FARU FITNESS

Un personal trainer argentino armó una empresa sin poner un solo peso y hoy factura $ 6 millones al mes

Tiene 25 años, es argentino y es personal trainer. Fundó la empresa Faru Fitness junto a su padre en el 2018 para entrenar en el hogar y fue furor por el confinamiento de la pandemia del 2020.

Iván Frutos fundó con su padre Farufitness.com, una empresa que fabrica maquinaria deportiva para entrenar desde el hogar. Comenzó su emprendimiento sin inversión alguna, y a pedido según la necesidad de cada persona. Así fue como poco a poco comenzaron a fabricar artículos de entrenamiento y comenzaron a ganar su clientela.

Hoy cuenta con más de 15.000 clientes en todo el país y con 800 clientes nuevos cada mes, y Farufitness.com es un emprendimiento familiar que se encuentra viento en popa. Las ganancias son compartidas entre los integrantes que realizan las diferentes tareas. El jóven emprendedor se ocupa de que las ventas lleguen por medio de estrategias de marketing digital y marketplaces y su padre es quien los produce.

"Somos una empresa familiar que vende productos para que puedas entrenar en tu propio hogar sin tener que ir a un gimnasio. Nos especializamos en barras multifuncionales, tenemos entregas a toda Argentina y envíos en el día a lo que es CABA y GBA", destacaron en su página web.

Son amigos del colegio, armaron un negocio que pedían todos los countries y ahora van a facturar $ 125 millones

Se hizo millonaria a los 30 vendiendo joyas: empezó con 5 collares que publicó en redes y fueron un éxito


Los comienzos de Iván

Desde los 15 años empezó a emprender y comenzó haciendo videos para equipos de Counter Strike. Luego, incursionó en el diseño gráfico y diseño web, y mientras estudiaba vendió celulares, zapatillas, automóviles y publicidad. "En un momento compre un auto para alquilarlo para uber, me metí al negocio de rentas por airbnb, compramos un fondo de comercio de una estética y vendí asesorías de marketing", cuenta Iván.

Emprendedor en diferentes mercados, estudió marketing e incursionó en el mundo de las empresas, la oratoria y el uso de sistemas. Todo de manera autodidacta mediante redes sociales, libros, cursos, talleres, mentores y seminarios.

Los comienzos de la marca

En 2018, en plena búsqueda de un lugar donde vivir, un agente inmobiliario le consultó al padre de Iván cuál era su profesión; para validar la garantía. A lo que este le contestó que era un herrero.

A través de las "coincidencias de la vida", el agente se encontraba en búsqueda de un equipamiento para realizar gimnasia en su hogar que sea resistente, le consultó si ellos podrían realizarlo y fue en ese momento cuando comenzó el emprendimiento familiar.

Sin ahorros para invertir, el emprendimiento comenzó con pedidos por seña previa y todo el dinero que ingresaba se invirtió en el negocio y en mejorar cada día los productos que realizaban.

El coronavirus y la pandemia

Con el COVID- 19 asomándose a comienzos del 2020, la confinación a causa de la pandemia y los gimnasios cerrados a causa del virus, produjo el boom del entrenamiento en casa. Lo que hizo que el negocio de Faru Fitness creciera exponencialmente y se volviera popular.

"El único capital necesario para crear una empresa, es el de adquirir la información correcta. Una vez que armas el paso a paso mental y le mostrás al mundo qué puede funcionar, el capital aparece", comentó Ivan a Apertura.

Gracias a su constante crecimiento en 2022 pudieron conseguir inversionistas que ayuden a mantener el nivel esperado de la marca y sus productos. Pero todavía no poseen suficiente rentabilidad para comenzar a contratar empleados aún y así poder continuar su desarrollo. Pero tal como remarca Iván: "los resultados llegan para el qué persiste, no para el qué sé rinde."



Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios