Cosmética premium

Son cirujanas y a pedido de sus pacientes crearon un producto de lujo: van a exportar a EE.UU. y México

Dos médicas y una especialista en marketing fundaron The glow factor, una firma que elabora productos de base natural. Quieren competir con las marcas importadas.

The glow factor nació en un consultorio. La empresa, que se dedica a formular y desarrollar productos de cosmética premium, dio sus primeros pasos en la clínica de estética de las médicas Valentina Sielecki y María Mingo. Las dos cirujanas notaron que sus pacientes les consultaban mucho por productos de cosmética natural que tuvieran eficacia clínica y así decidieron desarrollar su primer producto.

Este fue el aceite facial Luxury Base Oil (que hoy es el producto estrella) y que les permitió presentarse al mercado. Un aceite facial que hidrata, nutre y equilibra rico en antioxidantes cítricos, Omega 6 y 9, con altos porcentajes de aceite de jojoba y un 2% de ácido hialurónico.

Pero enseguida surgió el primer obstáculo: ellas habían trabajado la fórmula, pero no conseguían ningún laboratorio que quisiera desarrollarlo. "Decían que era como mezclar agua con aceite", recuerda Candelaria Nottebohm, CMO de la empresa que se asoció luego de que las médicas decidieran dar vida a la compañía. Finalmente, las emprendedoras convencieron a un laboratorio que apostara por la fórmula y salieron al mercado con un éxito que superó sus expectativas.

Las tres socias tienen perfiles complementarios.

Las tres socias tienen perfiles complementarios. Sielecki, actual CEO de la firma, tiene un historial comprobado en liderazgo estratégico y creación de empresas. Además, lleva el negocio en la sangre (la familia Sielecki es conocida por haber sido la creadora de los laboratorios Phoenix) y fundó otras compañías exitosas dentro del rubro, como los centros de entrenamiento Rockcycle.

Mingo, la CPO, es médica especialista en cirugía plástica y reparadora. La atención de pacientes en el consultorio que comparte con Sielecki era su principal foco y cuando detectaron la necesidad de los pacientes de contar con productos nobles para el cuidado de la piel, la entusiasmó la idea de emprender y hacer otra cosa que no fuera medicina asistencial.

Por su parte, Nottebohm es licenciada en Administración de Empresas. Fue parte de grandes empresas como Restorando, Rappi y Mercado Libre, donde desarrolló herramientas de adquisición y retención de usuarios en el área de Growth Marketing. También tuvo experiencia emprendiendo: cofundó Mizu Nutrición y luego se dedicó a hacer consultoría.

"Emprender siempre es un desafío, pero veníamos con experiencia y ganas. No fue empezar de cero, la experiencia nos ayudó. Y a la vez nos complementamos muy bien. Cada una hizo un recorrido distinto y eso suma mucho", explica Nottebohm en diálogo con APERTURA.

Para empezar, invirtieron u$s 10.000 de capital propio y ahora están buscando concretar su primera ronda de financiamiento. Buscan u$s 500.000 con el foco de invertirlo en su expansión a Estados Unidos y México, mercados que buscarán atender desde Argentina y al que llegarán por el canal online. "Estamos haciendo los pitcheos. Pensamos que es bueno apuntar a inversores ángeles que nos puedan ayudar a ingresar a estos mercados o que tengan experiencia o en retail o en pharma", agrega la CMO.

La empresa apunta al segmento de lujo. Buscan llegar a los consumidores de productos premium que, a la vez, están interesados en formulaciones naturales y buscan prácticas más saludables y sustentables.

Los productos de The Glow Factor: no tienen siliconas ni parabenos, son veganos, no testeados en animales y dermatológicamente testeados.

En ese espacio que está ocupado hoy por las grandes marcas de lujo, las emprendedoras encontraron un lugar para la propuesta de valor personalizada que imaginaron. La atención en el consultorio y una experiencia digital con mucho foco en el seguimiento y la personalización es su gran diferencial. Según analizaron, en general el consumidor de productos de belleza suele estar desorientado a la hora de la compra y de utilizarlos, lo que lleva a una gran rotación de productos para el cuidado de la piel.

"Vendemos a través del canal digital, eso nos permite tener contacto con el cliente e ir personalizando la rutina de cada persona. Estamos desarrollando un test digital, pero también tenemos consultas con especialistas y un seguimiento posterior. Te llega un producto y a los 15 días te preguntamos cómo te fue, cómo sentís tu piel. Estamos realmente en contacto directo con el cliente", explica Nottebohm.

Hoy tienen 9 productos en el mercado y 13 en desarrollo que verán la luz entre fines de este año y principios del que viene, con el foco en atender a cada vez más particularidades de la piel de sus consumidores. Todos con eficacia clínica: se formulan con los mejores activos, no tienen siliconas ni parabenos, son veganos, no testeados en animales y dermatológicamente testeados.

En cifras:

  • Fundación: 2021
  • Inversión inicial: u$s 10.000
  • Facturación: $ 15 millones mensuales
  • Cantidad de empleados: 6


Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios