Con escasas obras de calidad, faltó atractivo en las ventas de Londres

En marzo del año pasado, las ventas contemporáneas de Sotheby's, Christie's y Phillips fueron de u$s 478 millones. En marzo de este año, lo vendido fueron u$s 300 millones y una baja del 39% en lo recaudado. Las obras de alta calidad eran escasas y veremos qué pasa en mayo en Nueva York con este segmento del mercado, que es el más importante y además el que más ha subido en la última década. En estas seis subastas vendieron el 90% de lo ofrecido y también es cierto que no habían obras que pudieran lograr grandes cifras y el valor agregado de una colección importante tampoco se presentaba, salvo la venta de las obras del músico británico Georges Michael que aportó u$s 15 millones en ventas. Todo era para obras de caridad, como dejó establecido el artista cuando falleció en el 2016, con tan sólo 53 años.

Sotheby's vendió u$s 123 millones y su mayor precio fue un típico Jean-Michel Basquiat en u$s11 millones. La obra había sido adquirida en remate en 1988, cuando aún vivía el artista, en la suma de u$s 28.000, es decir que se valorizó 400 veces en 30 años, y sin duda es una de las mejores inversiones que se han realizado en el mercado.

Por un típico Richter abstracto se lograron u$s 9 millones y un gigantesco desnudo de la artista inglesa Jane Saville (49), de casi 4 metros de alto, se vendió en los u$s 7 millones que se esperaban. Recordar que una de sus obras se vendió hace seis meses en u$s 12 millones.

Phillips vendió u$s 48 millones con el mismo éxito que Sotheby's, con la particularidad que su mayor precio fue un realista Georges Richter de 1964, que había sido vendido hace dos años en u$s 24 millones. Su comprador chino jamás lo pagó, y juicio mediante salió a la venta nuevamente y ahora se vendió en u$s 20,4 millones.

Su anterior propietario, Paul Allen, uno de los fundadores de Microsoft, recibió antes de fallecer los u$s 24 millones que tenía garantizados. Los compradores chinos son bravos al momento de pagar y hay varias historias de impagos y juicios de por medio, por lo tanto ahora han estipulado nuevas normas para poder pujar por los lotes más cotizados.

Christie's vendió u$s 126 millones y el lote estrella fue la obra realizada hace 50 años por David Hockney (82) y que muestra dos amigos en un ambiente como detenidos en el tiempo. La obra mide 2x3 metros y es muy representativa de este genial británico que es hoy la gran figura del arte internacional. En 1992 el dueño de esta pintura pagó por ella u$s 1,1 millones y ahora se vendió en u$s 50 millones.

Otro de los artistas estrella es el joven rumano Adrian Ghenie (42), hay lista de espera por sus obras en las galerías que lo representan y una de sus obras alcanzó los u$s 3,5 millones en esta subasta, para muchos su obra y su estilo recuerdan a Francis Bacon.

De Lucio Fontana se presentó una tela en blanco con 4 tajos y se vendió en u$s 3 millones, confirmando que también es uno de los grandes elegidos del mercado. Con gran alegría vi la venta de tres estupendas obras de Nicolas de Staël (1914-1955), un artista poco conocido que solamente trabajó 14 años y realizó unas 1000 pinturas. Era hijo de un militar de los zares rusos y nació en San Petesburgo pero con la revolución rusa vivió en Bruselas y en París. Se nacionalizó francés, fue gran amigo de Braque y es típica su pintura espesa y cargada. Su pintura es cercana a la abstracción y pocas son las obras suyas que aparecen en el mercado. Tres de gran calidad se vendieron en impresionantes precios, una en u$s 6 millones, otra en u$s 4 millones y otra en u$s 3 millones.

Traten de ver sus obras en internet y descubrirán a un gran artista. En fin, por un lado se vendió el 90% y en precios lógicos. Los vendedores que tiene obras importantes no confían ni en el Brexit, ni en el clima económico y prefieren desensillar hasta que aclare. Alerta que veremos cómo se comporta en dos meses el mercado contemporáneo.

Compartí tus comentarios