Turismo

Viajes de egresados: esperan que se reanuden en septiembre para no caer en una crisis terminal

Desde el Ministerio de Turismo estiman que podrían rehabilitarse el mes próximo, pero depende de Salud. El sector agoniza sin estudiantes; las ventas se derrumbaron, aún hay viajes pendientes de 2020 y se cortó el sistema de pagos. Necesitan confirmar una fecha ya para mover la rueda y revivir


Pese a la reapertura de un número mayor de actividades, los viajes de egresados siguen estando prohibidos en la Argentina

La actividad enfrenta una grave crisis, con una fuerte caída en las ventas y las expectativas puestas en una posible reactivación de los viajes estudiantiles desde septiembre, fecha que evalúa el Ministerio de Turismo, a cargo de Matías Lammens, pero aún condicionada a la aprobación del Ministerio de Salud.

"Necesitamos que los viajes arranquen en septiembre, como nos comentó Lammens. Le pedimos una fecha para comenzar a reprogamar los viajes que aún no se pudieron concretar, pero todavía no la tenemos", comenta Néstor Denoya, secretario de Ateba, la Asociación de Turismo Estudiantil de Bariloche.

La situación de las empresas que trabajan con el turismo estudiantil es agónica. La suspensión de los viajes en abril pasado, tras el regreso de grupos de estudiantes de México con varios casos positivos de Covid-19 y testeos de PCR falsificados, paralizó al sector también a nivel nacional.

"Si todas las empresas de turismo enfrentan una situación difícil, las que nos dedicamos al segmento estudiantil estamos peor, porque llevamos ya dos años sin poder trabajar. Sólo se recibieron egresados entre diciembre y marzo pasado, luego se volvió a frenar. Y se vende poco y nada, al estar aún prohibidos los viajes", explica Denoya.

Entre diciembre y marzo pasados, unos 26.000 estudiantes fueron a Bariloche para cumplir con el sueño del viaje de egresados, con protocolos y muchas actividades al aire libre, sobre alrededor de 100.000 a 110.000 que estaban previstos antes de la pandemia.

"Un 35% de los viajes contratados para 2020 se cancelaron; ante la incertidumbre, optaron por la devolución", explica Adrián Manzotti, responsable del Área Estudiantil de Faevyt, la federación de agencias de viaje del país.

Y las ventas de las agencias que trabajan con este segmento se derrumbaron. "El año pasado, se vendieron un 35% menos de viajes de egresados a todo el país que en 2019, previstos para realizarse en 2021; y este año, cayeron más de 50% para ir en 2022", precisa Manzotti.

Ahora, esperan que confirmen la fecha de reinicio para que los viajes puedan realizarse y, así, también se impulsen las ventas.

En Bariloche, 30 hoteles trabajan en forma directa con el turismo estudiantil y otros 10 de modo indirecto, cuando la temporada es buena y no alcanzan las plazas disponibles. Se estima que más de 100 empresas y unos 5000 puestos de trabajo de la ciudad rionegrina dependen, en forma directa e indirecta, de este segmento, según Ateba. En todo el país, unas 200 agencias trabajan con turismo estudiantil.

Para el dueño del Hotel Presidente, "en los últimos 100 años los gobiernos sólo se preocuparon por crear más impuestos"

"La expectativa para este año es baja; pero necesitamos comenzar ya en septiembre para que puedan venir los chicos que tenían su viaje pendiente y comenzar ya en 2022 de forma organizada. Si vacunan a los chicos de 12 a 18 años, podría ayudar mucho a la actividad", destaca Denoya

Manzotti, de Faevyt, coincide: "Queremos que se reinicien los viajes para poder volver a trabajar; la actividad no se va a reactivar de un año para el otro; poder ofrecer todos los servicios va a llevar al menos dos años", aclara.

El freno a la actividad implicó, además, que se cortó la cadena de pagos. "Se cayó el sistema, porque cuando los chicos viajaban, ya estaba todo pago. Hubo un corte, se dejó de comprar servicios y hay que arrancar otra vez. A los proveedores se les hace difícil, porque los costos varían mucho y hay costos fijos que amortizar con menos pasajeros", explica Manzotti.

Al respecto, Denoya comenta que "habrá que ver qué sucede con la demanda cuando la actividad se habilite. Sabemos que mucha gente tiene dificultades económicas, la clase media está golpeada, y hay una alta inflación. No sabemos cuánto cobrar de acá a 2023. Si una agencia de turismo pide precio para 2023, es imposible calcularlo. No podemos fijar 50% de 2022 y 50% de 2023 y ofrecer cuotas, porque el precio resulta impagable". "Pero esto no es de ahora. Venimos de cuatro años con alta inflación, de dos gobiernos diferentes, y no tenemos espalda, luego de dos años de no operar", agrega Denoya.

"Para 2023 no se está vendiendo todavía; siempre vendimos de un año al otro, pero a veces a dos, pero se complica porque no hay tarifa cierta ni un piso dónde pararse", coincide Manzotti. 

Hoy, los viajes de egresados a Bariloche para 2022 rondan los $ 120.000 a $ 130.000; a Villa Carlos Paz, para chicos de Primaria, entre $ 60.000 y $ 70.000.

Por el alto valor del dólar, ya no se contratan viajes para el exterior. "Es muy difícil, ya nadie contrata a México, Brasil o Cuba. Los que ya tenían su viaje de egresados contratado afuera podrán viajar cuando el Gobierno lo habilite, porque ya están pagos. Si piden devoluciones es más difícil, porque hay que reclamar a proveedores del exterior. Eso lleva tiempo y es complejo", advierte Manzotti.

Los ejecutivos insisten en la necesidad de confirmar una fecha pronta de reinicio, para que la rueda comience nuevamente a moverse y las empresas puedan, de a poco, salir de la grave situación que atraviesan.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios