Industria argentina

Un gin hecho con agua del Aconcagua quiere competir con los mejores del mundo: vende 60.000 botellas por mes

Dos amigos crearon en 2020 la firma de destilados que el año pasado facturó $ 40 millones. Este mes comenzará a exportar a España y Uruguay.

Ignacio Sierra y Joaquín Villafañe se conocieron jugando al rugby y se hicieron amigos. Pero, además del deporte, los unía la curiosidad y la ambición por desarrollar proyectos nuevos. Sierra tenía una empresa de venta de acero y construcción, y Villafañe tenía un vivero y se dedicaba a exportar árboles, aunque como los dos son inquietos, se juntaban siempre a pensar posibles nuevos negocios.

Interesados por el crecimiento que estaba teniendo el gin en el mundo, se interesaron en producir un gin premium en Argentina que fuera capaz de competir con las principales etiquetas internacionales. Sin ningún tipo de experiencia en la materia, se anotaron en un curso de destilación y dos meses después importaron desde España un alambique de cobre. "Después de eso no hubo vuelta atrás", confiesa Sierra sobre los orígenes de Aconcagua, el gin que empezó a producirse en abril de 2020 y hoy vende 60.000 botellas al mes.

Los socios se conocieron jugando al rugby y se lanzaron a emprender sin ninguna experiencia en bebidas.

La receta surgió a puro prueba y error. Los amigos se reunían tres veces por semana en la cocina de Villafañe para experimentar con nuevos ingredientes. En el camino hubo más de 150 pruebas hasta que dieron con la fórmula elegida. La esencia del producto es extraída a partir de 7 botánicos: bayas de enebro, cáscara de limón, semillas de coriandro, raíz de regaliz y angélica, almendra y canela en rama.

Y lo bautizaron Aconcagua, desde donde traen el agua de deshielo pura todos los meses para usar en la fabricación del gin, un nombre que representa su origen argento. Para arrancar invirtieron US$ 30.000 de ahorros propios y durante el primer año reinvirtieron todos los ingresos para poder despegar.

"El 17 de marzo de 2020 fui papá por primera vez, y mientras estaba en la clínica mi socio estaba yendo a firmar el contrato de alquiler del galpón donde montamos la fábrica. Hicimos las primeras 5000 botellas que no teníamos idea a quién se las íbamos a vender", recuerda Sierra y explica que apostaron por armar una red de distribuidores que se encargan de hacer llegar el producto a todas las provincias con destino a bares, restaurantes, discotecas y a manos del consumidor final.

La edición con cardamomo y lemon grass de Aconcagua.

"El concepto de la marca nos ayudó mucho. Siempre quisimos hacer un producto para reemplazar al importado. Un packaging para exportar, y que el gin estuviera buenísimo. Con las distribuidoras es difícil porque hay mucha competencia, pero ya entraban con la botella que era distinta y después lo probaban y les gustaba", explica el emprendedor que este mes está por despachar sus primeras botellas a España y Uruguay gracias a un acuerdo que cerraron con una firma de comercio exterior. Luego vendrán otros países de la región (Brasil y Paraguay primero) y seguramente otro destino europeo.

Hoy tienen tres variedades de gin: además del clásico London Dry, tienen una variedad más cítrica (con lima y lemon grass) y otra un toque picante (con cardamomo y lemon grass). También tienen su propia botella de gintonic ready to drink y próximamente innovarán con una botella de aluminio 100 por ciento reciclable.

El precio al público es de $ 2300 la botella. "Tratamos de hacer un gin premium pero que la gente lo pueda comprar. Lo logramos porque trabajamos con proveedores grandes y porque somos muy eficientes", resalta Sierra.

"Amamos Argentina, estamos 100 por ciento convencidos de que si usás la cabeza y tenés ganas, hay miles de posibilidades. La gente aprecia los productos buenos", concluye el emprendedor.

En cifras

  • Fundación: 2020
  • Inversión inicial: US$ 30.000
  • Facturación 2021: $ 40 millones
  • Empleados: 14


Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios