Reestructuración

TGLT vende sus acciones en dos megaproyectos inmobiliarios premium

Cedió sus participaciones en OM Recoleta, complejo de u$s 150 millones en el ex cine América, y en OM Palermo, que se construye donde estaba Pol-Ka. El comprador es NorthBaires, su socio en ambos. A cambio, recibió departamentos con los que garantizará préstamos que le dio el Banco Itaú

La desarroladora inmobiliaria TGLT sigue haciendo esfuerzos por descomprimir su situación financiera. La empresa salió de OM Recoleta, el megaproyecto premium de u$s 150 millones de inversión en el ex cine América. También, se fue de otro emprendimiento, OM Palermo, que su socio en ambas iniciativas, NorthBaires, lleva adelante en donde estuvieron los estudios de Pol-Ka, la productora de contenidos que fundó Adrián Suar y que actualmente le pertenece al Grupo Clarín.

En una nota enviada a la Comisión Nacional de Valores (CNV), TGLT informó que el 19 de octubre vendió la totalidad de su participación en Newbery 3431 S.A., representativa del 50% del capital social y los votos de esa sociedad. El precio de las acciones, agregó, ascendió a $ 200.000. Pero, a la vez, se firmaron acuerdos accesorios, que implicaron la asignación a TGLT de 30 unidades funcionales y unidades complementarias en OM Palermo, en función de la ejecución de contratos previos.

Agregó que esas propiedades son objeto de una prenda de créditos a favor del Banco Itaú, en garantía de un contrato de líneas de crédito celebrado oportunamente entre esa entidad y TGLT. Las unidades funcionales reemplazan las acciones que la desarrolladora había dado en prenda cuando firmó su convenio con el banco.

En la misma misiva, TGLT informó otra operación, con las mismas características. En este caso, suscribió un contrato de permuta de su 20% en América Pavillion, la sociedad de OM Recoleta. A cambio, recibió tres unidades funcionales del proyecto. También serán prendados a favor del Itaú, como garantía del préstamo, en remplazo de las acciones.

"La medida corresponde a un nuevo plan de adecuación de la compañía para acompañar el contexto del sector, producto de la pandemia, y que le permite mantener una estructura de capital acorde a la envergadura de sus operaciones y relocalizar sus recursos eficientemente al plan de crecimiento y negocios previsto", explicó TGLT, a través de un comunicado de prensa.

"La compañía, al igual que sus accionistas, continúa apostando al sector y afianzándose como una de las empresas más importantes en desarrollos inmobiliarios y construcción", agregó.

"En julio, TGLT anunció un nuevo management con el objetivo de seguir consolidando su liderazgo en la Argentina y el Uruguay, con una visión a largo plazo", finalizó el statement.

Nacida en 2005, TGLT es una de las mayores desarrolladoras inmobiliarias de la Argentina, con proyectos de gran escala en el país y en el Uruguay. Al 30 de junio de 2021, sumó 12 emprendimientos -entre terminados y en ejecución- por un total de 400.000 metros cuadrados. Su portfolio incluye las marcas Forum (Puerto Madero, Puerto Norte, Alcorta y Del Buceo), Astor (Palermo, Núñez y San Telmo), Metra y Venice.

Inicialmente respaldada por el gigante brasileño PDG Realty, TGLT sacó su capital a la Bolsa porteña a fines de 2010. En ese momento, empezó a ganar voz -y voto- en su directorio el fondo neoyorquino PointState, a través de su filial Point Argentum

En 2018, la empresa compró Caputo, la constructora que fundó el abuelo de Nicolás Caputo, amigo y socio político de Mauricio Macri. Teodoro Argerich, CEO de la adquirida, pasó a ser gerente general de TGLT, cuyo fundador, Federico Weil, continuó ejerciendo la presidencia.

La desarrolladora se encaminaba a abrir su capital en Nueva York cuando la crisis financiera argentina la dejó mal parada. Abortó ese proceso e inició otro más traumático: la reestructuración de u$s 150 millones, en su mayoría, obligaciones negociables emitidas en el exterior. Lo concluyó en agosto de 2019, con una fuerte capitalización de PointState y de IRSA, que pasó a ser uno de sus principales accionistas. Esto licuó la participación de Weil. El fundador se fue de la compañía al año siguiente. A mediados de 2021, le inició un juicio laboral.

OM Recoleta demandó u$s 150 millones de inversión

Por su parte, Argerich también dejó de ser el CEO este año. Hoy ocupa esa posición Alejandro Belio, arquitecto que era el responsable de los proyectos. Este cambio de management -dentro de un contexto de más salidas, tanto del directorio como de la primera línea ejecutiva de la empresa- se produjo en medio de un nuevo proceso de refinanciación de deuda de la compañía, impactada además en sus resultados por la pandemia. Como parte de ese reperfilamiento, este año vendió su 50% en SES, contratista de obra pública y de servicios de mantenimiento que había heredado con la compra de Caputo. Esta sociedad tenía contratos, principalmente, con el Gobierno de la Ciudad.

En 2020, sus ingresos cayeron a $ 4564,5 millones, desde $ 11.701,48 millones facturados en 2019. Su rojo, no obstante, se achicó: $ 2753,42 millones, contra $ 3045 millones un año antes. En seis meses de 2021, recaudó $ 2559,5 millones, unos $ 400 millones que en el primer semestre de 2020. Perdió $ 1916 millones. El resultado negativo había sido de $ 467,65 millones entre enero y junio del año pasado.

En diciembre de 2019, como parte de su reestructuración, TGLT acordó con el Itaú el otorgamiento de líneas de crédito por hasta un monto en pesos equivalente a u$s 8,6 millones y una por u$s 7 millones. En marzo de este año, la empresa refinanció todas sus deudas con esa entidad, entre ellas, los intereses devengados e impagos existentes por lo tomado, hasta el momento, de esos créditos. En ese refinanciación, se sumó a las garantías originales una prenda de acciones sobre subsidiarias de la empresa. Ahora las reemplazará con las propiedades que recibirá por la cesión de sus títulos en OM Recoleta y OM Palermo a NorthBaires.

"La venta de ambas operaciones se enmarca en un proceso de desinversión de aquellas operaciones que no son del núcleo de negocio de TGLT, lo que nos permite focalizar nuestros recursos eficientemente en el plan de crecimiento y negocios de la compañía a largo plazo", remarcan fuentes de la compañía.

En tal sentido, el objetivo es enfocar y reorganizar recursos en el negocio de la construcción, un rumbo que la empresa ya tiene definido, agregan.

Consolidación

OM Recoleta tiene 52.000 m2 en Callao y Santa Fe. Con accesos por Callao (donde estaba el ex cine América), también tiene salida a la calle Marcelo T. de Alvear. De 14 niveles, con 74 departamentos, se comercializa a un precio de u$s 5500 por m2.

Por su parte, OM Palermo, con entradas sobre Jorge Newbery y Maure, tiene 21.000 m2. Serán dos edificios, de 10 pisos cada uno, que sumarán 265 departamentos. Su valor gira en torno a los u$s 2250 por m2.

"Esta operación representa la consolidación de nuestras operaciones con una de nuestras marcas más queridas e instaladas en el mercado, que es la línea de edificios OM", dijo Marcos Juejati, socio y fundador de NorthBaires, sobre la transacción con la que su firma pasó a ser dueña del 100% de ambos proyectos.

En la actualidad, la empresa que fundaron Juejati y Daniel Masallera tiene 150.000 m2 en desarrollo. En 10 años de existencia, finalizó 32 proyectos y más de 1300 unidades entregadas.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios