamiento y distribución de las primeras 300.000 vacunas para el Covid-19 que llegaron al país. 

Además, Andreani encontró tiempo entre zoom y zoom para participar del directorio del Coloquio de Idea. "Cuando los empresarios junto con el gobierno y los sindicatos se sientan y dialogan, todos ganamos. Antes estábamos acostumbrados al verticalismo y hoy todo es más colaborativo y plural", menciona. 

El hilo conductor del Coloquio fue la creación de empleo de calidad, un tema que afectó especialmente a las mujeres durante la pandemia: "Estamos en una situación muy compleja, con sectores destruidos, y nosotros desde el sector privado tenemos una responsabilidad enorme de seguir invirtiendo y generando puestos de calidad", menciona la empresaria y pide también poner foco en la educación y en preparar a los más jóvenes para los empleos del futuro. 

 "SOMOS UNA GENERACIÓN BISAGRA: TUVIMOS QUE AGUANTAR UN MONTÓN DE COSAS, PERO HOY ESTÁ PASANDO QUE LAS MUJERES ESTÁN" 

Es parte de una compañía familiar, por lo que resulta inevitable hablar de sus hijos (tiene dos, ya universitarios) y la próxima generación que tomará las riendas de la empresa. En la crianza, Andreani quiere replicar la enseñanza de su padre y formar con una "libertad responsable": "Ellos saben que van a ser parte de la compañía, por un tema sucesorio les van a llegar acciones en algún momento. Pero siempre fui de la idea de criar con una libertad responsable. Que sepan qué números hay que mirar, pero que sean libres de elegir lo que quieran ser". 

Mientras tanto la impronta de las mujeres ya se hace sentir y Andreani cree que se está transitando el camino hacia mayor equidad tanto en la industria como en el resto del mundo empresario: "El gap todavía es enorme, por supuesto que faltan mujeres, pero estamos en un punto de quiebre. A partir de ahora va a fluir mejor y se va a dar de forma natural. Y siempre salen mejor las cosas cuando surgen de esa forma", concluye.

La versión original de esta nota se publicó en el número 335 de revista Apertura.  

Tags relacionados

Noticias del día

Comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios
  • PG

    Pablo Girotto

    30/11/21

    Empezó cómo empleada? Era de la Familia! qué manía tienen estas publicaciones de contar el éxito de pobre a rico y el camino del Esfuerzo. Acá hay parentezco! Papá, quiero ser gerente.

    4
    0
    Responder