Historia de marca

Tres italianos trajeron su negocio de galletitas al país y 100 años después el amor y un asesinato los hicieron virales

Ambrosio, Felipe y Julio Terrabusi fueron los fundadores de una de las etiquetas más icónicas del rubro galletitero y crearon varios clásicos que hoy siguen en los kioscos.

Hay galletitas y dulces que marcan la infancia y luego dejan de comercializarse sin que se le encuentre explicación alguna, ya que formaban parte de la memoria. Sin embargo, hay etiquetas clásicas como Tita, Rhodesia y Manón que aún hoy pueden encontrarse en las góndolas y los kioscos. Todas fueron creadas por Terrabusi, una compañía cuya idea llegó desde Europa y se desarrolló en la Argentina.

La piedra fundacional de la empresa se dio en 1911 sobre la calle que hoy se conoce como Mario Bravo, en el barrio porteño de Almagro. Ahí, los hermanos Ambrosio, Felipe y Julio Terrabusi instalaron una modesta fábrica con 25 empleados en la que elaboraban 5000 kilos de galletas y bizcochos todos los meses de manera artesanal.

Pronto, la lata de productos con el apellido de los hermanos se volvió moneda corriente y fue ganando popularidad. Eso los llevó a mudarse en 1919 a Constitución a un terreno de 25.000 metros cuadrados - en 2004 el inmueble fue adquirido por la Universidad de Buenos Aires.

Según cuentan, el icónico logo de la marca nació a partir de una anécdota de Ambrosio Terrabusi. Él se encontraba en un café durante un día lluvioso cuando vio a una chica con un paraguas colorido caminando con una lata de galletitas Variedad bajo el brazo. Le llamó tanto la atención que lo inspiró a convertirlo en la insignia de sus productos.

El dudoso viral

En la década del 20 lanzaron al mercado las galletitas de agua Express. Treinta años más tarde crearon una rivalidad en los kioscos que hoy en día se mantiene: Tita y Rhodesia. Existen algunos mitos sobre la creación de este dúo de golosinas, con un relato que nació en internet hace más de diez años e incluye infidelidades y asesinatos, sin embargo ninguna de estas versiones está comprobada con veracidad.

Según la historia nacida en las redes, el empresario Edelmiro Carlos Rhodesia estaba casado con Lidia Martínez Terrabusi. Cuando tienen una hija, Rhodesia descubre que su esposa lo engañaba porque la niña era de tez negra y la llamaron Melba - nombre que, aseguran, inspiró al empresario.

Dos años más tarde, padre e hija estaban preparando un postre que consistía en dos galletitas rellenas hechas sándwich con baño de chocolate y Melba pronunció ‘Tita' en lugar de ‘galletita'. Este producto llevó al éxito a Rhodesia y su rival, Bagley, lo asesinó por los celos. Luego la compañía lanzó la golosina con el nombre del empresario en homenaje. En diciembre de 2020, Filo.news explicó porque esta historia es falsa.

Lo cierto es que los primos Carlos Reyes Terrabusi y Gilberto Montagna fueron los encargados de continuar el legado familiar y estuvieron al frente de la compañía durante tres décadas. Ellos fueron los artífices de la construcción de la planta de Pacheco en 1963 que hoy sigue en pie. Además, lanzaron la marca de fideos Don Felipe en homenaje a Felipe Terrabusi, quien solía estar al mando del día a día de la firma.

En 1994 luego de algunos problemas económicos Reyes Terrabusi y Montagna decidieron venderle la compañía a la estadounidense Nabisco, que había llegado en 1981 al país tras fusionarse con Standard International. La multinacional desembolsó US$ 245 millones para quedarse con la galletitera local, que para esa época también se destacaba en el negocio de los alfajores.

Por su parte, Reyes Terrabusi y Montagna se retiraron para dedicarse al negocio agropecuario y la cría de caballos. Fundaron una sociedad llamada Terra Garba, dedicada a la genética equina. Montagna falleció en abril de 2020.

Actualmente, los productos Terrabusi están en manos de Mondelez International, heredera de Kraft Foods que se integró con Nabisco en 2001. 

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios