Mercado inmobiliario

Maradona hizo famoso al edificio y ahora se vende uno de los departamentos de Segurola y La Habana: ¿cuánto sale y cómo es?

Salió en oferta uno de los pisos del edificio donde vivió el Diez. Qué hace que su precio pedido sea superior al promedio del barrio. Por qué hay brokers inmobiliarios que se animan a hablar de un "Distrito Diego", similar al que Flores tiene con el Papa Francisco

"A Toresani, Segurola y Habana 4310, séptimo piso", la frase la inmortalizó Diego Armando Maradona en 1995 tras el partido de su vuelta a Boca, contra Colón de Santa Fe. Ya pasaron 26 años de aquel encuentro inolvidable, tras el cual el Diez invitó a pelear a Julio César Toresani, entonces volante del Sabalero, con quien se había cruzado en el campo de juego, primero, y los micrófonos, después. 

El edificio, ubicado en pleno corazón de Devoto, se volvió un ícono del barrio y, tras la muerte del astro, su valor se tornó incalculable para los fanáticos, que no dudaron en rebautizar a ese rincón de la Ciudad como la "esquina Diego Maradona". 

Más allá de lo simbólico, la legendaria "Habana y Segurola" también se revalorizó en lo material. En estos días, salió a la venta uno de los departamentos del edificio. Su precio es de u$s 680.000, "un valor más elevado que el promedio de la zona, por la historia que tiene su edificio y quién lo habitó", reconoce la inmobiliaria que lo comercializa.

A mediados de los '90, la familia Maradona tenía dos departamentos en la calle Habana 4310: uno en el segundo piso y el más recordado, en el séptimo. En él vivía Diego con Claudia Villafañe y sus dos hijas. Luego, se convirtió en el  famoso "museo de Diego", donde se atesoran las camisetas y trofeos que Maradona coleccionó durante su carrera.

El hall de recepción del edificio de Devoto

Ahora, sale a la venta un piso en la tercera planta. "El departamento es igual al séptimo piso, donde vivía Maradona", explica la inmobiliaria que, hace cuatro meses, tiene en venta la unidad.

Se trata de un piso de cinco ambientes, con un total de 400 metros cuadrados (m2) de superficie total, con 300.000 cubiertos. Tiene entrada principal por palier privado y entrada de servicio. Su living tiene piso de pinotea y está rodeado de balcón corrido en todos sus frentes.

La unidad tiene cocina comedor con isla central, un toilette de recepción, tres dormitorios en suite con una master suite principal con vestidor, sauna, hidromasaje y ducha finlandesa, y una cochera cubierta doble.

En aquel partido hace más de 25 años, el edificio pasó a convertirse en un emblema para los fanáticos de Maradona. Boca igualaba 0-0 con Colón cuando una dura entrada de Claudio "El Pájaro" Caniggia sobre Dante Unali, lateral izquierdo de los santafesinos, desató la bronca de los jugadores de Colón.

La cocina del departamento que hoy está a la venta

Toresani discutió con Maradona y la escena terminó con varias amarillas. Pero no todo finalizó ahí. Tras el partido, el jugador de Colón le declaró a la prensa: "A mí, me echó Maradona. Quisiera tenerlo en frente a ver si me dice las cosas como me dijo que después del partido me iba a agarrar".

Era el primer partido de Maradona con la camiseta de Boca después de 14 años. Y, también, su vuelta oficial a las canchas, tras la suspensión de 15 meses que le aplicó la FIFA por el dóping positivo en el Mundial de 1994. A la noche, Maradona celebraba el evento con una cena, en la que también participaban Charly García y el "Zorrito" Fabián Quintiero. Fútbol de Primera, clásico televisivo de los domingos, transmitió en vivo y fue en una salida para el programa en la que, consultado por la declaración de Toresani, replicó: "A Toresani le dije en la cancha que yo vivo en Segurola y Habana 4310, séptimo piso".

Dos años después, serían compañeros en Boca. "Pensar que lo quise pelear y hoy lo lloro", expresó el Diego en sus redes, cuando el "Huevo" se suicidó, en abril de 2019. 

Maradona, desde el balcón de su piso, celebrando la Intercontinental que Boca le ganó al Real Madrid

Pese al valor histórico, todavía no hubo quien se le anime. "No hay interesados concretos por el momento. Pero tiene que ver con la situación económica y la realidad del mercado inmobiliario. El inmueble salió publicado con un precio por encima del promedio, por el plus de tratase del edificio donde vivió Maradona", explican desde Alejandro Ale Propiedades, la inmobiliaria que lo comercializa.

"Tenemos pensado en retasar el departamento en los próximos días para acomodar el valor a la baja", explican. En promedio, la propiedad tiene un valor un 15% por encima de lo que indica el mercado.

Tras la muerte de Maradona, los vecinos hicieron un homenaje en la esquina donde vivió durante años

El barrio

Según Reporte Inmobiliarioel valor del m2 en Villa Devoto para inmuebles usados es de u$s 1805. "Hoy toda la zona de Devoto, que es un barrio residencial, resiste su valor a la baja. Principalmente, porque hay mucha demanda de casas con espacios verdes y piletas. Es una zona muy tranquila", explica Daniel Bryn, de Invertir Real Estate.

Y es que al fenómeno de la pandemia y la búsqueda de espacios verdes se sumó en el último año la mística que dejó la muerte de Maradona.

"Deberían hacer un distrito Maradona. Hay una zona con mucho potencial. Lo mismo pasó con la zona donde vivía Jorge Bergoglio en Flores, que se resignificó luego de que fue elegido como Papa", agrega.

Hoy, la zona se considera como un barrio de pertenencia. "Generalmente quienes viven ahí buscan mudarse por la misma zona o comprarle un inmueble a sus hijos", concluye Bryn.

"La situación es compleja, por el presente del sector. Pero se trata de una zona de casas residenciales, en donde los departamentos con edificios bajos ganan protagonismo, sobre todo, para los más jóvenes", explica Rubén Jakim, dueño de una inmobiliaria referente de la zona.

El índice de Zonaprop resalta que el valor del m2 a estrenar en Devoto tiene un promedio de u$s 2600, aunque puede llegar hasta los u$s 3000. "Es una zona buscada por sus espacios verdes", reconoce Jakim. Y claro que, para los fanáticos maradonianos, el barrio tiene un plus.

Los departamentos usados se consiguen a un precio promedio de u$s 2400 el m2, apenas poco menos que los a estrenar. "Son muchos los clientes que consultan por la zona cercana a donde vivía Diego. Claramente, puede transformarse en un polo turístico en el corto plazo", agrega Bryn.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios