Agronegocios

Vicentin busca una quita del 70% en la deuda de su concurso preventivo

La cerealera empezó a presentarle a sus acreedores los lineamientos de su propuesta para pagar sus u$s 1500 millones de pasivo. Ofrece dolarizar créditos y tiene el respaldo de Molinos Agro, ACA y Viterra, que pasarán a tener el 90% de sus acciones. En cuánto y cómo planea saldar lo adeudado

Vicentin busca una quita del 70% en la deuda de su concurso preventivo, que asciende a u$s 1573 millones. De los u$s 485 millones en los que quedaría el pasivo, la cerealera haría un pago de u$s 28 millones el año que viene y cancelaría el resto en 13 cuotas anuales a partir de 2024. Los fondos provendrían del flujo de caja libre que genere la empresa, que seguirá operando gracias a una inyección de u$s 300 millones anuales en capital de trabajo que harían Molinos Agro, ACA y Viterra (ex Glencore). Los "interesados estratégicos", como los llama la actual conducción de la compañía.

"No estamos trabajando en una primera o segunda propuesta, sino en esta. Que tampoco es la propuesta concreta, sino sus lineamientos generales, que trabajamos muy intensamente con los interesados estratégicos y estamos empezando a confrontarla con el mercado", explicó Estanislao Bougain, director titular de Vicentin.

"No les va a gustar a los acreedores. Pero es el dinero que hay. Es una propuesta bastante dura. Sin embargo, también lo es para los accionistas. No sólo perderán el control de la compañía: también, prácticamente, toda su participación en la nueva Vicentin", remarcó, en relación a una futura y eventual capitalización que recibirá la empresa, tras la cual los tres nuevos inversores pasarán a tener el 90% y los actuales accionistas -más de 100 integrantes de la familia fundadora- el 10% restante.

Nadie en la compañía lo dice abiertamente. Pero la alternativa es un escenario peor: el de una quiebra.

"Somos muy conscientes del problema que Vicentin les provocó a nuestros acreedores. Pero los lineamientos están basados en los flujos reales de la compañía. Todo lo que rinde se destinará al repago de la deuda", subrayó Bougain, quien ingresó al directorio de al cerealera en octubre del año pasado. 

"Hemos trabajando en una propuesta que es sustentable. Primero, porque es cumplible: los activos producirán el flujo para poder pagarla. Y, segundo, porque será efectivamente cumplida porque estará garantizada por los interesados estratégicos", aseguró, en diálogo con la prensa luego de las primeras reuniones con acreedores, realizadas a lo largo de este viernes.

Tras declararse en default en diciembre de 2019, Vicentin pidió su concurso preventivo en febrero de 2020. Declaró un pasivo de $ 99.345,26 millones en ese momento. Pocos meses después, Alberto Fernández intentó estatizar la empresa, proceso del que desistió luego de las masivas protestas que la decisión despertó en distintos puntos del país.

Como todavía no es una propuesta formal, la oferta no está presentada en el expediente del concurso. Vicentin y sus futuros inversores le expusieron estos lineamientos a los principales bancos extranjeros, a funcionarios judiciales (interventores y síndico) y a una decena de acreedores granarios, que son los que más peso y representatividad tienen en el pasivo. 

"Iniciamos un proceso de intercambio, en el que nos pedirán mayores precisiones y definiremos cosas", explican. "Cuando vayamos al juzgado, será con una propuesta firme. Y eso es lo que estamos construyendo con los acreedores", remarcó Bougain. En esas charlas, también participaron los "interesados estratégicos".

Todavía faltan presentaciones a los bancos nacionales. Entre ellos, el Nación, uno de los principales acreedores. "No es parte de esta discusión porque tiene un crédito privilegiado, de u$s 225 millones, y una parte minoritaria del quirografario (u$s 70 millones). En este caso, no vota. Pero sí tiene que ser parte de la reestructuración. La negociación con el Nación será individual. Va a acompañar: la nueva Vicentin será una compañía con gobernanza seria, dirigida por nuevos accionistas", confía Bougain.

Plazos

Aunque espera cerrar el proceso antes, Vicentin tiene plazo hasta mediados de diciembre para presentar la propuesta de pago. "Cuando este proceso de intercambio finalice, terminaremos en un documento vinculante y eso se traducirá en la propuesta a presentar en el expediente, con las conformidades necesarias", resaltan. Según la ley concursal, deberá obtener la aceptación de 50 más uno de los acreedores y del 67% del capital verificado. Recién entonces, el juez podrá homologarlo.

"Para hacer esto, necesitamos el visto bueno de los bancos. El intríngulis es que ellos ni los agrarios pueden formar mayorías por sí mismos. Si los bancos apoyan, volvemos con los granarios y podremos terminar de suscribir los contratos definitivos con los interesados estratégicos para presentar una propuesta redona en el expediente, con todas las obligaciones claras", subrayó Bougain.

En el concurso, el juez de Reconquista que lleva la causa, Fabián Lorenzini, mantuvo en dólares la deuda de los acreedores financieros extranjeros con contratos en esa moneda y pesificó el resto, principalmente, a los agrarios. Vicentin plantea dolarizar esos $ 32.108 millones verificados al tipo de cambio del Banco Nación a la fecha del concurso ($ 60,768). Por la cotización actual del dólar, eso amortiguaría la quita al 50% para estos acreedores, explicó Omar Scarel, presidente de la cerealera. "Todo el universo del concurso queda dolarizado", subrayó.

"La deuda total quedaría en u$s 1573 millones, de los que se pagarían u$s 485 millones. Con el pago inicial de u$s 28 millones, cada acreedor recibiría u$s 20.000. Con eso, ya se cancelaría la deuda con cerca de 1000 acreedores, que saldrían del concurso. Y los 696 restantes cobrarían los u$s 457 millones de saldo en 13 años, a partir de 2024", precisó Scarel.

"No estamos en condiciones de mejorar: estamos dando lo que hay", reiterió Bougain.

Molinos Agro, ACA y Viterra aportarán los u$s 300 millones anuales necesarios de capital de trabajo para que la empresa funcione. "Eso hace que la nueva Vicentin, después de esta reestructuración, esté en condiciones de poder cumplir con lo que efectivamente propondrá", subrayaron los ejecutivos. "Si hiciéramos borrón y cuenta nueva, estaríamos frente a una compañía sólida, sustentable y que puede pagar esto. No lo está diciendo sólo Vicentin: lo dicen ACA, Viterra y Molinos", enfatizaron.

En su diálogo con la prensa, remarcaron que nadie -los actuales accionistas ni los futuros- retirará dinero de la empresa antes de pagar la deuda, que se saldará con un flujo libre anual calculado en u$s 35 millones. "La propuesta tendrá el pleno respaldo de los interesados estratégicos. Garantizan el flujo de fondos para poder hacer el pago", indicó Bougain.

Además de aportar los u$s 300 millones anuales de capital de trabajo, ACA, Viterra y Molinos inyectarán fondos para ampliar el capital social de la empresa y recibir, a cambio, el 90% de las acciones de la futura compañía. El cómo, todavía, está en negociación. "De la homologación en adelante, las decisiones pasarán a tomarlas ellos, hayan capitalizado o no. Los accionistas actuals no tendrán ninguna responsabilidad en la conducción de la compañía. Y la inyección de capital se hará cuando los nuevos inversores lo estimen conveniente", explicó el actual management.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios