El Cronista Comercial

Efecto G20: cerezas argentinas llegarían este mes a China

Juan Valdez y Victoria's Secret avanzan con cautela en Argentina tras la devaluación

La firma del protocolo sanitario entre la Argentina y China abrió la puerta que las cerezas locales puedan llegar a ese mercado. Desde la Cámara Argentina de Productores de Cerezas Integrados (Capci), aventuran que, este mes, podría realizarse el primer embarque. Sin embargo, algunos empresarios del sector apuntan que, recién, podría ser una operación rentable a largo plazo.

Las negociaciones comenzaron en 2012 y, recién, se rubricaron durante la visita oficial del presidente chino, Xi Jinping, en el marco de la Cumbre de Líderes del G20. “Estamos trabajando para que se concrete esta misma temporada el primer embarque. Ya se cursó una autorización”, afirmó Aníbal Caminiti, titular de Capci. La temporada de cerezas, recién, finaliza en febrero, con las últimas producciones deSanta Cruz.

Según Capci, la Argentina exporta alrededor de la mitad de las 13.000 toneladas anuales de cerezas que produce (el 90%, en la Patagonia). En los últimos cinco años, las ventas al exterior crecieron un 242%, en volumen, y, en 2017, significaron un ingreso de u$s 17,7 millones FOB.

“Posiblemente, no se gane con China en el primer año. Pero hay que desarrollar el mercado. Nuestra debilidad es la falta de acuerdos de libre comercio. Para mandar cerezas, cargamos con un arancel del 10% mientras que otros no tienen”, puntualizó Adolfo Storni, director de Cerezas Argentinas, que produce 3 millones de kilos al año.

Hoy, Chile es uno de los principales exportadores a China. El año pasado, envió casi un 70% de las 102.000 toneladas que importó ese mercado. “Que Chile se haya abocado tanto a ese destino nos dejó otras opciones interesantes”, resalta Gerardo Salvadó, gerente comercial de Ceco. El 30% de las exportaciones argentinas durante el 2017 fue a los Estados Unidos y el 24,5%, a Hong Kong.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo