Real Estate

Countries más lejanos a la Ciudad duplicaron los precios

En pandemia los valores de terrenos subieron considerablemente por el boom de demanda. Los barrios a más de 100 kms de la Ciudad de Buenos Aires, se revalorizaron. Cuánto cuestan.

La pandemia lo cambió todo y generó nuevos hábitos. El home-office llegó para quedarse y modificó las formas no solo de trabajar sino de vivir. En busca de espacios verdes, la gente no solo se inclinó por barrios cerrados en zona norte en el primer cordón del conurbano, sino que muchos se animaron y se alejaron más de 100 km de la Ciudad a la caza de precios más accesibles y oportunidades en terrenos. Lo cierto es que por el boom de demanda los valores de terrenos se duplicaron en el último año y medio.

"La pandemia potenció la búsqueda de inmuebles más alejados de la Capital. Además del aumento de consultas y ventas en el conurbano se ve la correlación de bajas en ventas y consultas en la zona céntrica de la ciudad", sostuvo Martín Silva Valent, Director de M2 Spaces.

Uno de los principales ítems más buscado por los inversores, antes de la pandemia, era estar a poco más de media hora de la Ciudad de Buenos Aires pero en un ambiente más verde y seguro. Hoy esa ecuación cambió.

"Se pasó de valorizar cercanía por sobre comodidad y metros, en pocas semanas esa ecuación dio medio giro y pasó a buscarse metros y aire en zonas menos densas", agregó el especialista.

Es que en los corredores más alejados -a más de 100 km de Capital- los precios también se convierten en un atractivo. Hoy una casa típica de country en un barrio cerrado de Zarate tiene un valor promedio de u$s 2000 el m2 y claro que en algunas zonas esos precios son aún más bajos.

Muchos buscan countries y barrios cerrados, alejados de la Ciudad

De hecho hoy se pueden conseguir casas, en terrenos amplios, en la zona céntrica de Campana o alrededores desde u$s 65.000 para los tres ambientes.

"A raíz de la pandemia notamos que el mercado en general se ha inclinado a casas, loteos y chacras en zonas alejadas de la capital e incluso de lo urbano. Creemos que es una tendencia que ha venido para quedarse, en la que se le está dando un valor mucho más preponderante a conectar con lo verde y con los momentos de esparcimiento de nuestra vida cotidiana", remarcó Martín Fabiani, Socio de Fab Consulting, consultora que trabaja con desarrollos en zona norte.

Los proyectos son muchos y con la pandemia parecen multiplicarse por el boom de demanda por estas zonas.

"Estancia Las Palmas en Zárate cuenta con más de 300 chacras y Lofts. También hay un nuevo desarrollo que es Macrolote de Chacras de Murray que en breve estará saliendo al mercado aproximadamente con 150 lotes de 1.500 a 2.000 metros", ejemplificó el especialista.

Los inversores en general son consumidores finales que buscan cambiar el tipo de vida. "Actualmente, en la mayoría de los casos buscan estar en contacto con la naturaleza, lo que implica un cambio de estilo de vida. Crear su lugar, su espacio familiar o personal alejado de las grandes urbes", resaltó el especialista.

Un lote de más de 1300 m2 en un country de Campana como por ejemplo, Cardales cuesta en promedio u$s 30.000. En Altos de Cardales, el valor por uno similar pero de 1000 m2 se puede conseguir por u$s 25.000. Esos precios subieron más de un 30% en el último año.

Costa Esmeralda, un barrio que crece potenciado por la pandemia

"Hoy sigue siendo una oportunidad construir en pesos, y estimamos que es una tendencia que va a continuar en al menos, los próximos 12 meses. Ello, ya que el costo de algo terminado o usado, está muy por encima", resaltó Fabiani.

Cerca del mar

Y en busca de mayor tranquilidad cada vez hay más porteños que deciden invertir en los barrios cerrados de la costa atlántica. Costa Esmeralda y San Sebastián fueron los proyectos que más se revalorizaron en pandemia, el primero con un porcentaje de 220% y el segundo con un 284%.

"Costa Esmeralda pasó de valer aproximadamente u$s 25.000 a u$s 55.000 y San Sebastián escaló de u$s 12.500 a u$s 35.500" indicó Mateo Salinas, Gerente General de la desarrolladora EIDICO.

"El gran motor de esta suba de valor fue la construcción. La gente aprovechó la ventana de oportunidad del mercado y transformó esos dólares en ladrillo de forma muy económica", agregó.

Y si bien, por la suba de los valores de la construcción, ya no es tan atractivo edificar, muchos aún lo siguen eligiendo. "Actualmente con el precio del dólar blue por encima de los $180, la inestabilidad política y la sobreoferta del mercado, ya no es una situación tan ventajosa como lo era anteriormente", concluyó Salinas.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios