El Cronista Comercial

Pagan u$s 150 millones por el edificio Chrysler, un 20% de lo que valía en 2008

El inversor inmobiliario neoyorquino Aby Rosen y un socio no identificado se quedaron con el emblemático edificio.  El vendedor, el fondo emiratí Mubadala, lo había adquirido por u$s 800 millones hace 11 años. El rascacielos está catalogado como monumento histórico y necesita cuantiosas inversiones

Pagan u$s 150 millones por el edificio Chrysler, un 20% de lo que valía en 2008

El edificio Chrysler, uno de los más emblemáticos de Nueva York, fue vendido con pérdidas para sus propietarios, la firma de inversiones emiratí Mubadala y el grupo inmobiliario Tishman Speyer, informó la prensa estadounidense.

Según el Wall Street Journal, este edificio de 77 pisos, considerado una obra maestra de la arquitectura art déco, se vendió por u$s 150 millones al fondo RFR del inversor inmobiliario neoyorquino Aby Rosen y a un “socio extranjero” no identificado.

RFR ya es dueño de varios edificios emblemáticos de la ciudad de Nueva York, entre ellos el Seagram Building –diseñado por el célebre arquitecto germano-estadounidense Mies van der Rohe– la Church Missions House y la Lever House. 

El fondo Mubadala había desembolsado u$s 800 millones en 2008 por el 90% de su capital.

Tishman Speyer, quien había comprado todo el edificio por un estimado de entre 210 y 250 millones de dólares en 1997, había retenido el 10%, pero vendió esa participación a los nuevos compradores.

Esta venta llega en un momento difícil para el mercado de bienes raíces en Nueva York en general, y de Manhattan en particular.

El vecindario Hudson Yards en la costa oeste de Manhattan pronto tendrá más de 1,6 millones de metros cuadrados de nuevas oficinas y viviendas, lo que aumentará aún más la presión a la baja sobre los edificios más antiguos.

Otro elemento que pudo asustar a potenciales compradores es que el terreno sobre el que está construido el Chrysler es propiedad de un tercero, la universidad privada Cooper Union.

En 1997, Tishman Speyer negoció un contrato de arrendamiento a largo plazo hasta 2147 con la facultad, que estipuló que el alquiler aumente de u$s 7,8 millones en 2017 a u$s 32,5 millones por año desde 2019 a 2027 y se espera que salte a u$s 41 millones a partir de 2028.

Solo el valor de la tierra se estimó en u$s 679 millones a fines de 2017.

El Chrysler tiene más de 111.000 metros cuadrados. Entre los inquilinos actuales se encuentran el estudio de abocados Moses & Singer, la agencia Creative Arts y la empresa de co-working Spaces. En enero se había especulado con la posibilidad de que Amazon cerrara un trato para ocupar cerca de 1000 metros cuadrados.

Según se indicó en diversos medios, la torre que el año próximo cumplirá 90 años necesita ser actualizada, lo que implica una importante inversión. Se trata, además, de un desafío en un edifcio que está protegido como monumento histórico, lo que hace doblemente complicado realizar cualquier tipo de obra. 

Según destacaron analistas del sector inmobiliario al diario The Wall Street Journal, actualmente el Chrysler tiene casi 40.000 metros cuadrados disponibles. Les expertos destacaron que para atraer a los posibles inquilinos se deberían invertir u$s 200 millones. 

Inaugurado en 1930, poco tiempo después del inicio de la Gran Depresión, el Chrysler fue, por solo once meses, el edificio más alto del mundo con sus 319 metros, antes de ser destronado por el Empire State (381 metros hasta el techo, 443 hasta la parte superior de la aguja). 

Aunque lleva el nombre del fabricante de automóviles, que es el de su fundador Walter Chrysler, esa compañía nunca instaló sus oficinas en esta torre ubicada en la esquina de la calle 42 y avenida Lexington.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo