20% de las operaciones

Plan Canje de ladrillos: derrumbe de ventas reanima la permuta de inmuebles

Una tendencia que crece en casos de propietarios que tienen necesidad de deshacerse de la unidad. En la compra-venta de terrenos es un instrumento que está muy afianzado

La permuta volvió a ser protagonista en el sector de bienes raíces. La falta de créditos hipotecarios, el sobre stock disponible de unidades a la venta con una muy baja demanda y la quietud del mercado dieron lugar al clásico y viejo "intercambio de bienes". Si bien todavía hay un cierto rechazo por este tipo de operaciones, cada vez hay más compradores que consultan para dar como parte de pago su inmueble y según los brokers "dos de cada 10 operaciones" hoy se dan bajo esta modalidad.

"Casi la mitad de quien busca un inmueble para comprar consulta por una permuta total o parcial. Pero en concreto las operaciones no son tan significativas", aseguró Juan Pablo Baca, consultor inmobiliario especializado en el interior del país, donde la permuta cobra un poco más de relevancia. "Siempre tuvieron un porcentaje bajo pero así todo podemos decir que ahora se duplicó ese número. Si antes de la pandemia era de entre un 3% y un 5% del mercado total, ahora esa cifra representa entre el 5% y el 8%", ejemplificó en números.

La realidad es que no hay estadísticas oficiales, ya que el Colegio de Escribanos no lleva un relevamiento de operaciones realizadas a través del sistema de trueque. "Hay muy pocas operaciones inmobiliarias, pero dentro de las pocas que hay entre un 15% y un 20% son de permuta. Una de las principales complicaciones es la factibilidad de que a ambos lados que les convenga hacer esa transacción", indicó por su parte Daniel Bryn titular de Invertire Real Estate

"No son tantos casos, pero por lo menos favorece al movimiento del mercado. Ocurre cuando el vendedor ve la posibilidad de hacerse un poco de dinero cash y de alguna manera va saliendo de su posición de tenedor de un inmueble", explicó el especialista.

Inmobiliarias en Uruguay apelan a permutas y aceptan pesos para reconquistar a inversores argentinos

En el caso de los inmuebles usados se da por ejemplo cuando el propietario de una unidad de tres ambientes, necesita hacerse del efectivo y no busca vender para cambiar su casa. "En esos casos suelen aceptar por ejemplo un mono ambiente como parte de pago y el cash en dólares de diferencia. Además te ahorras algunos impuestos con esta modalidad", indicó Bryn.

La práctica es impulsada por las inmobiliarias "nosotros como inmobiliarios tenemos que unir ambas puntas. Hay que poner en valor justo los dos inmuebles, que tanto la parte que vende como la que compra estén de acuerdo con los precios. Ocurre en muchos casos donde hay una herencia entre varios hermanos", resumió.

En el caso de Invertire Real Estate "de las ultimas 10 operaciones que hice en tres meses de compra-venta, dos se hicieron con permuta. En mi caso eran inmuebles que estaban en la venta hace mucho y estaban muy desgastados y necesitaban tener cash de forma inmediata", finalizó el agente inmobiliario.

Esta operatoria que parece cobrar fuerza se da en un contexto de quietud casi histórica. Según el último informe del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, en febrero se labraron 1.499 operaciones, lo que representó una caída de 7,5% respecto de enero, cuando se habían concretado 1.619 escrituras de compraventa. Y otro dato que impulsa las permutas es la falta de créditos hipotecarios: en febrero hubo solo 69 escrituras formalizadas con hipoteca bancaria, por lo que la caída en este segmento fue de 40% interanual.

De las pocas ventas de inmuebles que hay, más de la mitad son de propiedades usadas

Ahora bien, en el mercado de los terrenos la permuta es habitué. "Es más flexible. Antes de la pandemia estaba entre el 40, 50%. Ahora ese porcentaje creció considerablemente hasta en algunos casos alcanzar el 100%", sostiene Baca. También se da en el caso de los emprendimientos en pozo. Muchas veces se les otorga a los dueños de los terrenos unidades terminadas como parte de pago, una especie de permuta a futuro.

El principal inconveniente en los muebles usados radica en lograr que ambas partes estén de acuerdo y que les interese el bien que le ofrecen. "Entre privados, para aquellos que buscan para vivir la coincidencia es difícil, pero la negociación es más fácil porque ambos bajan los precios si hay buena voluntad", concluye Baca. 

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios