El Cronista Comercial

Filial de McCain empieza a pagar el costo de las retenciones y puso un ojo en Brasil

La compañía de origen canadiense señala que, con el regreso de este impuesto en septiembre pasado, perdió alrededor de u$s 17 millones.

Filial de McCain empieza a pagar el costo de las retenciones y puso un ojo en Brasil

Las condiciones del mercado argentino provocan que algunas compañías reconsideren sus proyectos. Ese es el caso de la canadiense McCain que optó por priorizar inversiones en Brasil por sobre la Argentina. Desde la compañía especializada en productos congelados aseguran que el regreso de las retenciones minó la rentabilidad de la filial local, que es una de las principales proveedoras de productos para el resto de las subsidiarias de la región.

Pronto comenzará la construcción de la primera fábrica de la firma en territorio brasileño. La misma estará ubicada en Araxá, en el estado de Minas Gerais, demandará una inversión de u$s 100 millones y estaría operativa para la primera mitad de 2021. Si bien es el principal mercado de McCain en América latina – 35% de la facturación regional -, Brasil dependía, hasta ahora, de las importaciones que llegaban desde McCain Argentina. “Se podría montar esa línea en la Argentina, pero por las condiciones no se puede”, señalan fuentes cercanas a la empresa, en diálogo con El Cronista.

Las exportaciones representan una gran parte del negocio de la compañía en el país. De todo lo que produce en la planta ubicada en Balcarce, alrededor del 70% es enviado al exterior, con un gran protagonismo de Brasil. “El negocio está creciendo doble dígito en el mundo, pero hay que mejorar la capacidad de producción porque se pierde competitividad no solo en Argentina sino también en Brasil”, explican. En la filial local de McCain explican que, desde el anuncio del retorno de las retenciones en septiembre pasado, perdieron cerca de u$s 17 millones.

El negocio del holding fundado por los hermanos Wallace y Harrison McCain se compone de dos partes: el retail, con la venta directa de productos embolsados en puntos comerciales; y las licitaciones para proveer de papas prefritas congeladas a cadenas de comida rápida y diversos locales gastronómicos. En Argentina la primera unidad representa un 15% del negocio, mientras que el 85% se lo lleva el segmento ‘fuera del hogar’. Para describir la realidad del mercado argentino, ejemplifican: “Hubo casos en los que la filial holandesa de McCain ganó un bid grande en Chile, cuando por un tema de logística debería haberlo ganado la Argentina”.

Paladini volverá al mercado chino en agosto con un envío de 200 toneladas

La alimenticia confirmó que en agosto concretará su regreso al mercado chino con un primer embarque de 200 toneladas de carne porcina. Internacionalizar la marca se convirtió en uno de los grandes pilares de la estrategia de crecimiento de la firma santafesina, que ya invirtió más de $ 200 millones en los últimos cinco años en materia de investigación y desarrollo y comercialización.

Para la fábrica balcarceña desembolsarán u$s 50 millones para la construcción de un almacén congelado de gran escala y la instalación de tecnología para fabricar productos de alto valor agregado. El objetivo, apuntan, será mejorar la eficiencia en el establecimiento para poder absorber el crecimiento del mercado sin perder con la reducción de exportaciones a Brasil. “Producir más volumen en menos tiempo”, resumen. La Argentina representa un 15% de la facturación de McCain en América latina, el 50% se lo dividen los demás países sudamericanos, México, Centroamérica y el Caribe.

A esto se le suma una inversión de $ 120 millones que había llevado a cabo en 2014 para ampliar la capacidad de su planta. La fábrica tiene una capacidad de producción de 250.000 toneladas por año, aunque el volumen actual es de 210.000 toneladas. El 90% de las exportaciones corresponden a Brasil, el resto se reparten entre Chile, Bolivia, Paraguay, Perú y Uruguay. Este año, la firma prevé que el negocio latinoamericano crezca un 7%, casi el doble de la perspectiva a nivel global, que es de entre el 3 y 4%.

“Hay espacio para crecer porque muchos restaurantes todavía siguen comprando papas y friéndolas, que es un proceso más caro, además que la papa procesada fríe más rápido y es, por lo tanto, más eficiente”, apuntan. Actualmente, McCain compra el 15% de la papa que se produce en la provincia de Buenos Aires.

Según datos del Ministerio de Agroindustria de la Provincia de Buenos Aires, la superficie sembrada de papa en el país para la actual campaña es de 35.000 hectáreas, un 10% más que en la temporada 2017/2018. Entre Balcarce y Tandil, concentran el 43%, es decir, unas 14.000 hectáreas.

El rubro de las papas congeladas se encuentra en pleno movimiento. Este año se inauguró en Mendoza la planta de la estadounidense Simplot con una inversión de u$s 140 millones. La operación local estará a cargo de Fabio Calcaterra y estiman que el 80% de su facturación provendrá de las exportaciones. En tanto, Alimentos Modernos – antes operaba con el nombre de la holandesa Farm Frites -, ahora en manos del empresario Ignacio Noel, prevé levantar la persiana de su nueva fábrica en el parque industrial de Mar del Plata para el primer trimestre de 2020 con un desembolso de u$s 100 millones.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo