El Cronista Comercial

Cuarentena: negocian rebajas de hasta 50% en los alquileres de oficinas

Por la caída de ingresos, las empresas plantean que no pueden pagar. Algunos dueños acceden a financiar la diferencia. También, se condona parte del alquiler.

Cuarentena: negocian rebajas de hasta 50% en los alquileres de oficinas

El freno que la cuarentena le puso a la economía impactó con fuerza en la caja de las compañías, que tuvieron que empezar a controlar detenidamente en qué se gasta el poco dinero que ingresa. En este contexto, las empresas encararon con los propietarios de sus oficinas negociaciones para conseguir una rebaja, que, en algunos casos, llega al 50%, en el precio de los alquileres, al menos, por el tiempo que dure el aislamiento preventivo.

"Lo que vemos es que en todos los casos en los que se pidió, el locador accedió a algún tipo de rebaja. La idea es evitar el litigio", dice Martín Potito, director de oficinas de L. J. Ramos.

En abril, agrega, no se registró un alto grado de morosidad. Sin embargo, esto también se debió a que en general se dio más plazo para realizar el pago. 

"Las que sí plantearon un problema para pagar lograron reducciones que van del 30 al 50%. En muchos casos, es sólo una financiación que el propietario le está dando a su inquilino, que podrá devolver la diferencia en los meses posteriores a la cuarentena. La regla general es apostar por la relación a largo plazo", señala.

En alrededor del 50% de los casos en que se negoció, especialmente, con aquellos que tienen pocos pisos para renta, se optó por condonar parte del alquiler. Cerca del 30%, en tanto, sólo accedió a una financiación y el resto tuvo una combinación de ambas opciones, señalan en el sector.

"Tanto los grandes dueños de oficinas como los propietarios 'minoristas' tuvieron pedidos de parte de sus inquilinos. Hay que entender que muchas compañías, sin importar el tamaño, están teniendo problemas para hacer caja y tienen que empezar a elegir en qué gastan el dinero", dice Juan Villarolo, senior broker de Advisory & Transaction Services de CBRE  Argentina.

El arreglo más común al que se accede es pagar menos por tres o seis meses . En los casos en que esa rebaja queda como una deuda, se están dando plazos para devolver el dinero que suelen ser el doble del la cantidad de períodos con descuento. 

"Tenemos una relación muy estrecha con nuestros inquilinos y queremos ayudarlos. Por eso, accedimos a algún tipo de financiación a aquellas compañías que lo solicitaron. Entendemos perfectamente lo excepcional de esta situación", dice Mariano Vega, gerente general de Raghsa, empresa que tiene edificios como el Madero Office. Sin embargo, destacó que en su caso, la mayoría de sus clientes no tuvo problema para hacer frente a los alquileres.

Concesionarias en cuarentena: cómo y dónde comprar autos bajo nuevos protocolos

Dos meses después y en sintonía con la flexibilización de la cuarentena, las concesionarias de autos vuelven a abrir sus puertas luego de registrar el peor abril de su historia con apenas 4.385 vehículos 0 km. vendidos y 18.027 usados transferidos, la peor marca desde 1995 .

En mayo Raghsa otorgó un diferimento de pago a quienes lo solicitaron, que estuvo entre el 10% y el 30% de los cánones locativos. La forma de devolución se acordó caso por caso.

En caso de que la cuarentena se prolongue en junio, destaca Vega, se verá nuevamente cómo se arregla con aquellos que necesiten algún tipo de ayuda: "Entendemos que pueden tener problemas  más grandes en el flujo de caja, por lo que llegado el caso, se hablará".

El día después

Nadie se anima a vaticinar qué pasará en el mercado de oficinas una vez que finalice el período de aislamiento obligatorio para combatir el coronavirus . En el sector aseguran que habrá que esperar, por un lado, a ver cuánto impactará la pandemia en las empresas y cuántas podrán sobrevivir intactas, y, por el otro, qué protocolos de seguridad deberán incorporar las compañías para retomar las actividades normales.

"Realmente no sabemos qué va a pasar con los precios. En los últimos años, incluso con la economía en recesión, los alquileres se mantuvieron en torno a los u$s 25 por metro cuadrado. Pero ahora vemos que oferta creciente de espacio disponible y una demanda que tal vez no acompañe. En general hay acuerdo en que el precio va para abajo pero nadie sabe a cuánto", dice Potito, de L. J. Ramos.

Buenos Aires tiene previsto incorporar más de 100.000 metros en los próximos dos años y prácticamente duplicar el espacio disponible dentro de un lustro. Por ello, las fuentes consultadas creen que existe la posibilidad de que los desarrolladores demoren la construcción de algunos proyectos, en especial aquellos en los que todavía no se empezó el pozo.

"Della Paolera 200 y el Centro Empresarial Libertador tuvieron una buena incorporación. Pero no sé cuánto más va a poder absorber el mercado. Algunas habían quedado on hold antes de la pandemia", vaticina Villarolo, de CBRE.

El otro factor a considerar, apunta Vega, de Raghsa, es qué medidas de distanciamiento se les pedirá a las compañías

"Hasta ahora se calculaban 8 metros cuadrados por colaborador. Pero ya se está hablando de que habría que llevar eso a 12 metros por persona. Ese es un factor que puede compensar la caída de la demanda que podría generar el agravamiento de la crisis económica", concluye.