Alimentos veganos

Era ejecutivo en un banco hasta que su cabeza hizo "clic" y ahora vende comida para vivir mejor

La firma Vegan Nature fabrica alimentos a base de plantas y acaba de cerrar una ronda de inversión de US$ 1 millón. Con esto comenzará su expansión regional.

De trabajar en un banco a buscar una vida independiente y, luego, liderar una de las empresas que quiere ganar el segmento plant based. Francisco Piñero Pacheco está al frente de Vegan Nature, una firma que desarrolla alimentos hechos a base de plantas que cuenta con tres marcas: Casa vegana, Plant Based Grill y The Plant Based Box. Con sus productos están presentes en más de 2000 puntos de venta a lo largo y ancho del país.

Su primer y único trabajo en relación de dependencia fue en el Citibank, pero no duró mucho tiempo. Con 24 años renunció y decidió emprender. Fundó, entonces, Latincommodities.com, una plataforma para trading de commodities donde llevó adelante la primera operación de físico de granos online en el mundo. Venía de una familia vinculada al mundo del agro, por lo que fue una conjunción lógica.

Pero, con alma inquieta, luego de tres años comenzó a pensar su siguiente paso y fundó, junto a un amigo y un primo, una marca de productos gourmet de exportación que llamaron PQF (Patagonia Quality Foods). Unos años más tarde, con su hermano mayor, fundaron La Fattoría, dedicada a hacer alimentos a base de proteínas vegetales. Después de eso, compró una consultora especializada en consumo.

Unos diez años después de haber dejado el banco se mudó a Bariloche y comenzó un proceso personal vinculado al comercio justo, a la alimentación consciente, la búsqueda espiritual, el respeto por el medio ambiente y las prácticas sustentables. Su perfil emprendedor lo llevó de nuevo a pensar un proyecto propio pero esta vez que estuviera totalmente vinculado a los valores que regían su vida. En ese momento hizo un clic: quería trabajar en proyectos que aportaran algo más que solo dinero.

Francisco Piñero Pacheco.

En ese entonces, un amigo tenía una empresa a la que no le estaba yendo muy bien y él le prestó US$ 3000 para ayudarlo a comprar un horno nuevo. De a poco se fue metiendo en lo que hoy es Vegan Nature. Su amigo se fue, pero él decidió continuar con el proyecto y fabricar alimentos en base a plantas. Uno de sus hermanos aportó US$ 30.000 y la pusieron en marcha, primero produciendo de forma más modesta y luego profesionalizándola. Cuando la rueda comenzó a girar, se mudaron a una planta nueva y desde ese momento se financiaron con el propio giro de la empresa.

Un negocio consciente

Piñero Pacheco dice que él no es vegano, aunque en un momento de su vida lo fue y tiene mucho respeto por quienes lo practican. Pero, justamente, aclara que sus principales clientes tampoco lo son, sino que quienes los eligen lo hacen por razones de sustentabilidad o salud. "Hoy el principal motor de consumo de este tipo de productos no es el vegano sino el ecologista. Gente que prefiere opciones plant based. Son los mismos que te piden un producto parecido a la carne, porque les gusta, pero no les gusta cómo se produce. De hecho casi todas nuestras marcas están virando hacia ese nicho en cuanto a la comunicación", menciona el emprendedor en diálogo con APERTURA.

El crecimiento de la empresa se vio con fuerza especialmente desde 2017. Pasaron ve vender unos 5000 productos por mes a estar hoy cerca de despachar 90.000 mensuales. "No fue solo un mérito nuestro, sino que la tendencia también acompañó", plantea el emprendedor que da trabajo a 40 personas.

En cifras
  • Fundación: 2015
  • Inversión inicial: US$ 3000 propios y US$ 30.000 de friends and family
  • Facturación anual: $ 200 millones
  • Empleados: 40 

Ahora, Piñero Pacheco adelanta que acaba de cerrar una primera ronda de capital privado de US$ 1 millón de dólares, un monto significativo para la industria en la que se desarrolla. Según explica, su intención no era abrir el equity de la empresa, pero al ser presidente de la Asociación de Productores de Alimentos a Base de Plantas, empezó a tener más diálogo con interesados en invertir y terminó encontrando el match perfecto.

El capital nuevo se destinará a montar una nueva planta de 2500 metros cuadrados que estará dedicada a elaborar alimentos a base de plantas a gran escala, tanto para sus marcas como para otros jugadores del sector. La producción, así, se quintuplicará. Además, también colaborará en su expansión regional, con México como primer objetivo.

"Suena a poco, pero para una empresa como nosotros es un montón. Con esta inversión realmente podemos ir a escala y volvernos regionales. Ese será el punto de partida para ser globales", menciona el emprendedor que también tiene planes para ampliar su producción a otros verticales como cosmética.

Su producto insignia son los bautizados "toques", una especie de falafel pensada para el mercado de finger food. Pero lo que mueve fuerte las ventas es su familia de haburguesas veganas que se hacen en 10 sabores. Ahora están desarrollando todo el arco lácteo (que va a incluir quesos y helados). Con esto su cartera de productos pasará de 32 a 70.


Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios