A un año de su muerte

Cómo será el "distrito Maradona" en Devoto

Inmobiliarias y desarrolladores impulsan un recorrido por el barrio para atraer a turistas y fanáticos del astro. Cuáles serán los puntos que buscan resaltar

 A un año de la muerte de Diego Maradona, no hay dudas que todo lo que pasó por sus manos se convirtió en una verdadera reliquia. El barrio donde el jugador pasó gran parte de su vida, y donde todavía hoy vive parte de su familia, podría convertirse en un distrito turistico. ¿De qué se trata?

Las inmobiliaras y desarrolladoras de la zona impulsan un distrito maradoniano en donde ciertos puntos se conviertan en lugares estrategicos para atraer a los fanáticos y para darle un plus a uno de los barrios residenciales más exclusivos de la Capital.

La famosa esquina de Segurola y Habana se rebautizó pocos días después de la muerte de Diego. Los vecinos, renombraron la intersección con los nombres de "César Toresani y Diego Maradona".

Y es que "el Diez" inmortalizó la frase "A Toresani, Segurola y Habana 4310, séptimo piso", en 1995 tras el partido de su vuelta a Boca, contra Colón de Santa Fe. En aquel encuentro inolvidable, Maradona invitó a pelear a Julio César Toresani, entonces volante del Sabalero, con quien se había cruzado en el campo de juego y luego fuera de la cancha.

Hoy uno de los departamentos del famoso edificio donde vivió Maradona junto a su familia está en venta. Y a pesar de la fama del hogar, no consigue comprador.

A mediados de los '90, la familia Maradona tenía dos departamentos en la calle Habana 4310: uno en el segundo piso y el más recordado, en el séptimo. En él vivía Diego con Claudia Villafañe y sus dos hijas. Luego, se convirtió en el famoso "museo de Diego", donde se atesoran las camisetas y trofeos que Maradona coleccionó durante su carrera.

El piso que hoy está a la venta es el tercero, con igual distribución a donde vivía Diego. Tiene cinco ambientes, con un total de 400 metros cuadrados (m2) de superficie total, con 300.000 cubiertos. Su precio inicial era de u$s 680.000, dos meses después su valor de publicación bajó a u$s 670.000, pero aún no consigue comprador.

Este sería uno de los puntos más importantes del distrito. "Es una esquina legendaria, tiene gran potencial. Lo mismo pasó con la zona donde vivía Jorge Bergoglio en Flores, que se resignificó luego de que fue elegido como Papa", asegura Daniel Bryn fundador de Invertir Real Estate.

Damián Manusovich, uno de los fundadores de MMCV, desarrolladora con sede en el barrio de Devoto, había asegurado que estaban trabajando en un monumento para Maradona con la aspiración de armar un distrito en el barrio.

"Diego tiene mucha historia en este barrio, desde la famosa esquina de Segurola y La Habana, pasando por la casa de sus padres en Cantilo. De hecho, hoy, parte de su familia sigue viviendo acá, como su hermano Lalo", cuenta Manusovich.

Para los especialistas ese sería el segundo punto a destacar en el barrio. La casa de Cantilo 4452 fue la primera vivienda que el jugador compró en Devoto para sus padres en el '80. De hecho los vecinos recuerdan que en 1986 luego de que Maradona levantara la copa del Mundo en México decenas de vecinos se acercaron al chalet para festejar con la familia.

El próximo 19 de diciembre la casona, hoy desocupada y vacía, se subastará junto a otros objetos del astro.

"Sería muy lindo hacer un distrito maradoniano, como una especie de homenaje a Diego. En el barrio, se lo quiere mucho. Devoto tendrá una huella eterna con Maradona", finaliza Manusovich, ex jugador de fútbol, hoy empresario.

Parte de la familia Maradona aún vive en el barrio. El jugador compró una casa en Pareja, a la altura de la Plaza Arenales donde hoy funciona la inmobiliaria "Maradona Propiedades", de uno de sus hermanos.También compró una casa en Nazarre y Benito Juárez. Y otra en Bahía Blanca y Mosconi para familiares.

Bares, restaurantes y clásicos del barrio

No solo las casas son parte de los recuerdos del Diego en Devoto, sino decenas de anecdotas del jugador en los clásicos cafes y restaurantes del barrio.

La clásica pizzería El Fortín lo tuvo en varias oportunidades a Maradona como comensal, aunque no pasaba desapercibido y muchas veces se retiraba por la cantidad de gente que pedía sacarse fotos y le impedía comer.

El restaurante Viñetas Porteñas, también era un clásico del Diez. Ubicado en Beiró al 3300. De hecho, los vecinos cuentan que en ese lugar se organizó la última cena para el plantel de la Selección, antes de viajar a México.

Oportunidad: precios de inmuebles con caídas históricas. Dónde y en qué convierte invertir

También solía visitar junto a su familia el club del barrio General La Madrid en donde alquilaba canchas de futbol para jugar con sus amigos, también futbolistas.

¿Qué falta para convertirse en distrito?

"Para hacerlo hay que hacerlo con contundencia generando distintas vivencias que te liguen a la evocacion del idolo. Sino va a funcionar tibiamente y en funcion de la inversion de publicidad que vayas haciendo", asegura José Rozados fundador de Reporte Inmobiliario.

Sueñan, los inmobiliarios, que Devoto pueda seguir creciendo como polo para nuevos desarrollos ambicios y también podrá convertirse en un sitio turistico, gracias a Maradona.

"Lo más importante es darle contenido tematico para que haya interes en ir a la zona, con el sello Maradona, no podrá fallar", finaliza.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios