El Cronista Comercial

El desdén de los inversores por las petroleras genera gangas

Las operadoras independientes de baja capitalización están protagonizando distintas ofertas de adquisición.

Este año, comenzó con una ráfaga de actividad de take-overs en el sector de empresas de gas y petróleo de baja capitalización en el Reino Unido. El reciente interés en Amerisur Resources, empresa listada en la Bolsa de Londres, sugiere que esta tendencia continuará.

En enero, Faroe Petroleum, cuyos activos están focalizados en la parte noruega del Mar Norte, sucumbió a un take-over de 640 millones de libras (u$s 770 millones) por parte de DNO, una empresa oriunda, precisamente, de ese país escandinavo.

Esta operación fue rápidamente seguida por un deal de 408 millones de libras (unos u$s 490 millones al tipo de cambio actual) por Ohir Energy, una petrolera con su actividad centrada en el sudeste de Asia. La oferente fue Medco Energi, una compañía de Indonesia.

Las empresas target de estas operaciones parecen tener pocos puntos en común en lo que refiere al perfil de sus activos. No obstante, hubo un denominador coincidente en las transacciones: el oportunismo fue el tema decisorio, según Stephane Foucaud, analista de GMP FirstEnergy.

Con los precios del petróleo relativamente "sólidos", las llamadas petroleras independientes están generando niveles decentes de efectivo, explicó el analista.

Pero hay una "completa falta de apetito" de parte de inversores generales para apoyar a los productores más pequeños listados en los mercados debido al cambio climático y las políticas de governance ambiental y social (ESG, por su sigla en inglés), agregó Foucaud.

No obstante, "todavía hay muchas compras de gangas por hacer", particularmente, en la medida que los compradores puedan financiar sus apuestas, de amplia forma, con deuda y el efectivo que genera la propia empresa target.

Amerisur Resources, cuyos activos están basados, principalmente, en Colombia, anunció un reciente interés de terceros e informó que podría iniciar una revisión estratégica, en búsqueda de opciones que incluyen una posible venta de la compañía.

Unos días más tarde, Maurel & Prom (M&P), empresa listada en el índice Euronext, de Francia, admitió que hizo una aproximación a Amerisur en julio, acerca de un posible take-over por u$s 257 millones, entre lo ofrecido en efectivo y en acciones.

El directorio de Amerisur dijo que la propuesta de u$s 17 por acción "no estaba en el nivel, ni en la forma, que meritara mayor consideración", y que mantuvo un "número de conversaciones" con contrapartes que expresaron interés en participar en un proceso formal de venta.

Amerisur produjo un promedio de 5537 barriles de petróleo diarios a fines de junio. Habrá perforado 10 pozos este año, predominantemente, en la cuenca de Llanos, ubicada en la región centro de Colombia, donde se produce la mayoría del petróleo del país sudamericano y donde los descubrimientos pueden ser desarrollados en forma rápida y barata.

Analistas de RBC Capital Markets especularon que Geopark, compañía listada en Nueva York y que tiene activos cercanos a los de Amerisur en la cuenca de Llanos, podría estar entre los "más creíbles" candidatos por cualquier oferta posible por la compañía. Las acciones de Amerisur, que se comercializaban a un precio de 14,12 libras un año atrás, ahora, subieron a 18.

Una empresa que tuvo un año difícil fue Independent Oil & Gas. La compañía se encontró inmersa en el escándalo alrededor de London Capital & Finance (LCF), la colapsada firma de inversiones británica que impulsó los no regulados "mini bonos".

IOG debe cerca de 38 millones de libras (u$s 46 millones), incluyendo intereses a un tercero, London Oil & Gas, que fue el principal suscriptor de LCF y, en sí misma, también resultó afectada.

IOG posee activos de gas en el sur británico del Mar del Norte, a los que quiere desarrollar en dos fases. Pero necesita efectivo para hacerlo. En marzo, rechazó un acercamiento de 26,6 millones de libras (u$s 32 millones), todo en efectivo, de parte de su rival, la productora RockRose, que cotiza en Londres. Alegó que la propuesta, materialmente, subvaloraba a la compañía.

La semana pasada, reveló qué es lo que estaba manteniendo bajo reserva: un deal de hasta 185 millones de libras (u$s 223 millones) con una empresa de energía que pertenece a Berkshire Hathaway, de Warren Buffett, por el 50% de sus activos en el sur del Mar del Norte.

Las acciones de IOG ganaron más de 26% desde el 25 de julio, el día antes de que el deal fuera anuinciado. Pero perdieron 30% en el último año.

RockRose, tal vez, no tenga éxito en comprar IOG. Pero sus acciones, en las últimas semanas, volvieron a venderse en la Bolsa de Londres, después de su compra de las mayores subsidiarias en el Mar del Norte de la estadounidense Marathon Oil. El deal más que duplicará su producción este año, a 24.000 barriles diarios de petróleo equivalente. Pero esta readmisión perdió ligeramente brillo cuando se supo la noticia de que un socio en uno de los campos del Mar del Norte que había adquirido de Marathon estaba tratando de sacar a RockRose como operador, una función que implica las responsabilidad de toda la gestión y la toma de decisiones.

RockRose dijo en un comunicado que Taga, listada en Abu Dhabi, uno de sus socios en el área de Brae, había recibido una noficicación para sacar a Marathon Oil como operador del activo antes de que se completara el acuerdo. Pero cualquier cambio requeriría la aprobación regulatoria.

Observadores veteranos del Mar del Norte describieron el movimiento como inusual. "RockRose continúa discutiendo la propuesta, que se espera que se haga efectiva antes del 1º de julio de 2020, con sus socios, en un esfuerzo para establecer la mejor manera para el activo, el plantel y el joint-venture", agregó el grupo.

A pesar de eso, las acciones se movieron más del doble desde su readmisión, el 24 de julio pasado.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo