El Cronista Comercial
SÁBADO 20/07/2019

Repunta la venta de caballos de polo y silla argentino, aun con dificultades

Tasas en dólares, altos costos, requisitos y honorarios de los profesionales envueltos en las transacciones generaron complejidades en un sector que vuelve a reactivarse.

Reconocidos en el mundo entero, los caballos argentinos vuelven a repuntar en el comercio intrnacional tras un año difícil. Aunque el mercado de cada raza es muy diferente -cerca del 90% de las exportaciones corresponden a caballos de Polo- complejidades en su cría y comercialización estancaron el sector.

Andrés Rosemberg, Presidente de la Asociación Argentina de Fomento Equino (referente de Silla Argentino) explicó que “Aproximadamente el 50% de los caballos Silla Argentino nacidos e inscriptos son exportados. Una parte se exporta a los dos o tres años de edad pero todos siguen exportándose a medida que van avanzando en su entrenamiento y desarrollo competitivo". Agregó que América latina y Centroamérica son los principales compradores, seguido por Estados Unidos pero que los elige con mayor entrenamiento.

El comprador europeo en este caso, es más difícil de seducir. "Europa gana por costos internos, de exportación y disponibilidad", señaló Rosemberg, y explicó que por otro lado, "las exportaciones se ven restringidas al haber menos vuelos directos, dado que se encarece el traslado".

Gustavo Aguerre, Presidente de la Asociación Criadores de Caballos Criollos, dijo que con “Respecto al comercio internacional de esta raza, en 2009 y 2017 el mercado representaba cifras inferiores al 12% del total de animales comercializados, por lo que no tiene gran impacto. Solo se venden animales de gran calidad y muy puntuales, o en algunos casos amantes de genética argentina compran algún lote numeroso (de entre 10 a 15) de yeguas para replicar nuestra sangre en algún país vecino".

Aún así, Aguerre agrega que "en los últimos dos años, las tasas en dólares de impuestos, costos, requisitos y honorarios de los profesionales envueltos en las transacciones generaron una gran caída del intercambio internacional, puesto que dichos valores, en la mayoría de los casos, igualan o supera el valor de los animales".

Aguerre detalla además que "la actividad interna, también se ve afectada por la suba del valor de los insumos, fletes y costos de los requisitos básicos sanitarios. Dichos aumentos no se ven reflejados en aumentos del valor de los animales. Las ventas de la Raza Criolla subieron exponencialmente en los últimos 10 años. Entre 2008 y 2017, las cantidades de animales comercializados en remates públicos se incrementaban entre un 20 y 30% por año y los valores aumentaron hasta lograr valores 5 veces más altos que al inicio del periodo en estudio".

La tecnología también sirvió para el repunte del mercado. "Las nuevas herramientas de comercialización, como las páginas web y en la actualidad los remates virtuales en vivo o grabados y las redes sociales, lograron un impacto en todo el país, y sumaron muchos criadores y usuarios a la actividad. El acceso a los catálogos, la comunicación directa con los criadores y el trabajo de las firmas martilleras con sus representantes zonales, colaboró sin dudas a este gran crecimiento".

En los dos últimos años, la actividad marcó una desaceleración en el aumento anual de los precios (los valores son similares a 2015/2016) pero no en la cantidad de animales comercializados respecto al año anterior. 

El la misma línea, Santiago Ballester, Presidente de la Asociación Argentina Criadores de Caballos de Polo, comentó que “hay una baja en la exportación de caballos de Polo pero gracias a Adolfo Cambiaso, como referente de la raza Polo, se produjo una reactivación en el exterior". La explicación que dio es que Desde 2015 es mejor la exportación por la reducción de aranceles y el año pasado vendimos 1700 caballos. Además, se generó trabajo en la cadena de valor del polo, dando trabajo a por ejemplo aspirantes a polistas y petiseros”.

Ballester afirmó que “Las instituciones estamos reuniéndonos y trabajando conjuntamente para conseguir una ley que nos proporcione estadísticas y nos permita unificar en todo el país la política sanitaria y el registro de caballos. Necesitamos apoyo para fomentar la industria equina en el país”.

Hasta el martes 2 de abril, el sector se reúne en la 15° edición de Nuestros Caballos, en el pabellón azul de La Rural.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo