Todos los números

Día Mundial del Veganismo: quiénes son los protagonistas del negocio que ya mueve $ 110.000 M en Argentina

El 1ero de noviembre se celebra esta filosofía que suma adeptos en el país y que en estas tierras da trabajo a 30.000 personas. Radiografía de un sector en crecimiento.

El 1ero de noviembre se celebra el día Mundial del Veganismo, una filosofía que va ganando cada vez más adeptos y que en la Argentina tiene su correlato en un pujante sector emprendedor decidido a que sus consumidores tengan cada vez más opciones aptas para su consumo en las góndolas.

La tendencia viene asociada al creciente interés de muchos consumidores por optar por alimentos más sanos y alinear sus hábitos de compra a valores sustentables. Eso se ve reflejado tanto en los pasillos de grandes cadenas de supermercados (que incorporan cada vez más marcas con el sello que caracteriza a este tipo de productos) como en las dietéticas y almacenes saludables que florecen en todos los barrios.

La Asociación de Productores de Alimentos a Base Plantas en Argentina, que nuclea a más de 130 empresas, estima que en el país hay alrededor de 1200 empresas que fabrican exclusivamente alimentos a base de plantas (ABP).

Además, según sus números, se trata de un mercado en fuerte crecimiento con un volumen de mercado de productos ABP superior a los $110.000 millones. Y, según registraron, las empresas representadas dentro de la cámara crecieron al menos 35% en promedio durante el año 2021 y se espera que estas cifras se incrementen al 45% durante el año 2022 y 2023.

"El momento es muy bueno en Argentina. Estamos al nivel de muchas otras empresas en otras partes del mundo, con el agregado de contar con una asociación unida con un mismo propósito y alineada con el futuro que queremos ver para nuestro país; tanto desde el lado del negocio como desde el de la sociedad", dice Francisco Piñero Pacheco, empresario plant based y actual presidente de la Asociación.

El fin de este tipo de empresas es claro: crear productos basados en plantas, sin origen animal, con el menor contenido de conservantes y el menor impacto ambiental. Con este fin en común, buscan lograr la expansión de un mercado millonario que viene en alza en el mundo.

Los alimentos a base de plantas son aquellos productos que están listos para el consumo y cuyos ingredientes son derivados de plantas, como vegetales, nueces, granos integrales, frutas, semillas y legumbres. Además se incluyen en este listado a los hongos y a las algas aunque estas no sean plantas.

Estas empresas productoras de alimentos a base de plantas generan, según relevó la Asociación, unos 12.000 empleos directos y otros 18.000 indirectos. Además unas 150 empresas exportan sus productos principalmente a Latinoamérica, y también a Europa y Medio Oriente. Pero la oportunidad podría ser incluso mayor: según informaron, hay otras 600 que estarían en condiciones de comenzar a exportar.

Ante la gran demanda del consumidor, la capacidad productiva de estas empresas ya alcanzó un promedio de 72% de su capacidad instalada, por lo que las compañías calculan que vendrán inversiones superiores a $ 7000 millones para los años 2023 y 2024.

Una de las barreras que todavía enfrenta el sector es el precio: muchos de estos productos suelen tener un precio por encima de las alternativas tradicionales, pero los productores aseguran que sus consumidores están dispuestos a pagar un poco más para obtener alimentos de alto valor nutricional o que se alineen con su régimen dietario, como el caso de los vegetarianos o veganos. Igualmente, se cree que con el aumento de la demanda y de la mayor eficiencia productiva del sector, estos precios tenderán a bajar.

Los emprendedores en Argentina

Francisco Piñero Pacheco está al frente de Vegan Nature, una firma que desarrolla alimentos hechos a base de plantas que cuenta con tres marcas: Casa vegana, Plant Based Grill y The Plant Based Box. Con sus productos están presentes en más de 2000 puntos de venta a lo largo y ancho del país.

Empezó su carrera trabajando en un banco y luego tuvo diferentes emprendimientos hasta que un día se mudó a Bariloche y comenzó un proceso personal vinculado al comercio justo, a la alimentación consciente, la búsqueda espiritual, el respeto por el medio ambiente y las prácticas sustentables. Su perfil emprendedor lo llevó de nuevo a pensar un proyecto propio pero esta vez que estuviera totalmente vinculado a los valores que regían su vida. En ese momento hizo un clic: quería trabajar en proyectos que aportaran algo más que solo dinero.

Piñero Pacheco, fundador de Vegan Nature.

El crecimiento de la empresa se vio con fuerza especialmente desde 2017. Pasaron de vender unos 5000 productos por mes a despachar 90.000 mensuales. "No fue solo un mérito nuestro, sino que la tendencia también acompañó", plantea el emprendedor que da trabajo a 40 personas y que apunta al target de personas que eligen comer mejor, aunque no practiquen necesariamente el veganismo.

En abril cerró una primera ronda de capital privado de US$ 1 millón, un monto significativo para la industria en la que se desarrolla. Con este capital están trabajando en el armado de una nueva planta de 2500 metros cuadrados que estará dedicada a elaborar alimentos a base de plantas a gran escala, tanto para sus marcas como para otros jugadores del sector.

Su producto insignia son los bautizados "toques", una especie de falafel pensada para el mercado de finger food. Pero lo que mueve fuerte las ventas es su familia de hamburguesas veganas que se hacen en 10 sabores. Ahora están desarrollando todo el arco lácteo (que va a incluir quesos y helados).

Otra marca en auge es Crudencio, que se dedica a producir alimentos diferentes elaborados 100% a base de plantas con la premisa de no utiliza aditivos ni conservantes, y utilizando técnicas milenarias de germinar y deshidratar. Así, en su cartera de productos se pueden encontrar desde galletitas dulces y crackers saladas hasta quesos, crepes o granolas.

En la cartera de productos de Crudencio se pueden encontrar desde galletitas dulces y crackers saladas hasta quesos, crepes o granolas.

"Crudencio nació para dar una opción sana, real y honesta de alimentos y snacks sin gluten, sin aditivos y sin conservantes. Basado en alimentos con densidad nutricional, altos en fibras y proteínas que sacien. En los últimos años hemos crecido más del doble que se debió en gran parte al cambio en la alimentación y mayor consciencia en las elecciones, y con alcance a todo el país", dice Soledad Longueira, CEO y fundadora del proyecto que nació en 2012.

Su lema es mantener las bases con las que se creó el emprendimiento: sin conservantes, sin aditivos, sin gluten y 100% a base de plantas. Elaboran sus recetas con procesos simples y materias primas nobles y según sus proyecciones el año que viene van a facturar $ 10 millones.

Por último, un tercer caso en crecimiento es el de Pampa's Organic, que produce, envasa y comercializa arroces, semillas y granos del campo argentino. Desde 2010 trabajan junto a los productores para lograr las certificaciones orgánicas que aseguren un producto de calidad.

Pampa's Organic exporta a 15 países. 

"Nuestra historia comienza en 2010 cuando se crea Organic Latin America SA con el objeto de llevar al mundo arroces orgánicos de alta calidad desde Argentina", explica su presidente, Chirstian Martínez. Desde hace 12 años la firma exporta de forma ininterrumpida a más de 15 países en todo el mundo y tiene mercados tan diversos como Europa, Estados Unidos, Japón, Emiratos Árabes o Australia.

En 2015 crearon Going Natural, una empresa exportadora que produce y exporta cereales, oleaginosas, legumbres y semillas orgánicas de alta calidad. Luego en 2019, desarrollaron una línea de productos exclusivos para Argentina que bautizaron Pampa's Organic, marca con la que exportan productos terminados.

"Tanto en exportación como mercado interno tuvimos un fuerte crecimiento en 2020. La pandemia reconfiguró el mapa mundial de oferta y demanda de alimentos orgánicos, sin gluten y a base de plantas. En 2021 llegamos a nuestro mayor volumen de exportaciones histórico de arroz y productos a base de arroz", menciona Martínez. Sin embargo, también enfrentan desafíos: "Aproximadamente el 80% de nuestros costos variables son en dólares, y dado que los fletes marítimos crecieron entre un 300% y un 400% entre 2020 y 2021 hemos tenido que absorber parte de ese costo para no perder los clientes externos", concluye. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios