Dónde dormir y comer

Vacaciones de lujo en Mendoza: desde spa privado hasta paseos en globo por los viñedos

Con opciones de alta hotelería que mezclan el relax y la aventura, la provincia cuyana renueva su oferta para el público más exigente. Cuáles son los mejores lugares para hospedarse y comer. Además, las actividades más originales.

La pandemia llevó la mirada hacia adentro, también en materia de turismo. Con fronteras cerradas, certificados de vacunación y estudios como el PCR, salir era una odisea y la oferta turística local se revalorizó, por lo que muchos viajeros de lujo empezaron a buscar en el país lo que antes encontraban en el exterior. Mendoza se destacó entre los destinos que supieron atender esa demanda: inauguraron varios hoteles destinados a ese segmento y se consolidaron las propuestas de programas outdoor y con innovadores paseos que tienen a la naturaleza como protagonista.

Las nuevas cinco estrellas

El lujo queda cada vez más lejos del avión. Los hoteles alejados de las grandes ciudades se alzaron como grandes ganadores en este nuevo escenario.

"Estamos a 45 kilómetros de la ciudad. La pandemia hizo que todos quisieran salir de las grandes urbes, entonces, cuando el turista llega a una provincia busca alejarse del centro. Esto es una tendencia mundial que llegó para quedarse", asegura Alejandra Gil Posleman, gerente de Rosell Boher Lodge, hotel que se encuentra a medio camino entre la ciudad y Valle de Uco.

La propiedad cuenta con villas que, en algunos casos, superan los 300 m2, todas equipadas con jacuzzi en la terraza, hogar y cava subterránea. La privacidad es otro punto fuerte, una prudencial distancia de 50 metros separa a una de la otra.

En pandemia, la provincia vio nacer un nuevo concepto de lujo enraizado en un hotel: Susana Balbo Winemaker's House & Spa Suites, ubicado en Chacras de Coria, el barrio residencial más codiciado de la ciudad.

En Susana Balbo Winemaker's House & Spa Suites el spa funciona dentro de las habitaciones.

El proyecto se gestó y se puso en marcha en 2020, en la propiedad personal de Susana Balbo -la primera mujer argentina en obtener la licenciatura en enología, responsable de la bodega homónima y chair del W20-, donde también vivió junto a sus hijos: Ana y José.

Entre sus particularidades, hay una que lo hace único en toda la región: sus spa suites, es decir que el spa funciona dentro de las habitaciones.

Las suites poseen sauna seco, ducha de sensaciones, sala de tina -para darse diferentes tipos de baños de inmersión- y la posibilidad de elegir rituales de bienestar a la carta.

"Empezamos a idearlo en plena pandemia. En un momento, el spa iba a estar afuera, pero los metros no nos daban para que quede cómodo, entonces nuestro consultor internacional nos acercó este concepto que nos encantó", cuenta Ana Lovaglio, quien se encargó, junto a su madre, de elegir cada detalle de la propiedad, desde los objetos y las obras de arte hasta la creación de una sutil fragancia que aromatiza todo el establecimiento.

"Cuando uno habla de lujo no se refiere necesariamente al precio, estos son los nuevos conceptos del lujo. Los spas son muy valorados, pero pueden plantear una situación incómoda, quizás no querés estar en bata o deseas bañarte antes de llegar a la habitación, pero no hacerlo en un espacio comunitario. Acá podés disfrutarlo en la privacidad de tu suite", agrega.

El slow travel es otro de los conceptos en los que hacen pie, ya que Mendoza, destino gastronómico por antonomasia, puede convertirse en un rally de bodegas.

En enero de 2021, otra familia abrió la casa de su bodega al turismo: Agostino. Aquí lo hogareño se traslada al restaurante en platos para compartir que bajan al centro de la mesa.

Este tipo de alojamientos se convierten en un destino en sí mismo, tienen todas las prestaciones para que los huéspedes sientan que están de vacaciones aun sin salir de allí.

"Hemos recibido a turistas que no salieron en dos o tres días, y la gran mayoría pasa acá la mañana y luego va a una bodega o al revés, no llevan una agenda explotada", cuenta Lovaglio.

En enero de 2021, otra familia abrió la casa de su bodega al turismo: Agostino. Los viñedos tienen más de 90 años de antigüedad y se extienden a lo largo de 250 hectáreas, a metros de allí se encuentra la propiedad, reconvertida en un hotel boutique de seis habitaciones.

"Los huéspedes se manejan como si fuera una casa: tenemos un honesty bar, donde pueden tomar la bebida y los snacks que necesitan, para no tener servicio invasivo, y que la gente se sienta tan cómoda como en su casa. Incluso varias familias y grupos de amigos reservan la totalidad de las suites", comenta Constanza Pro, responsable del lugar.

El predio también cuenta con una casa de campo de tres habitaciones y un restaurante que hace foco en la cocina ítalo-argentina. Este concepto de la casa, lo hogareño, se traslada al restaurante en platos para compartir que bajan al centro de la mesa.

Valle de Uco, el nuevo destino

Muy sobre finales de los 90, el enólogo francés Michel Rolland puso los ojos sobre Valle de Uco; notó que esos suelos y esas vides, algunas con más de 100 años, podían dar vinos excepcionales, distintos a los de la llamada primera zona productora: Luján de Cuyo y Maipú.

Entonces estableció el clúster Clos de los Siete, conformado, hoy, por cuatro bodegas: Rolland Wines, Monteviejo, DiamAndes y Cuvelier los Andes.

Con los años, las bodegas del Valle de Uco y sus vinos convirtieron a esta localidad en un destino para ir a pasar el día, pero de un tiempo a esta parte el panorama cambió.

"Antes la gente venía a Valle de Uco, visitaba algunas bodegas y volvía la ciudad. Pero claro, acá no hay precordillera, entonces la vista es más impactante; además, mirás en 360 y no ves un cable, un poste... escuchás solo el ruido de los animales, eso hizo que se haya convertido en un destino para pasar cuatro, cinco o seis días", cuenta el sommelier Andrés Rosberg, uno los propietarios de La Morada Life, desarrollo inmobiliario que combina hotelería con viviendas.

Más allá de que es una de las personas que más sabe del vino argentino y de su geografía, hace años que Rosberg atestigua el crecimiento de la zona con sus propios ojos, ya que posee un hotel, La Morada, rodeado de una finca de 280 hectáreas.

El hotel La Morada, en Valle de Uco, rodeado de una finca de 280 hectáreas.

"La demanda turística creció muchísimo, ya no hay temporada baja, la ocupación de La Morada está siempre completa. Lo que faltaba en Uco era un lugar con gastronomía espectacular, pero accesible y con una gran selección de vinos de diferentes bodegas", asegura.

Con esas condiciones dadas, Rosberg y sus socios lanzaron este desarrollo que amplía la capacidad del hotel -de seis a 32 habitaciones- y lo complementa con pods o tiny houses, 30 casas de dos dormitorios con las amenities del complejo; y homes, 44 casas en lotes de 1250 m2.

El verdadero Disney de los enófilos está en el sótano, donde se encuentra la cava del restaurant: 100 m2 para que descansen más de 10.000 botellas.

Excursiones únicas

La pandemia consolidó a Mendoza como uno de los destinos favoritos dentro del turismo doméstico. Pero, además, la crisis que vivió el sector acercó una oportunidad: "Las bodegas se encontraron con el desafío de abrir en días y horarios que se adaptaran a los locales y tuvieron que inventar propuestas diferentes, así surgieron nuevos espacios y ocasiones, como los sunsets. Las actividades outdoor también se ajustaron a esta nueva demanda", cuenta Verónica Mausbach, propietaria de la agencia de viajes Vintura.

Hoy las clásicas visitas a las bodegas son un plan más entre tantos otros. Se puede recorrer el dique Potrerillos en velero, disfrutar de cabalgatas entre las montañas y hasta hacer un paseo en globo por los viñedos.

Estas experiencias están disponibles en plataformas de viajes y, por supuesto, también pueden contratarse a través de agentes. "Hoy podes conseguir el dato de un paseo en globo por un Uber, pero el trabajo de un buen agente de viajes es el que ahorra malestares, la pandemia dejó bien en claro la importancia de nuestra labor. Además, diseñamos planes para maximizar el día, tenemos datos de lugares desconocidos y, en muchos casos, creamos estrategias para abaratar costos", cuenta la experta en turismo.

 En Mendoza, las actividades outdoor también se ajustaron a las nuevas demandas.

Los paisajes también coronaron a esta provincia como un spot ideal para las fiestas electrónicas. Valga como ejemplo Las Palapas, un espacio de montaña que funciona en el predio del Gran Hotel Potrerillos. Allí, en un entorno natural único, se dan cita DJs nacionales e internacionales; las entradas se agotan siempre y la agenda de presentaciones tiene seguidores de todo el país.

Con vista al agua y la Cordillera enfrente, la bodega Alfa Crux se vale de su ubicación privilegiada y creó una propuesta de sunsets para fechas especiales.

La gastronomía del lugar se destaca tanto como las visuales, ya que el chef Edward Holloway, responsable del restaurante de la bodega, diseñó un menú de platitos para coronar el atardecer perfecto.

Y si Valle de Uco ya se erigió como un destino en sí mismo, lo que se viene justamente es Potrerillos. "Tiene un potencial enorme, siempre fue lindo y hoy hay mucha oferta de cabañas y sunsets. Es la meca de los ciclistas, el rafting es fabuloso, cuenta con treks escondidos, tiene todo", concluye Mausbach.

Aperturas gastronómicas

Lo mejor de la gastronomía argentina, por la variedad, cantidad y calidad de las ofertas, se concentra en Buenos Aires y Mendoza: la provincia es un destino foodie más allá del vino. El último año abrieron nuevos restaurantes que reforzaron la buena gastronomía local.

En su finca ubicada en Las Compuertas, los hermanos Héctor y Pablo Durigutti abrieron el restaurante "5 Suelos - Cocina de Finca" y lo hicieron a todo trapo, de la mano de la premiada cocinera Patricia Courtois.

El restaurante, de paredes vidriadas, está inmerso en el viñedo, algo que logra deleitar todos los sentidos, con la vista como appetizer y luego una seguidilla de aromas, texturas y sabores.

También tiene espacios al aire libre y un salón con terraza que da directo a la montaña.

Si bien, como en la mayoría de las bodegas, ofrecen menú por pasos, la cocina es evocativa, traslada el paladar a los sabores ricos y simples de la infancia. Son platos que no necesitan entenderse, lejos de toda intelectualidad, técnicas complejas y combinaciones exóticas, en 5 Suelos gana el producto y se apoya en el concepto de lo familiar.

Mendoza es un destino foodie más allá del vino.

MM Jamonería, en bodega Vistalba, abrió con una propuesta totalmente disruptiva para la ciudad. Allí los pescados y mariscos llevan la delantera; alquilan un barco en Chubut y cuentan con un equipo propio de buzos para conseguir la materia prima más fresca posible.

La carta, por supuesto, también hace referencia al nombre del restaurante, con 15 variedades de jamón -muchos importados de Italia y España-, quesos y chorizos.

El año pasado, la Bodega Kaiken convocó al reconocido chef Francis Mallmann para que esté al frente de su nuevo restaurante: Ramos Generales.

Otra novedad es "La Vida", emplazado dentro de SB Winemaker's House & Spa Suites, que antes solo funcionaba para huéspedes. El chef Matías Gil Falcón diseñó una propuesta gastronómica amable, bien pensada, en la que nada es caprichoso ni está puesto al azar. La cocina fusiona diferentes técnicas y estilos y las plasma en platos amables y acogedores: Gil Flacón tuvo la inteligencia de correr el ego al costado para dejar que el producto se luzca.

Un guiño a esa premisa, por ejemplo, es utilizar un mismo alimento o materia prima y repetirlo en todos los pasos, o en varios, como la menta en la entrada, en el principal y en el postre, de esa forma se logra una transición suave, un dialogo entre los platos.

Otro punto fuerte del restaurante es la barra, que funciona en otro salón. La carta lleva la firma de la bartender Flavia Arroyo y su visita es obligada para los amantes de la coctelería, ya que por estos pagos los cócteles siempre terminan eclipsados por el vino.

Pasar la etapa aguda de la pandemia fue complicado, pero Mendoza supo encontrar una oportunidad en la crisis y salir fortalecida como destino turístico.

Esta nota se publicó originalmente en el número 346 de revista Apertura. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios