El Cronista Comercial
LUNES 22/07/2019

Vino: tras la caída de 2018, esperan que este año crezca la exportación

En los últimos meses, repuntaron las ventas pero no lograron compensar las bajas previas. Si bien hay expectativas de mejora en el exterior en 2019, persiste cautela

Pese al repunte de los últimos meses, las bodegas cerraron 2018 con una caída en la exportación de vino en volumen, por tercer año consecutivo. Las expectativas son mejores para 2019, en virtud de un tipo de cambio favorable, tras la devaluación.

En diciembre, se exportaron 146.566 hectolitros (hl) de vino fraccionado, apenas un 0,4% más que en igual mes de 2017. Así, el año cerró con una caída de 2,7%, a 1,86 millones de hl, según informó el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV). Si bien aún no están disponibles los datos de la facturación hasta diciembre, se estima que logró terminar 2018 con una alza interanual, cercano al 1,5% y unos u$s 822 millones FOB en total, con vino a granel incluido.

“En 2017, el resultado fue más negativo. A mitad de 2018, la caída de exportaciones en volumen era de un 6%. Pero, luego, se fue reduciendo”, destacó Carlos Tizio, presidente del INV.

Los productos que más crecieron fueron el vino a granel y el mosto (jugo de uva), ambos, commodities. Sus ventas fueron impulsadas por una mayor vendimia local en 2018 (tras dos escasas) y una baja cosecha europea, que le permitió al país ocupar esos espacios. Luego, se sumó además la devaluación del peso, que los abarató a nivel global. Así, la exportación de vino a granel creció 184,1% interanual en volumen, a 888.866 hectolitros en 2018. Cabe aclarar que se compara con 2017, de bajas ventas al haber poco vino, tras dos vendimias escasas.También, creció 72% la venta de mosto, a 105.993 toneladas, según el INV.

En cuanto al vino fraccionado (de valor agregado), en el sector, esperan un 2019 mejor, si bien es prematuro para saber cómo incidirán ciertas variables, como el tipo de cambio. “La tendencia es creciente. Hay mercados interesantes por desarrollar, como los asiáticos, y otros competitivos, como el británico y el de los Estados Unidos, que podrían mejorar, gracias al tipo de cambio. Pero, también, al haber un precio bajo de la materia prima y un alto stock de vino”, explicó Tizio.

En tanto, Sergio Villanueva, gerente de la Unión Vitivinícola (UVA), explicó que ve 2019 “con expectativas en exportación, aunque sin ser muy optimista. Somos cautos. Hay temas estructurales por ver. Competimos con países que tienen libre comercio. Nuestras barreras son más altas. En años electorales, el tipo de cambio suele atrasarse”, explicó. “No hay una explosión de las exportaciones. Esperábamos que 2018 terminara mejor, pero afectó la baja a la mitad de los reintegros y el impuesto de $ 3 por dólar exportado. Ambos, en la práctica, implica de 8% a 9% de impuesto”, agregó Villanueva.

“Sería bueno negociar acuerdos internacionales. Son clave para acceder a mercados a buen precio. Hay que ver qué decide (Jair) Bolsonaro sobre el Mercosur”, comentó Villanueva. “Ahora, el vino es más competitivo, pero las bodegas no se atreven a ganar mercado bajando el precio, porque el costo luego cambia y el dólar puede retrasarse. Y, una vez que se baja, no puede subirse después”, explicó Villanueva.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo