Busca ganar tiempo

Vicentin: las tres razones que frenan la venta a Molinos Agro, Glencore y ACA

Esas tres empresas encontraron 'contingencias' para ingresar como accionistas, por lo que la cerealera pidió a la Justicia la extensión del período de exclusividad para hacer una propuesta de pago a los acreedores, mientras sigue buscando inversores. Cuáles son

La venta de Vicentin se trabó y la cerealera le solicitó a la Justicia extender los plazos concursales para presentar una oferta de pago a sus más de 1700 acreedores, mientras gana tiempo para convencer a los interesados en ingresar como accionistas y continúa buscando posibles inversores.

El pedido se explica, en buena medida, debido a que las compañías interesadas en convertirse como socias encontraron 'contingencias' y desistieron, por el momento, de invertir en la cerealera. Ahora, en cambio, solo evalúan cerrar acuerdos de fasón.

A mediados de mayo, la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), Molinos Agro -la empresa de agronegocios del grupo Perez Companc- y Viterra -firma que forma parte del gigante suizo Glencore, antes denominada Oleaginosa Moreno Hermanos- expusieron conjuntamente su interés de manera no vinculante para participar en el análisis de una posible transacción.

Garbarino: empleados presionan con más protestas para que reabran locales

La idea original de este pool de firmas era quedarse con una parte mayoritaria de las acciones, entre el 51% y el 90%. Así, la familia fundadora conservaría menos de la mitad. 

Pero varias cuestiones desalientan la entrada de la tríada a Vicentin. Entre ellas, escollos impositivos, como la causa por la emisión de facturas apócrifas que le inició la Administración de Ingresos Federales (AFIP), y operativos, como la suspensión del Banco Central (BCRA) para liquidar divisas y la imposibilidad que decretó la Aduana de cursar nuevos embarques de mercadería. Además, prevén excluir del acuerdo el costo de las contingencias extra, como los gastos asociados al concurso.

"Los potenciales interesados comunicaron que detectaron contingencias que estiman, en algunos casos, de relevancia. A ese respecto, los equipos gerenciales de la Sociedad y sus asesores manifiestan guardar diferencias. Dado que existen esas diferencias de criterio, se encuentran manteniendo las conversaciones propias, a los efectos de clarificar las cuestiones que así lo requieran, y, eventualmente, alcanzar un consenso sobre la materia", sostiene el escrito presentado al interventor Andrés Shocron, que lleva la firma de Omar Scarel, presidente del directorio de Vicentin.

"Solo analizan la posiblidad de presentar una eventual propuesta que implique comprometer un flujo de fondos a través de la contratación, a largo o mediano plazo, de la capacidad de industrialización de ciertos activos, no considerando, en este momento, el ingreso al capital accionario", continúa el texto.

Vicentin extiende los tiempos 

No obstante, todavía las empresas no dan por cerrado el tema. Este jueves se realizó una audiencia virtual en la que aclararon que continúan las conversaciones y necesitan más tiempo. Podrían evaluar ingresar al capital en el largo plazo, "tras subsanar los inconvenientes que se presentaron".

Desde el entorno de Vicentin señalaron que el due dilligence, la auditoría que evalúa la potencialidad del negocio, "está muy avanzado y aún no finalizó, porque es un proceso complejo". "La potencial propuesta concursal estará vinculada, en alguna medida, a los términos y condiciones que se acuerden de forma definitiva con los interesados, en el supuesto de que efectúen una oferta, lo cual se encuentra en negociación", ratificaron.

El período de exclusividad con el que cuenta Vicentin para proponer un plan de pago, y así evitar la quiebra, vence el 3 de septiembre, aunque la oferta debe presentarse 20 días hábiles antes. Contrarreloj, solicitó una prórroga hasta el 30 de marzo. Todavía no hubo una definición al respecto, pero desde el ámbito judicial expresaron que resulta "prudente", ya que "los plazos originales no alcanzaron".

Vicentin gana tiempo

En cuanto a las causas que motivaron a Vicentin a pedir la prórroga del período de exclusividad, la compañía esgrimió que la postergación tiene en miras proteger el interés de los acreedores, así como el de la concursada y sus trabajadores, procurando disponer de tiempo para elaborar una propuesta satisfactoria y preservando la continuación de su actividad.

"El contexto presenta una combinación de circunstancias excepcionales que dificultan la tarea de elaborar una propuesta sólidamente sustentada en un plan a futuro realista. Existe incertidumbre sobre la marcha de la economía, por situaciones externas e internas, como los estragos causados por la pandemia y una divisa inestable que afecta el valor de nuestra producción", explicó el abogado de la empresa, Guido Javier Ferullo, en la carta que envió a Fabian Lorenzini, el juez que lleva la causa del concurso.

Las empresas interesadas podrían evaluar ingresar a Vicentin en el largo plazo, tras subsanar los inconvenientes.

A ello se suma que, por las restricciones, "resultó muy difícil, sino imposible, transitar las diferentes ciudades, reunirse con los acreedores y negociar con cada uno posibles acuerdos".

Es por eso que, según Vicentin, la prórroga proveerá "el espacio y las condiciones necesarias para la elaboración de la mejor propuesta posible, para que la misma pueda ser considerada por los acreedores y derive en una mayor adhesión, llevando a una exitosa culminación del proceso concursal". 



Tags relacionados

Compartí tus comentarios