Precios 60% más bajos

Real Estate: después de tres años parado, vuelve a venderse el Palacio Roccatagliata

El proyecto inmobiliario está ubicado en la esquina de Roosevelt y Avenida Balbín. Se ofrecen unidades por u$s 1800 el m2. Buscan atraer a los inversores del blanqueo de capitales

Pasó una década desde que se empezó a avanzar en un proyecto ambicioso, un complejo de torres de lujo en medio de un palacio histórico de 1900. El desarrollo en el barrio de Coghlan enfrentó juicios, amparos, estuvo más de tres años paralizada y ahora atraviesa una pandemia. Pero nada parece detenerlo; el Palacio Roccatagliata vuelve a la cancha, tras haber reanudado su obra, comenzó ahora la etapa preventa con precios hasta un 60% más barato que el promedio en la zona.

"El lunes pasado empezamos a comercializar el producto entre nuestros clientes, la verdad que con muy buena recepción porque se trata de un emprendimiento de lujo con un diferencial enorme", sostuvo al Cronista Comercial, Leandro Korn, director de Korn Propiedades, responsable de la comercialización.

El emprendimiento ya cuenta con el 50% del total vendido y ahora sale al mercado con precios agresivos y competitivos en la zona. "En lo que respecta al primero, segundo y hasta tercer piso estamos ofreciendo las unidades por entre u$s 1800 y u$s 1900 el m2, son valores realmente muy buenos para la zona", reconoce Korn.

En el corazón de la obra se encuentra el palacio de 1900

Según los datos de Zonaprop el m2 en pozo en el barrio de Coglhan tiene un valor promedio de u$s 2900, es decir que se buscan comercializar un 60% más barato que sus competidores. "Vamos a ofrecer financiación y facilidades de pago", agregó el especialista. "El resto de las unidades, las que tienen una vista privilegiada, entrarán al mercado a u$s 2500 el m2 siempre con la posibilidad de negociación", remarcó.

Sobre la calle Roosevelt al 3100, en la esquina de la Av. Balbín, el arquitecto Francisco Gianotti, famoso por haber ideado El Molino, un café emblemático frente al Congreso Nacional, construyó a principio de 1900 un palacio para la familia Roccatagliata, nunca imaginó su futuro 100 años después.

Hoy la estructura de la casa antigua se mantiene y es el corazón del mega proyecto que contempla viviendas de 1 a 4 ambientes, de 40 m2 a 150 m2 y locales comerciales con una superficie total de 45.000 m² construidos.

En total son 300 viviendas que se distribuyen en dos torres, una de 28 pisos y otro menor de 13 pisos. Cuenta también con un módulo de 7 pisos destinado a oficinas. Además se destacan más de 2000 metros con espacios de amenities que van desde una piscina climatizada hasta un área de oficinas y una cava.

La mayor de las torres contará con 28 pisos

La decisión de comercializar el proyecto ahora, que está en un 40% en su etapa de construcción, responde a la reglamentación, hace solo una semana del blanqueo de capitales para la construcción.

"Estamos desarrollando una de las mejores y atractivas torres de la ciudad. Avanzando a paso firme, y buscando ser el elegidos por aquellos inversores que busquen entrar a buenos valores y aprovechando este periodo de venta a generado por el sinceramiento de capitales", sostuvo Guido Wainstein, presidente de la desarrolladora KWZ que lleva adelante la construcción del Palacio Roccatagliata.

se pondrá en valor la antigua casona 

Conflicto judicial

Hoy el complejo de edificios está en pleno desarrollo, sin postergaciones, desde la desarrolladora calculan que dentro de 27 meses se hará entrega de las posesiones. "La parte judicial que demoró la obra está totalmente resuelta, con el fallo favorable para la desarrolladora y para el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Como siempre expusimos, siempre todo estuvo en regla", remarcó Wainstein.

El principal inconveniente se dio en torno de la casona, que hoy se presenta como el diferencial del desarrollo. Para las asociaciones vecinales, la parcela de 3500 m2 es parte del patrimonio histórico de la Capital ya que alberga una casona de principio de 1900. 

En 2013, un grupo de vecinos logró que la Legislatura porteña aprobara una ley, que le otorgó resguardo a la Villa Roccatagliata. Sin embargo, la norma habla del edificio y no al resto del predio.

En el inicio de obra en 2013. Los amparos y la judicialización demoró su construcción

Pero desde la constructora siempre aseguraron que los permisos fueron otorgados por el gobierno porteño y los planos fueron habilitados en los plazos correspondientes. Además ellos se asegurarían de poner en valor la antigua casona.

Durante tres años la obra estuvo paralizada por una decisión de la justicia pero en noviembre del 2019 el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad (TSJ) rechazó la medida en contra del avance del megaproyecto y dejó firme su sentencia en la que avaló la continuidad de los trabajos, que por la pandemia pudieron retomarse en el segundo semestre del 2020.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios