El Cronista Comercial

Desarrolladora pide al Gobierno de la Ciudad que desbloquee una peatonal de u$s 2 millones

La compañía finalizó de construir un complejo de viviendas de 8200 metros cuadrados y asegura que no pueden vender los seis locales comerciales porque el espacio es utilizado como estacionamiento por el Banco Nación.

Desarrolladora pide al Gobierno de la Ciudad que desbloquee una peatonal de u$s 2 millones

El pasaje Gerónimo Espejo forma parte del casco histórico del casco histórico del barrio porteño de Flores, ubicado a pocos metros de la Basílica de San José de Flores, donde el papa Francisco, por entonces un joven Jorge Bergoglio, descubrió su vocación. Hoy está en el medio de una polémica entre una desarrolladora y el Gobierno de la Ciudad que impide que se lleve a cabo una operación de más de u$s 2 millones.

En enero de 2016 comenzó la construcción del emprendimiento inmobiliario de viviendas Pavillon San José, a cargo del estudio de arquitectura Moscatelli, el mismo que tiene bajo su espalda el edificio VIP al lado de la Bombonera. Uno de los puntos de la obra rondaba en torno a la creación de un paseo peatonal comercial en dicho pasaje, por el cual, apuntan desde la compañía, firmaron un convenio con la Comuna 7. Sin embargo, el espacio actualmente es utilizado por empleados y directivos de la sucursal del Banco Nación como estacionamiento.

“Los locales comerciales están en venta pero, cuando llega gente a mostrarlos, la zona está toda ocupada por autos. Están en infracción porque es como que estacionen sobre Florida”, apuntan desde la empresa. Y agregan: “Todavía no se pudo vender ninguno de estos locales porque la situación del pasaje es de abandono”.

El condominio de 8200 metros cuadrados cuenta con 66 departamentos de 1,2 y 3 ambientes, tres subsuelos de cocheras y cuatro pisos de unidades apto profesional. En total son seis locales comerciales que van desde los 50 m2 el más pequeño hasta los 223 para el de mayor dimensión, con un total de 741 m2.

En el caso de las viviendas, que se comercializan a u$s 2300 por metro cuadrado, ya están vendidas en un 90%, mientras que las unidades comerciales tienen un valor de u$s 3000 el metro cuadrado.

“Hasta ahora no hubo respuesta y el tema fue muy cajoneado. Estamos esperando que se tome alguna acción pero desde la comuna nos dicen que no tienen el personal para cuidar el pasaje”, aseguran desde la constructora.

En cambio, ante la consulta de El Cronista, desde el Gobierno de la Ciudad señalaron que la dilación en la ejecución del convenio se debió al cambio de las autoridades comunales tras las últimas elecciones, ya que la obra finalizó recién en diciembre de 2019.

“Para la comuna cualquier desarrollo es bienvenido porque significa progreso económico y se va a avanzar. La calle era utilizada como estacionamiento porque estaba cortada por la obra pero ya fueron inspectores para que se libere”, manifiestan fuentes cercanas al gobierno porteño. Además, detallan que está pautada una reunión para el 20 de enero entre las partes para pactar los detalles del área comercial. Pero del otro lado afirman: “El conflicto ya lleva tres años y necesitamos respuesta”.

Shopping