Es boom en Europa

La marca de vino argentino que más se exporta recibe una inversión de u$s 20 millones

Trivento, de la chilena Concha y Toro, fue la etiqueta elaborada en el país más vendida en todo el mundo durante 2020, según la consultora IWSR. Compró una bodega en Luján de Cuyo el año pasado y ahora apunta a duplicar su capacidad de producción

La bodega mendocina Trivento, del grupo chileno Concha y Toro, cerró 2020 con un alto crecimiento, que le permitió convertirse en la marca de vino argentina más vendida en el mundo, según datos de la consultora global IWSR, en base a datos de canales de retail y online de todos los países.

De acuerdo al informe global, Trivento creció 42% en facturación en los canales de venta en el mundo, hasta alcanzar los u$s 256,2 millones en valores de venta al público (precio de retail), el doble que en 2016.

Trivento Reserve ya era la marca argentina más vendida de Europa. Ahora, en 2020, la bodega logró que Trivento, en todas sus variantes, sea la más vendida del mundo.

Por su crecimiento, basado en un trabajo de promoción e inversión en el exterior, la empresa compró en enero último una bodega en Mayor Drummond, Luján de Cuyo, con 19 millones de litros de capacidad, con la cual duplica su potencial de elaboración, ya que se suma a la que la firma ya tenía en Maipú, también en Mendoza, con 20 millones de capacidad. La nueva bodega será destinada a Trivento Reserve, su marca más vendida.

Entre 2020 y este año, la empresa está desembolsando más de u$s 20 millones entre la nueva bodega, tecnología, maquinarias, reformas y publicidad.

"Como bodega, estamos creciendo un 42% en el exterior. Trivento Reserve empujó nuestras ventas de vino premium desde esa marca hacia arriba", explica Marcos Jofré, CEO de Trivento.

Según el ejecutivo, es el resultado de la inversión en publicidad y promoción hecha en el exterior, especialmente, en el Reino Unido y los Estados Unidos. "Llevamos años. En algunos mercados, como el Reino Unido, la marca logró madurez y está en la mente de los consumidores. Por eso, invertimos fuerte en publicidad de televisión abierta: destinamos más de u$s 2 millones para pautar en Channel 5 en prime time, en el programa "Bake Off", justo durante dos meses de cuarentena estricta. Tuvo mucha visibilidad y eso se vio en los resultados", explicó Jofré.

"En el Reino Unido, no sólo somos la marca argentina más vendida; también, estamos entre los 10 vinos más vendidos de cualquier origen y somos la tercera marca de bebidas con alcohol de mayor crecimiento en 2020, después de Corona y Heineken", destacó el ejecutivo.

Además, la empresa invirtió otros u$s 2 millones en los Estados Unidos, para pautar en televisión, en Discovery Channel, y sponsorear al equipo de fútbol Inter de Miami, creado por el ex futbolista David Beckham y en el que hoy juega el argentino Gonzalo "Pipita" Higuaín.

"En los Estados Unidos, estamos en el mismo proceso, por la madurez de la marca en ese mercado. Y avanzamos en Brasil, donde crecemos también fuerte, pero, en este caso, con publicidad en redes sociales y mensajes más dirigidos a cierto público, no masivo. Este año, vamos a seguir invirtiendo fuerte en los tres mercados, que son nuestros tres principales destinos", comentó Jofré.

Las exportaciones de Trivento crecieron 19% en lo que va de este año. "Venimos muy bien, más que crecemos frente a un año muy bueno. Pero estamos atentos a lo que está pasando con las aperturas de restaurantes y bares en diferentes mercados. Es posible que el consumo de vino en los países caiga a medida que abran los locales gastronómicos. Pero queremos mantener las posiciones. Esperamos cerrar 2021 con un aumento de 20% en volumen", anticipó.

Los planes en la nueva bodega

Pero la empresa cuenta, además, con planes para la bodega adquirida, que le permitirá no sólo tener capacidad suficiente de elaboración, y dejar de tener que utilizar plantas de terceros, sino también convertirla en un centro de atracción para los visitantes enológicos.

El chalet será convertido en un complejo para  atender al turismo

El año pasado, invirtió u$s 9 millones, entre desembolsos productivos en Maipú, donde está su bodega inicial, y la compra de la ex bodega Baldini, en Luján de Cuyo, de la cual tomó posesión en enero, que cuenta, además, con un chalet de estilo en tres hectáreas y 17 hectáreas de viñedos. "Este año, vamos a invertir u$s 12 millones. La mayoría, en la nueva bodega", comentó Jofré.

Esa bodega será destinada casi exclusivamente a Trivento Reserve, su vino estrella más vendido en el mundo. "Como es un vino reserva, con un año de madera y guarda, necesitábamos más espacio de guarda. Al haber crecido tanto, un 50% de un año a otro, necesitábamos una nueva bodega. Queríamos hacerlo en Luján de Cuyo, donde finalmente compramos", contó Jofré.

"La bodega ya está operativa pero, por fuera, no está terminada. Vamos a terminarla, comprar maquinaria y tecnología para ponerla a punto. Además, vamos a remodelar totalmente un chalet de estilo, que está en el predio para abrirlo a visitas", agregó.

"Estamos pensando en un proyecto que no incluya solo gastronomía, sino hospitalidad en general, diferente a las propuestas actuales en Luján de Cuyo. La idea es que sea un centro para el turismo", adelantó el ejecutivo.

Además de Trivento Reserve, en esa bodega -donde la empresa ya elaboró en la pasada vendimia-, producirá vinos orgánicos, a partir de las 17 hectáreas de viñedos del predio. "La bodega de Maipú, en la que también invertimos en equipamientos, será destinada para blancos, rosados y las líneas más altas en tintos, como Trivento Golden, y Eolo", explicó el CEO.

"Con la nueva bodega, ya no necesitamos elaborar con terceros. Y además tenemos posibilidad de aumentar la capacidad en las dos, a futuro", explicó.

En marzo y abril, Trivento elaboró 4 millones de kilos de uva en la nueva bodega. "Estamos invirtiendo en equipos para poder elaborar 8 millones el año próximo. La bodega está operativa. Pero necesita una remodelación exterior, además de tecnología. Esperamos que esté totalmente lista para marzo de 2022", adelantó Jofré.

La empresa apunta, además, a generar un proyecto con la comunidad, social y ambiental; que la bodega esté abierta a la gente de la zona.

Trivento facturó u$s 65 millones en 2020 y prevé cerrar este año con u$s 72 millones en ingresos. Las ventas al mercado interno apenas aportan el 9% de ese dinero, aunque están creciendo un 40% en volumen este año, pero desde una más base chica.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios