El Cronista Comercial
LUNES 20/05/2019

Tras inversión de L Catterton Susana Balbo Wines apunta al consumidor de lujo

Con la llegada del fondo la firma busca consolidar su posición en el mercado nipón. Es la segunda bodega argentina a la que apuesta el grupo inversor, en diciembre había sellado una alianza con Luigi Bosca.

Tras inversión de L Catterton Susana Balbo Wines apunta al consumidor de lujo

La bodega mendocina que lleva el nombre de su fundadora, Susana Balbo Wines, es la segunda empresa del sector en recibir desembolsos del fondo L Catterton, cuyo accionista principal es LVMH (Louis Vuitton Moët Hennessy). Así, con nuevo socio la empresa, dedicada principalmente a la exportación apuntará a "consolidar su crecimiento en todo el mundo". Actualmente la bodega concentra sus envíos en pocos mercados: los Estados Unidos, Inglaterra, Canadá, Brasil y, en menor medida, Japón.

Con esta alianza, espera poder consolidar su posición en el mercado nipón e incrementar la presencia en otros países de América latina. 

Según se indicó, el desembarco del fondo de inversión no producirá cambios en la dirección de la compañía, que con ingresos en 2018 de u$s 12 millones, quedará en manos de Susana Balbo y su equipo. El monto del acuerdo no fue revelado por el momento.

"Nosotros tenemos un plan estratégico a cinco años. Cuando Catterton se acercó lo vimos como una buena oportunidad para llegar al consumidor de productos de lujo. Es una buena incorporación para nosotros, que llega justo cuando acababan de salir unos socios que teníamos desde 2009". destacó Susana Balbo, dueña de la bodega.

La bodega produce las marcas Crios, BenMarco, Susana Balbo Signature y Nosotros, y son exportados a 36 mercados en 33 países y se ubica entre los principales 15 exportadores de vino de la Argentina. Sus vinos se posicionan con uno de los precios promedios más altos de la industria.  

Según destacó Balbo, tener un socio como Catterton ayuda en la proyección de la compañía: "Catterton consolida la idea de empresa que nosotros queremos: un negocio familiar orientado a la calidad de los productos".

Pese a la caída generalizada que tuvo el sector vitivinícola en 2018, la bodega pudo crecer un 9% en volumen. Esto se debió, en gran medida, a que exportan el 96% de su producción. Para este año, explicó la empresaria, prevé un crecimiento del 10% en las ventas al exterior.

"Somos muy prudentes por la situación de la Argentina. El dólar tuvo una devaluación muy fuerte, pero la inflación se va comiendo poco a poco la ventaja competitiva que eso produjo. A esto se le suma la enorme presión fiscal que tenemos los productores", aseguró.  

Balbo fue la primera enóloga del país y es una de las winemakers más reconocidas de la Argentina. Además, el año pasado estuvo a cargo de la presidencia del W20, un grupo dentro del G-20 comprometido en promover la equidad de género en las 20 economías líderes del mundo.

En diciembre L. Catterton ya había sellado una alianza con la bodega Luigi Bosca, de la familia Arizu. Además, el fondo ya estaba presente en la Argentina, en las marcas de ropa Rapsodia, Caro Cuore y Baby Cottons. Su principal accionista, el Holding LVMH, además controla a las bodegas Chandon y Terrazas de los Andes. 

"La asociación con Catterton no está relacionado con la que habían hecho con Arizu. El fondo no tiene comportamiento de corporación y busca que cada empresa se desarrolle de manera independiente. Son distintos emprendedores que no se mezclan", destacó la enóloga.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo