Sustentabilidad

La inteligencia artificial y su gran aporte para alcanzar los ODS

Con gran potencial de poder analizar y gestionar la información se pueden resolver los grandes desafíos ambientales y sociales más rápidamente y, a la vez, reducir riesgos. Cuáles son los sectores más beneficiados.

La Inteligencia Artificial (IA), está revolucionando la manera de hacer negocios. Con la capacidad de analizar datos en grandes cantidades, identificar patrones y tendencias tiene un potencial para optimizar procesos y mejorar resultados. De ahí que empresas, organizaciones o gobiernos también utilicen la IA para enfrentar la crisis climática y ayudar a lograr los ODS.

"La IA es la respuesta ideal para poder gestionar, analizar y obtener un beneficio de los millones de datos generados", detalla Martín Hain, gerente de Ventas para Américas en Intel Corporation y especialista en IA. "Desde Intel nos proponemos habilitar tecnologías de IA para crear soluciones inteligentes, a medida que afrontamos los grandes desafíos de la humanidad entre ellos los problemas medio ambientales que afectan a todo el mundo".

Agrega que la principal ventaja de la IA es procesar altos volúmenes de datos en cuestión de segundos. Esto puede ayudar a actuar de forma más rápida frente diversos problemas donde se aplique esta tecnología, y, gracias a su flexibilidad puede utilizarse en campos desde la computación personal, hasta los satélites espaciales. "Es una herramienta fundamental para reducir riesgos cuando es aplicada en el sector de la salud, o la optimización de procesos en diferentes industrias", añade. Asimismo, puede ocupar un rol clave para combatir la crisis climática y social. En esta línea, lograr los ODS, es una tarea que involucra a los diferentes habilitadores de tecnología, incluyendo a Intel y sus socios de negocio.

"Tenemos un compromiso de generar un impacto global positivo que está integrado en nuestro propósito de crear tecnología que cambie el mundo y enriquezca la vida de cada persona en la Tierra", Así, desde Intel, ponen a disposición la tecnología y experiencia en la industria para lograr esto, entre ellos los desarrollos de IA. Que, al ser una tecnología que se puede adaptar a muchos usos, existe la posibilidad de aplicarla en soluciones en conjunto con partners, remarca Hain. En este sentido, uno de los proyectos que están implementando, en colaboración con Gramener, -compañía de ciencia de datos y miembro del programa Intel AI Builder-, es el conteo de los pingüinos antárticos mediante IA, ya que su población es una especie que está en grave peligro.

Así, ambas empresas, crearon una nueva solución de conteo de multitudes que hace posible que los investigadores usen la visión por computadora para contar las poblaciones de pingüinos más rápidamente y con mayor precisión, colaborando con la protección de la especie.

"En Cites estamos enfocados en co-crear, invertir e incubar proyectos de base científica que aborden problemáticas globales, que surjan desde áreas del conocimiento como la biomedicina, bioinformática, genómica, biofármacos, diagnóstico, biomateriales, nanociencia, entre otros", explica Nicolás Tognalli, CEO de Cites, -primera incubadora tecnológica de América Latina focalizada y especializada en desarrollar startups high tech-. Por ello, en relación a la Agenda 2030 de Naciones Unidas, desde Cites evalúan su contribución directa, desde las operaciones, e indirecta, a través de cada una de las startups, a los ODS y sus metas. Por otra parte, destacan que las alianzas estratégicas (ODS 17) son fundamentales para la promoción de nuevas empresas de base científica y tecnológica.

Con respecto a la IA, Tognalli, expresa que es una de las tecnologías exponenciales que está contribuyendo a rediseñar diferentes industrias. "En general, el aporte de la IA a los ODS está vinculado a los ODS 9 y 8, ya que posibilita mejores niveles de productividad a partir de la automatización de tareas rutinarias y operativas".

Dentro del trabajo de Cites, las empresas Viewmind y Gbot Solutions han comenzado a incorporar en sus desarrollos la IA, para procesar y efectivizar la información para la detección de deterioro cognitivo y para la obtención de datos de cultivos a campo respectivamente, contribuyendo al ODS 9, y también a otros más vinculados al negocio como el 12 y 13.

En el primer caso, Viewmind, desarrolló un software capaz de identificar los primeros signos de deterioro causado por enfermedades neurodegenerativas específicas, permitiendo detectar Alzheimer y otras demencias hasta 15 años antes que aparezcan los síntomas. La IA es utilizada para procesar y limpiar toda la información que obtienen de sus evaluaciones para que los algoritmos inteligentes puedan generar un reporte final sobre la demencia cognitiva que presenta el paciente.

Por otra parte, la empresa Gbot solutions está desarrollando una plataforma robótica autónoma de relevamiento de datos de suelo, fenotipado, caracterización y acción sobre diferentes cultivos agronómicos. A partir de imágenes de plantas obtenidas por el robot, la inteligencia artificial convierte la que se observa en la imagen en información cuantitativa sobre rasgos de interés del cultivo (color de flor, tamaño de grano, entre otras caracteríticas). Esto permite tener información precisa de caracteres que son necesarios para aumentar la eficiencia del breeding de los cultivos (por ejemplo, el rendimiento) y así poder mejorar la producción de alimentos lo que tiene a largo plazo un impacto social.

Por su parte, Gabriela Retamosa, líder Ecosistema de Desarrolladores para IBM Sudamérica & México, afirma que "la Inteligencia Artificial brinda la oportunidad de escalar las soluciones a los problemas más desafiantes, a través del acceso a nueva información y conocimiento extraídos de cantidades masivas de datos de diferentes fuentes como sensores IoT, imágenes satelitales, estudios, entre otros". Destaca que, esta tecnología, permite acelerar los descubrimientos en diferentes áreas estratégicas para la sociedad y los negocios.

"Desde acabar con el tráfico de personas o luchar contra el calentamiento global hasta predecir desastres naturales y acelerar el desarrollo de antibióticos resistentes, la IA puede ayudar a hacer de nuestro mundo un lugar mejor, más seguro e inclusivo".

Desde el punto de vista de la investigación, la IA está permitiendo que el conocimiento científico y la generación automática de hipótesis con técnicas novedosas alcancen niveles sin precedentes de velocidad, automatización y escala, comenta Gabriela Retamosa y en IBM, a través de su fuerza laboral diversa, con especialistas en diferentes tecnologías, ciencias e industrias, utilizan su experiencia para apoyar el esfuerzo de los 17 objetivos de los ODS, ideando soluciones innovadoras en salud, educación, agricultura, conservación de la energía, entre otros.

Para eso, la compañía colabora activamente con un ecosistema ampliado de investigadores, instituciones, organizaciones, ONGs, clientes y gobiernos en América Latina y Argentina, para co-crear soluciones y hacer frente a los desafíos.

Además, a través de su red mundial de laboratorios de investigación de IBM, el equipo de Research está combinando IA, High Performance Computing (HPC) y tecnologías de nube para acelerar a gran escala el descubrimiento de nuevos materiales, incluyendo aquellos para la fabricación de productos tecnológicos más sostenibles como los chips, entre otros. Sus investigaciones también incluyen el desarrollo de estrategias para reducir la huella de carbono de la computación en la nube y dentro de la cadena de suministro, así como técnicas para modelar el impacto del cambio climático. En línea con el descubrimiento de nuevos materiales más sostenibles, el equipo de IBM Research está usando la IA para acelerar el diseño y el descubrimiento de mejores membranas poliméricas para separar de manera eficiente el dióxido de carbono de los gases de combustión. Esta investigación es liderada por IBM Research en Brasil.

Por último, Juan José López Murphy, AI & Data and Analytics Tech director de Globant manifiesta que la inteligencia artificial involucra la capacidad de tomar decisiones muy complejas, en ámbitos donde los datos pueden ser complicados de procesar, y poder hacer esto de manera automatizada y a gran escala. "En última instancia, el potencial que tiene la IA es el de mejorar la forma en que entendemos los datos y la información, y optimizar la toma de decisiones", asegura.

Con respecto a la crisis climática y social, López Murphy, indica que gran parte de las dificultades que se presentan abordando esas crisis se relacionan con lo complejo que resulta intentar obtener información en cantidad y calidad sobre aspectos muy sensibles como calidad del aire, granularidad de condiciones socio-económicas, perfiles de riesgo individual, y como consecuencia -en los mejores de los casos-, existe información muy agregada a nivel de detalle, muy espaciada geográfica y temporalmente, o cuyo proceso necesita de muchos recursos en tiempo dedicado de expertos. 

En paralelo, remarca que la tecnología también tiene un impacto en sí misma, y de la misma manera que ocurre con la blockchain, se observa un consumo eléctrico muy preocupante y, el desarrollo de muchos modelos de inteligencia artificial tiene el mismo problema. "La magnitud de los recursos de cómputo requeridos puede ser más nocivo que el aporte que estos algoritmos dan a los tomadores de decisiones", advierte, pero añade "Debemos entender la inteligencia artificial como una gran herramienta o tecnología para la toma de decisiones, y entonces es una gran palanca para poder mover el mundo".

En cuanto a los ODS, indica que la IA impacta en tres aspectos esenciales de una estrategia: una mejor información sobre qué es cierto hoy, una mejor proyección de qué puede ser cierto mañana, y una mejor forma de distribuir los recursos para modificar ese mañana de acuerdo a los intereses. Respecto a tener mejor información de lo que es cierto hoy, por ejemplo, utilizando IA se pueden obtener mejores datos sobre prospecciones e impactos en el terreno a través de imágenes satelitales, o seguimientos de sequías e inundaciones, fuegos, bosques o se pueden lograr mejores estimaciones de los niveles de acceso a condiciones como agua, centros de salud y trabajo, permitiendo que las acciones de los estados sean mucho más enfocadas a quienes más lo necesitan, explica el experto. 

"En cuanto a qué puede ser cierto mañana la IA permite generar pronósticos cada vez más precisos, planificar escenarios y alternativas de acción con proyecciones de mejor calidad, y hasta hacer descubrimientos en materiales, estructuras proteicas, o tecnologías de baterías, adelantando las posibilidades tecnológicas para atacar los problemas", finaliza López Murphy.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios