El Cronista Comercial

Punto final para una de las empresas más poderosas de América latina: Odebrecht pedirá la quiebra

Ante la presión de sus acreedores, el holding brasileño inició un proceso que podría convertirse en la quiebra corporativa más grande en la historia de la región

Punto final para una de las empresas más poderosas de América latina: Odebrecht pedirá la quiebra

Cinco años después de iniciada la investigación por el caso Lava Jato, el holding Odebrecht SA pidió el concurso de acreedores en Brasil. En los últimos meses, la compañía venía soportando la creciente presión de sus acreedores, que ven cómo la no puede recuperarse del escándalo de corrupción que involucró a varios países de América latina.

En un comunicado, la empresa afirmó que la "protección por bancarrota" era la mejor forma de concluir con su reestructuración de deuda cuando los acreedores buscar incautar los activos comprometidos como garantía para préstamos impagos.

 
La reestructuración de deuda no incluye al productor petroquímico Braskem SA, a la filial de azúcar y etanol Atvos Agroindustrial Participacoes SA, a la unidad de construcción Odebrecht Engenharia e Construcao (OEC), a la petrolera Ocyan, la naviera Enseada, a Odebrecht Transport o homebuilder Incorporadora OR. 

Los principales acreedores del conglomerado son los prestamistas estatales Banco do Brasil, Caixa Econômica Federal y BNDES, así como los privados Banco Bradesco SA, Itaú Unibanco Holding SA y Banco Santander Brasil SA

El grupo fue asesorado por la compañía de reestructuración financiera RK Partners y la firma de abogados E. Munhoz Advogados. 

Así, la empresa intentará proteger parte de los u$s 20.500 millones de deuda, garantías y préstamos entre compañías de un grupo de acreedores, que incluye a bancos brasileños y titulares de bonos extranjeros.

Esta será la quiebra corporativa más grande de América latina, por encima de los u$s 19.000 millones de deuda que la compañía de telecomunicaciones Oi SA tenía en 2016. 

Con más de u$s 100 millones, Radisson abrirá dos hoteles de alta gama en Buenos Aires

La cadena, que fue adquirida en 2018 por el gigante grupo chino Jin Jiang, abrirá dos establecimientos de alta gama con un socio local. Así, desembarcará finalmente en la Argentina. Busca, además, cerrar aperturas en Córdoba y Rosario, entre otras ciudades.

El holding, que pretendía restructurar cerca de 5000 millones de reales (u$s 1300 millones) de su propia deuda. Sin embargo, a principios de este mes la unidad de etanol del grupo solicitó la protección por bancarrota, lo que hizo colapsar las conversaciones con LyondellBasell Industries NV sobre la unidad petroquímica Braskem.

Según indicó el diario económico brasileño Valor, la compañía todavía estaba trabajando con sus asesores financieros y legales en el formato de la presentación judicial.

Odebrecht viene luchando para recuperarse de las consecuencias de la investigación de corrupción por el escándalo del Lava Jato en Brasil, la investigación judicial encabezada por el entonces juez y ahora ministro de Justicia de Brasil, Sergio Moro.

El entramado de corrupción tuvo a la compañía como protagonista no solo en Brasil, sino en prácticamente todos países de la región. Desde que se inició la causa en 2014 se cortó el acceso de Odebrecht a los grandes proyectos de infraestructura financiados por los distintos Estados y se encarceló a sus principales ejecutivos. 

En los últimos cinco años, Odebrecht pagó millones en multas en otros países latinoamericanos y vio cómo disminuyó drásticamente el número de proyectos en los que trabajaba. Esto no hizo más que agravar la crisis de efectivo de la compañía y aumentar el riesgo para sus acreedores.

Así, el precio de los bonos emitidos por Odebrecht comenzó a caer. Algunos de ellos hoy se cotizan a unos 6 centavos por dólar.

En febrero, la Caixa Economica Federal ejecutó las garantías de tenencia en el estadio de fútbol Arena Corinthians, lo que provocó un incumplimiento de pago.  En total, el conglomerado debe alrededor de 6000 millones de reales a Caixa, así como a un fondo administrado por el banco, y esta deuda no tiene garantía, dijeron tres fuentes a Bloomberg.

El 4 de junio cerraron las conversaciones para la venta de la participación controlante de Odebrecht en Braskem, considerada como una reliquia para el conglomerado. El acuerdo habría traído una inyección de efectivo muy necesaria para el grupo. 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo