El Cronista Comercial

Trump quiere retomar su proyecto de construir una torre en Buenos Aires

La Argentina también se reposicionó para su ‘holding’. Había puesto en ‘stand-by’ sus negocios fuera de los Estados Unidos. Los retomará cuando deje la Casa Blanca

Puerto Madero tiene el m2 más caro entre los barrios top de la región

El buen momento que vive la Argentina con Donald Trump podría convertirse, en un futuro cercano, en negocios. Así lo dio a entender Eric Trump (35), hijo del presidente de los Estados Unidos y actual cara visible de la Trump Organization. “Lo haríamos muy bien en Buenos Aires”, dijo, en diálogo con El Cronista, en el marco de su visita a Punta del Este, donde se construye la Trump Tower, proyecto residencial de 26 pisos iniciado en 2014 y que entregará sus primeras unidades a fines de este año.

Trump hijo cree que no hay país más estable que los Estados. “Es increíble ahora”, dijo. Pero por algo su padre posó sus ojos sobre Uruguay. “Por la manera en la que está creciendo. En 10 años, uno estará asombrado. Hay una gran diferencia, en comparación con hace cinco, cuando vine. Al final del día, es, probablemente, la razón por la cual estamos aquí”, aseguró.

El Río de la Plata no será un límite, sugirió. “No hay dudas de que, cuando termine la política, miraremos muy fervientemente por la mejor locación, un gran hotel, en Buenos Aires. Probablemente, una construcción comercial grandiosa, con un desarrollo residencial. Hay oportunidades tremendas para hacer algo allí”.

En 2016, los Trump evaluaban, con la misma desarrolladora a cargo de la torre esteña -YY Development Group- hacer una torre de oficinas de 40 pisos. El punto elegido: Cerrito y Bartolomé Mitre. Pero, cuando el magnate asumió la presidencia de su país, dejó en stand-by todos sus proyectos internacionales. “Dos años atrás, estábamos viendo una gran oportunidad en Buenos Aires. Íbamos a construir el más grande y elevado desarrollo comercial en al ciudad, con una gran vista”, rememoró su hijo. “Evitamos cualquier conflicto de intereses internacional”, explicó.

En la locación elegida, sigue habiendo una playa de estacionamiento. Sus socios la tienen en la mira, para el día después de que Trump padre deje la Casa Blanca.

Para su hijo, Buenos Aires es una opción “tremenda”. “Hay una población a la que le gustan las marcas, los aspiracionales”, opina. Ve mercado para, en sus palabras, “productos de calidad”. “Algo similar a lo que hicimos aquí no fue visto en esta región”, subrayó, señalando a la torre, un proyecto que se venderá en u$s 160 millones y por el cual los Trump cobrarán u$s 2,5 millones, en concepto de regalías por el uso de marca. “Uno puede definir un nuevo estándar”, agregó.

“Creo que hay oportunidades tremendas para hacer algo allí”, retomó, acerca de la Argentina. Años atrás, se habló de un club de golf. Lo relativizó. “Es una aventura de negocios cara. Se necesita masa crítica”.

No desconoce la situación económica argentina actual. “Obviamente, no fue el mejor año para la Argentina”, admitió. El real estate, agregó, es una buena opción en países así. “Fue una especie de gran protección contra la inflación. Y creo que siempre lo será”, destacó.

Sobre Mauricio Macri, resaltó la relación con su padre “es muy amable” y citó los negocios comunes de ambas familias en los Estados Unidos, durante los ‘90. “Tienen un tremendo respeto el uno por el otro”, agregó, sobre ambos presidentes.

El congelamiento de los negocios del grupo fuera de los Estados Unidos también implicó dar por finalizado un acuerdo para construir torres en Rio de Janeiro. “Teníamos un proyecto allí. Salimos cuando Brasil empezó a caer. Fue una decisión en el momento justo”.

En ese marco, se permitió opinar sobre el flamante mandatario brasileño, Jair Bolsonaro. “La gente se está cansando del antiguo sistema, roto, de la política convencional”.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo