Inauguración

Remax se expande más en la Argentina mientras la Justicia define si puede operar

La red inmobiliaria abrió una mega sucursal en una esquina histórica de Rosario. El año pasado, la IGJ había decidido que la franquicia funcionaba de manera ilegal en el país. La empresa apeló y, ahora, el caso está en la Justicia Comercial.

A pesar del contexto, con apenas 2500 escrituras de compra-venta por mes, en medio de una pandemia y con más de una causa judicial abierta, la cadena de inmobiliarias Re/Max continúa su plan de expansión. Con 150 oficinas en todo el país y más de 5000 empleados, la marca estadounidense inauguró su sucursal en el centro de Rosario.

"Las operaciones vienen cayendo desde el 2018 y no encontramos piso a los valores de los inmuebles. Pero el mercado no está parado. En cuánto a operaciones de compra-venta en lo que va de 2021, tuvimos un 50% más que en todo el año pasado", remarcó Sebastián Sosa, presidente de Remax Argentina, la sociedad que gestiona la franquicia en el país y en el Uruguay.

La marca inauguró este miércoles un local de más de 750 metros cuadrados (m2) en la emblemática esquina de Boulevard Oroño y Güemes, de Rosario. Tras una obra de más de cinco meses, se logró poner en valor una casona de estilo italiano de comienzo de siglo, ahora reconvertida en un concept store

El año pasado, a raíz de un pedido del Colegio de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires (Cucicba), la Inspección General de Justicia (IGJ), el organismo que regula la actividad comercial en el país, dictaminó que Remax Argentina viola la ley local, al beneficiarse de la actividad inmobiliaria, sin estar autorizada por las normas de ejercicio profesional para hacerlo, entre otras consideraciones.

El organismo entiende que la empresa estadounidense opera de forma ilícita en el mercado local. La inmobiliaria apeló la resolución, por lo que se abrió un caso en la Justicia Comercial cuya resolución podría demorar hasta cinco años en definirse. Mientras tanto, Remax continúa operando y expandiendo su red de franquicias.

"Tenemos varias causas. Todas siguen su curso y su proceso por la vía judicial. No estamos haciendo nada ilegal. Todas las oficinas tienen corredores, no hay ninguna que opere sin martilleros. Hay resistencia en el mercado. Pero nosotros seguimos avanzando", explica Sosa.

"Estas medidas nos ha generado pérdidas económicas muy grandes. Hay clientes que no quieren invertir en nuestro negocio por estos fallos. Pero no le ponemos un monto a la pérdida. No operamos fuera de la ley y el consumidor final nos elige. Son los clientes quienes sentencian si somos culpables o inocentes. El cliente es el que te dice si sos legal o no y nos siguen eligiendo", finalizó el tema.

Fundada en 1973, en los Estados Unidos, Re/Max es la mayor red inmobiliaria del mundo. En la Argentina, está presente desde 2005, cuando Sosa y su mujer, Dorothy "Dotti" Peñate, iniciaron la operación de la franquicia maestra para el mercado local y, tiempo después, el Uruguay.

En cuanto al presente del sector, si bien Remax continúa su plan de expansión, su presidente sostuvo que el escenario económico es complejo. "Si estuviéramos estabilidad del dólar contra el peso, empieza a generar operaciones. Cuando hay mucha volatilidad, se produce fricción. Si la moneda se queda quieta, la gente se mueve. La inflación es un enorme problema. Hoy, no hay accesos a préstamos", describe.

Aun así, en este contexto, destaca que el tiempo de venta de un inmueble en la red es de 90 días, contra un promedio de mercado de nueve meses para que una propiedad publicada encuentre compador.

"Otro de nuestro principal diferenciador es que educamos a los clientes. Al trabajar en red, compartimos la información entre las inmobiliarias de la firma y tenemos más certeza de los valores reales del mercado. En este punto las tasaciones son fundamentales", indica Sosa.

El local que Re/Max inauguró en una esquina histórica de Rosario

Los precios de publicación de los inmuebles no son los que luego se cierran en un contrato. La contra-oferta juega un rol fundamental en un contexto de récord de inmuebles a la venta.

"El mercado tiene precios muy elevados. Los precios de publicación son muy diferentes a lo que se cierra. Eso hace que la propiedad no se venda. Mientras que, en el mercado, esa brecha puede alcanzar el 25%, nosotros buscamos que sea entre el 5% y el 7%", reconoce Sosa.

"Lo que el propietario no entiende es que, con precio altos, tiene menos posibilidad de vender. Eso hace que se pierda dinero", agrega. "El 90% del stock que hay hoy no sirve para nada", sentencia.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios