Informe privado

Las oficinas de Buenos Aires fueron las que menos afectó la pandemia en la región

El valor de alquiler, medido en dólares, fue de u$s 27,4, el más caro de América del Sur. Uno de los factores que lo sostuvo fue la escasez de oferta, según relevó Cushman & Wakefield

El mercado de oficinas premium de Buenos Aires fue el menos afectado en América del Sur por la pandemia y el precio del alquiler medido en dólares sigue siendo el más alto de la región, según un informe elaborado por Cushman & Wakefield, consultora global de servicios inmobiliarios corporativos.

"En un contexto en el que el mercado inmobiliario de América del Sur se vio alterado por los efectos de la pandemia de Covid-19 sobre la economía, Buenos Aires fue la ciudad menos afectada de la región", indicó el relevamiento.

"Al ser un mercado históricamente subofertado, los efectos de la crisis fueron más leves; el precio del alquiler medido en dólares oficiales sigue siendo el más alto de la región", indicó.

El mes pasado, otra consultora de real estate, CBRE, también había resaltado el valor que las oficinas porteñas habían conservado en la comparación regional.

Según el trabajo de Cushman & Wakefield, el precio pedido de la renta de oficinas premium medido en dólares en Buenos Aires se mantuvo, prácticamente, sin cambios en el último año.

El promedio para el segundo semestre de 2020 fue de u$s 27,4 mensuales por metro cuadrado (m2). Le siguen, en orden decreciente, Santiago de Chile (u$s 23,1), Bogotá (u$s 20,9), San Pablo (u$s 19,9), Río de Janeiro (u$s 17,6) y Lima (u$s 16,3).

"El aumento de la desocupación a lo largo del año se produjo en edificios premium que mantuvieron el precio pedido promedio en la mayoría de los submercados", señaló Lucas Desalvo, gerente de Investigación de la compañía.

La mayor vacancia corresponde a Río de Janeiro, donde alcanza al 33%; mientras que, en Buenos Aires, donde el mercado terminó con una demanda más activa tras haberse visto afectado mayoritariamente por las restricciones de la pandemia, la tasa de vacancia cerró en 12,7 por ciento.

"La creciente vacancia contribuyó a una extensión en el margen de negociación y flexibilidad en el precio de cierre. Esto, sumado a la entrega de espacios en mejores condiciones que no implican inversiones considerables para ocuparlos, fueron los puntos clave para las transacciones del año", analizó José Viñas, director de Brokerage de la compañía.

Santiago, por su parte, culminó 2020 con menor dinamismo ante la menor demanda de alquileres y reducción de espacio de empresas que comenzaron a hacer teletrabajo, y la tasa de vacancia fue de 6,03%, con un crecimiento de 29% respecto del semestre anterior.

En Bogotá, ingresaron al mercado algunos edificios que estaban en construcción, elevando la vacancia a 13,6%; Lima experimentó un alza interanual del 5,3% para cerrar en 16,3%; y San Pablo, por una disminución en la ocupación, tuvo también un leve incremento hasta 19,6 por ciento.

En cuanto a lo que viene, la superficie actual en construcción de Buenos Aires incrementaría el inventario de oficinas clase A en un 14% y se espera que, durante este año, se entregue más del 70% del total de esa superficie, aunque podría haber retrasos por los protocolos Covid-19.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios