Imagen

Polémica: ¿Volkswagen cambia de nombre en los Estados Unidos?

Un comunicado del fabricante alemán anunció que en el país del norte la marca será Voltswagen, para hacer un guiño al futuro eléctrico de la compañía. Pero fuentes citadas por la agencia Reuters aseguran que se trata sólo de una estrategia de marketing

¿Guiño al futuro o sólo una estrategia más de marketing? Volkswagen Group anunció este martes que cambiará su nombre comercial a "Voltswagen of America'' en los Estados Unidos, conforme avanza su producción de autos eléctricos en ese país. El argumento es que, en 2030, la automotriz prevé que los vehículos sustentables representen la mitad de sus ventas en ese mercado. Sin embargo, tres fuentes cercanas a la firma, citadas por la agencia de noticias Reuters, aseguraron horas más tardes que VW no cambiará el nombre de su marca y que sólo se trata de un golpe de efecto marketinero. La polémica está servida.

Según el comunicado oficial de la automotriz, la nueva denominación entrará en vigencia en mayo. "Más que un cambio de nombre, 'Voltswagen' es una declaración pública de la inversión futura de la compañía en movilidad eléctrica", señaló el texto. 

"Por definición, los voltios son las unidades derivadas del potencial eléctrico entre dos puntos. El nuevo nombre simboliza el impulso de avance altamente cargado que Voltswagen ha puesto en movimiento, con el objetivo de trasladar a todas las personas de un punto a otro con vehículos eléctricos", explicó el comunicado.

Royal Enfield arranca la preventa de un modelo de edición limitada en su nuevo canal 

"La modificación podría interpretarse como el cambio de una letra (la K por la T), pero no es superficial. No se altera nuestro compromiso de fabricar los mejores vehículos para todos los conductores y las personas en todas partes del mundo", expresó Scott Keogh, presidente y director ejecutivo de Voltswagen of America, que también incluye a las marcas Audi, Bentley, Bugatti y Lamborghini en esa región. 

De acuerdo a Keogh, en este camino hacia un futuro verde, el objetivo es fabricar "vehículos eléctricos para millones, no sólo para millonarios". "El cambio significa un guiño a nuestro pasado, entendido como el automóvil de la gente, y nuestra firme creencia de que nuestro futuro está en crear el automóvil eléctrico de la sociedad".

Sin embargo, las tres fuentes citadas por Reuters niegan de plano el cambio de denominación. "Es un truco de marketing destinado a llamar la atención sobre los planes de vehículos eléctricos de la compañía", dijeron en voz baja.

Según el plan revelado por las fuentes, se trata de un anuncio falso para atraer la cobertura masiva de los medios, algo que se develerá mañana cuando aseguren que no fue en serio el cambio de nombre.

El comunicado de VW dice otra cosa. En su nueva imagen, que se aplicará en todos los canales de comunicación -publicidad, plataformas digitales y redes sociales- la compañía preservará elementos del legado de Volkswagen, conservando su icónico color VW Dark Blue para distinguir los vehículos a gasolina y el famoso Light Blue para diferenciar la nueva etapa, centrada en los autos eléctricos. 

Así será la nueva imagen

"El tono de Voltswagen tendrá un hilo conductor constante en las comunicaciones de la marca en lo referente a su creciente flota eléctrica. En el transcurso de los próximos meses, se verá la transición en todos los puntos de contacto con el consumidor. Trabajamos para que el traspaso sea claro, coherente y fluido", indicó Keogh.

En línea con este propósito, en los Estados Unidos, ya se encuentra a la venta la nueva SUV eléctrica ID.4, el primer SUV de largo alcance, totalmente eléctrico y de cero emisiones, que la compañía comercializa en el país. Su plan es lanzar al mercado más modelos similares.

Pese al cambio, sólo una pequeña fracción de las ID.4 que circulen por las carreteras estadounidenses llevarán el nombre "Voltswagen''. Aunque la intención es llegar al 2030 con el 50% de las ventas provenientes de unidades eléctricas, en el futuro cercano, la mayoría provendrán de autos que funcionan con gasolina, que seguirán luciendo el antiguo logo. 

La SUV eléctrica ID.4 ya se vende en EE.UU.

No obstante, el nuevo nombre se colocará, de forma progresiva, como una insignia exterior en todos los modelos, al igual que en las propiedades y las concesionarias de Voltswagen en los Estados Unidos.

Con la introducción de la plataforma "Drive Bigger" en 2019, la empresa comunicó una visión a largo plazo de luchar por "un propósito superior", más allá del interés propio, para "ser parte de algo más grande". Ese mismo año, se suscribió a las regulaciones de ahorro de combustible propuestas por el estado de California, que tiene como objetivo imponer estándares de dióxido de carbono más estrictos, en un esfuerzo por ayudar a combatir el cambio climático.

Además, el grupo fue el primer fabricante de automóviles en apoyar los objetivos del Acuerdo Climático de París, con una meta que se propuso adicional: reducir un 30% la huella de carbono de la compañía para 2025 y alcanzar la neutralidad neta en 2050. 

Así, aspira a vender 1 millón de vehículos eléctricos en todo el mundo para 2025, con más de 70 modelos eléctricos entre todas las marcas que integran el grupo VW para 2029.

El escándalo por el fraude estalló en 2015

Según informaron fuentes cercanas a la empresa a medios estadounidenses, con esta jugada, la automotriz, además, intenta despegarse de un escándalo que la involucró, por un fraude en la medición de emisiones de sus vehículos.

Desde entonces, el grupo intentó limpiar su imagen después de que las autoridades estadounidenses descubrieron en septiembre de 2015 que sus vehículos de diesel hacían "trampa" en las pruebas de emisiones.

La compañía admitió que casi 600.000 autos tenían instalado un software diseñado para cambiar los resultados de las pruebas de emisiones contaminantes de motores diesel. Los vehículos activaban los controles durante las pruebas de la Agencia de Protección Ambiental, y luego los apagaban para su uso en las calles. 

Volkswagen se declaró culpable en 2017 y accedió a pagar cerca de u$s 29.000 millones en sanciones civiles y penales. El escándalo le costó además daños a su reputación, del que se sobrepuso rápidamente.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios