Crisis de las startups

Harvard: "Hay que fomentar los camellos en vez de los unicornios"

En un contexto de despidos masivos, la prestigiosa universidad anima a impulsar un modelo de crecimiento más lento pero sustentable en el tiempo. Por qué puede resultar la clave para surfear la crisis.

En las últimas semanas el ecosistema emprendedor argentino fue testigo de despidos en varias empresas. Los primeros fueron las promesas del mundo cripto, Lemon, y luego le siguieron los unicornios Ualá, Tiendanube y Kavak, además de la creadora del éxito Preguntados, Etermax.

Si bien cada una dio sus razones particulares, lo cierto es que tanto en Argentina como en el mundo las statups están bajando el ritmo de crecimiento exponencial que se vio acelerado por un inusual 2021 donde se vio mucho capital fluyendo y valuaciones exorbitantes.

Ahora, el mercado parece estar acomodándose, con el daño colateral de estos despidos implican. Por eso, en estos contextos resulta más prudente hablar de la necesidad de crear camellos más que unicornios.

Al igual que el animal jorobado, este tipo de emprendedor está preparado para adaptarse a un hábitat hostil, caminar largas distancias y servirse de la tracción de sus patas para no quemarse ni hundirse en la arena caliente. Sobreviven semanas a la escasez y sequía con sus reservas sin alimentarse ni beber agua y soportan cargas pesadas sobre su espalda.

El modelo "crecer a toda costa" de los unicornios ya está quedando en el pasado.

Ese es el perfil que suele salir victorioso de las crisis: compañías que vea las oportunidades aun en los ambientes más complejos y aprovechen su naturaleza para seguir adelante. Sus prioridades son atravesar los desafíos que les presenta la actualidad, pero transformándolos en una estrategia para ampliar su alcance, estar más cerca de los clientes, administrar inteligentemente sus recursos y no descuidar su misión ni propósito.

Esta especie puede encontrarse en cualquier sector, pero todos cuentan con una mentalidad de crecimiento, actitud resiliente y adaptabilidad.

En 2020, a inicios de la pandemia, este modelo emprendedor se fomentó desde la prestigiosa publicación Harvard Business Review. Según un artículo firmado por Alex Lazarow, inversor y profesor de emprendedurismo, el problema que se ve es que esta metodología tradicionalmente fomentada por los unicornios de Silicon Valley que implica un crecimiento a toda costa, solo funciona en los mercados alcistas más fuertes, en las condiciones más óptimas.

Pero del otro lado están los ecosistemas en los que las startups tienen menos acceso al capital o al talento humano capacitado y en los que, especialmente en muchos mercados emergentes, son más susceptibles a choques macroeconómicos graves e impredecibles. Allí, el autor recomienda fomentar el modelo de los camellos en lugar del de los unicornios, ya que los primeros son capaces de sobrevivir durante largos períodos sin sustento (sin capital), soportar el calor abrasador del desierto y adaptarse a las variaciones extremas del clima. 

Estos camellos emergentes ofrecen a las empresas de todos los sectores lecciones valiosas sobre cómo sobrevivir a las crisis y cómo mantenerse y crecer en condiciones adversas, aunque con menos glamour que las figuras mitológicas. Lo hacen con tres estrategias: ejecutan un crecimiento equilibrado, adoptan una perspectiva a largo plazo y tejen la diversificación en el modelo de negocio.

Los camellos no tienen interés en lo que el autor denomina "escalada relámpago", es decir, construir rápidamente la empresa y priorizar la velocidad sobre la eficiencia en busca de una escala masiva. Son tan ambiciosos de crecer como cualquier empresa de Silicon Valley, pero siguen un camino de crecimiento más equilibrado.

Los fundadores de este tipo de compañías entienden que construir una empresa no es un esfuerzo a corto plazo. Para muchos, los avances no se producen de inmediato, sino que ocurren más adelante en la cronología de la empresa. La supervivencia suele ser la estrategia principal. Esto da tiempo para crear el modelo de negocio, encontrar un producto que resuene en el mercado y desarrollar una operación que pueda escalar. Existirá competencia. Pero la carrera se trata de quién sobrevivirá más tiempo, no de quién va primero al mercado.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.