Costanera sur: cómo será el nuevo barrio de 71 hectáreas

Costa Urbana se realizará en la ex Ciudad deportiva de Boca Juniors. Tendrá un gran parque con vista al río y edificios de 140 metros de altura.


La Ciudad de Buenos Aires está a un paso de contar con un nuevo barrio. A partir de la media sanción por parte de la Legislatura Porteña del convenio urbanístico entre el Grupo IRSA y el Gobierno de la Ciudad, la desarrolladora IRSA está a un paso de comenzar con el demorado plan de urbanización del predio de 71 hectáreas de la Costanera Sur.

Aunque aún falta una audiencia pública, que asegura un fuerte debate y mucho argumento en contra, y un segundo tratamiento de la misma legislatura, todo parece encaminarse para que Horacio Rodríguez Larreta pueda dar finalmente el puntapié inicial para la construcción de este complejo urbanísticos con edificios de 45 pisos en lo que otrora era la Ciudad Deportiva de Boca Juniors.

Avanza el megaproyecto de IRSA en Costanera Sur: tuvo media sanción de la Legislatura

Promocionado por IRSA como "Costa Urbana", y popularizado como Puerto Madero II, tuvo numerosas idas y vueltas durante muchos años, en un contrapunto entre ambientalistas y desarrollistas que aún no culrminó.

Cómo quedará la Ciudad

El proyecto tuvo varios cambios a través del tiempo. Pero si todo marcha como los desarrolladores y el gobierno porteño quieren, la ciudad contará con un moderno barrio cuyo diseño pertenece al estudio de arquitectura McCormack y Asoc.

La idea general de Costa Urbana es la de devolver a la ciudad de Buenos Aires la visibilidad del río, algo que perdió desde hace muchos años.

Más allá de la inversión prometida de más de u$s 250 millones y los miles de puestos de trabajo que generaría, el nuevo barrio contará con un mix de edificios de vivienda, de oficinas y servicios y mucho espacio verde para toda la ciudad. Este último, un aspecto clave, que fue lo que destrabó la aprobación en la legislatura.

El plano que los arquitectos presentaron muestra una división del espacio, que contiene una especie de península que se adentra en el río, en dos mitades bien diferenciadas. La parte norte, más cercana al centro porteño, será un gran parque público. La parte sur, que mirará al río y al polo petroquímico de Dock Sud, estará destinada a los edificios.

El plano general muestra la especie de península que penetra en el río.

En el centro del gran parque, que tendrá alrededor de 2000 metros de largo, habrá una laguna natural con una isla en el centro.

Elsztain, de IRSA, anunció proyecto inmobiliario de u$s 1800 millones en la ex Ciudad Deportiva de Boca

Sólo en algunas zonas, cercanas a la isla Demarchi, se prevé la construcción de edificios de hasta 45 pisos y 145 metros de altura, siempre rodeados de construcciones más bajas y fuera de la órbita del parque público. El resto de las construcciones no superará los 10 pisos.

La propuesta general es que todo el complejo sea permeable al uso público y favorezca el desplazamiento de los peatones.

Costa Urbana contará con 71,61 hectáreas, de las que habrá 24 destinadas a viviendas y comercios, con 9000 m2 de edificios.
Los desarrolladores esperan unos 15.000 residentes y cerca de 6000 viviendas.

Una de las críticas que seguramente se escucharán en las audiencias es que hasta el momento las autoridades no presentaron ningún estudio de impacto ambiental. Tampoco hay evaluaciones sobre los riesgos que implica la cercanía a la central térmica Enel Generación Costanera.

Un poco de historia

Todo comenzó en 1964 cuando el Congreso Nacional autorizó al Poder Ejecutivo a donarle al Club Boca Juniors una fracción de 40 hectáreas ganadas al río, que más tarde se ampliarían a 70, producto del relleno realizado luego de años con la idea de construir un estadio para 140.000 personas, su sede social, y demás instalaciones deportivas.

Pero la obra nunca se inició y el pliego indicaba un plazo de 10 años para hacer la obra, luego del cual la propiedad sería traspasada al municipio. Sin embargo, el intendente de la dictadura Osvaldo Cacciatore le dio al club la posesión legal de la totalidad del predio.

En 1992, con un decreto de Carlos Menen que le dio al club la potestad de venta, el predio pasó a manos del grupo Santa María del Plata a cambio de u$s 22 millones en 1992. La sociedad, encabezada por el constructor Juan Gerlach y el arquitecto Diego Peralta Ramos organizó un concurso para definir un masterplan que ganaron los estudios Hampton Rivoira y Alcheh con Garay González y Magariños. Allí se planificó construir una villa olímpica para los Juegos Olímpicos 2004.

Pero, en 1997 los terrenos pasaron a manos de IRSA por u$s 51,5 millones. En 2001, la urbanización de "Santa María del Plata" logró la aprobación de la ordenanza 45.665 y un proyecto que planificaba un total de 715 mil m2.

Proyecto original llamado Solares de Santa María

El desarrollador cedía en ese proyecto ocho hectáreas parquizadas sobre la Costanera para uso público.

La crisis de 2001 congeló la idea y el asentamiento Rodrigo Bueno trabó más aún las cosas. Luego hubo varios intentos por reflotar el proyecto en 2004 y 2007.

Ya en 2010, IRSA firmó el primero de seis acuerdos con el Gobierno de la Ciudad para lograr un cambio de los usos permitidos del suelo y avanzar con su proyecto, que pasó a llamarse "Solares de Santa María". La oposición del kirchnerismo en el poder y de varios colectivos de arquitectos y urbanistas, impidió el avance.

Hubo que esperar hasta este 2021 pandémico para que el proyecto, que cede mucho más espacio verde a la ciudad, un 67%, tuviera eco en la legislatura.

La urbanización de 237.904 m2 propone la ampliación de los usos permitidos para abarcar viviendas, comercios, oficinas y hoteles. Además, lleva el plano límite a 98,4 metros. 

PROYECTO COSTA URBANA EN NÚMEROS:

  • Superficie del terreno: 716.180 m2. Delimitado por el Río de la Plata, Av. España y la futura prolongación de Av. Costanera
  • Inversión cercana a los u$s 1800 millones.
  • Más del 65% del terreno cedido para espacios públicos
  • 35 hectáreas de parque público
  • 10.000 puestos de trabajo directos durante la construcción
  • 2.000 metros lineales de paseo peatonal como elemento integrador
  • 4,2 km de paseo costero para bicicletas
  • 6.000 unidades de vivienda y 15.000 residentes
  • Usos de la urbanización: "mixtura de usos 4", según la nomenclatura del GCBA. Permite equilibrio y diversidad del proyecto (vivienda, oficinas, comercios, espacios públicos, salud, entretenimiento)

Tags relacionados

Comentarios

  • FJDA

    Francisco Javier de Amorrortu

    21/08/21

    ¿Por dónde empezar a plantear el origen de nuestros despistes? Sin duda, por nuestra ignorancia, nuestras penurias, nuestras necesidades, ambiciones o como quieran llamarse las participantes de este listado. De todas maneras, en algún momento deberemos recapacitar sobre los anticipos legales que hemos violado y sobre las respuestas científicas que nos han acercado solución, a un costo mayor que el de la violación, con consecuencias que ya permiten redactar este apocalipsis de la reina del Plata, por completo ajena de la asfixia terminal que en 20 años nadie ignorará pesan sobre sus aguas.
    11 años de causas judiciales en CSJN pesan sobre las 3 grandes cuencas que la atraviesan con flujos ordinarios soberanamente muertos, sobre las torpezas de la ampliación de puerto de Buenos Aires afectando a muerte la captura de aguas de AySA, sobre la bestialidad de los vuelcos de 4,3 millones de m3 diarios de efluentes por emisarios con el eje de sus bocas difusoras cruzadas a 90º de las dinámicas del estuario, sobre la ceguera de los vuelcos de barros dragados al Sur del Km 26 del canal de acceso, sobre las emisiones de las petroquímicas, tanto las del Dock Sud, como las de Campana que se vierten por emisario desde hace más de 50 años en el cercano frente deltario, sobre todos los arroyos entubados sin otras energías para sus vómitos y ?limpiezas?, que las de los eventos máximos.
    Si todas estas calamidades ocurrieran en un cuerpo de agua con dinámicas ordinarias generosas, nos quedaría la ilusión de un cuerpo receptor dispuesto a obrar milagros.
    Pero los 120 kms2 que median entre el frente deltario y Punta Lara, entre el Emilio Mitre y las riberas urbanas, solo contaban hace 20 años con una profundidad promedio de tan solo 80 centímetros. Las velocidades de sus flujos en descenso ya eran hace 50 años inferiores a 0,45 nudos/hora, sin olvidar las mayores energías en ascenso de las mareas. Los vuelcos de barros dragados al Sur del Km 26 por casi un cuarto de siglo ya le han puesto el cerrojo a esas dinámicas, que solo esperan el empujón final de los vuelcos de 4,3 millones de m3 diarios de efluentes por emisarios para condenaarnos. Entonces, ni el milagro de la ceguera los absolverá de tomar conciencia de la suma de atropellos criminales que han venido sumando por más de 60 años. La idílica santa María del Plata será la gran espectadora de este apocalipsis y sus torres las más beneficiadas con los perfumes de la muerte: de las aguas y de las criaturas, que ya no sabrán cómo más mentir.

    1
    0
    Responder