Mercado automotor

Cobrar en dólares, la opción de los argentinos que le venden sus autos a la mexicana Kavak

La empresa de compra-venta de vehículos usados ya tiene cinco oficinas comerciales y un centro de reacondicionamiento en el país. Su casa matriz recibió una nueva capitalización de u$s 700 millones, lo que más que duplica su valor, a u$s 9000 millones. Cómo sigue su plan local

La empresa mexicana Kavak, dedicada a la compra-venta de autos usados, anunció este miércoles una nueva ronda de inversión, que hizo duplicar su valuación, hasta los u$s 9000 millones. 

Con ese dinero fresco, la firma, que hace poco más de un año absorbió a la start-up local Checkars, ya planea sus próximos pasos en el país, donde hace dos meses anunció una inversión de u$s 20 millones. Tras haber haber decidido que, antes de enero, abrirá un nuevo punto de venta en Rosario, ahora ya empieza a definir en qué otro lugar del país inaugurará el segundo de los locales previstos para 2020 en su plan de expansión.  Además se instala como la única empresa que ofrece dólares a quienes venden sus autos, una opción que, reconocen en la compañía, es la que más prefieren los vendedores.

"El crecimiento es exponencial. En noviembre del año pasado, nos convertimos en el primer unicornio de nuestro sector en América latina. En marzo, la compañía paso a valer u$s 4000 millones, tras cerrar la primera ronda de inversión. Hoy la empresa llega a u$s 9000 millones, tras una inyección de u$s 700 millones", cuenta Jaime Macaya, CEO de Kavak en la Argentina

Por la Ley de Alquileres, los dueños pierden más de dos meses de renta

La ronda que ya está cerrada fue lidera por dos fuertes inversores en start-ups: Tiger Global Management (accionista de Navent, dueño de los portales Zonajobs, Zonaprop y Bumeran) y  General Catalyst.

La mexicana desembarcó en la Argentina en plena pandemia, al fusionarse con Checkars. "En el país, multuplicamos nuestro tamaño por 10 en el último año: pasamos de 60 empleados a 500 profesionales", cuenta Macaya, cuyo objetivo es alcanzar los 1000 profesionales a fin de año.

El crecimiento de la empresa viene acompañado por el momento que atraviesa la venta de autos usados. "En pandemia, la gente necesitó transporte individual. Además, el auto usado es una mejor opción que el 0 kilómetro por los precios y, a su vez, hoy hay menos oferta porque las cadenas de producción de autos nuevos se rompieron", resume.

Desde su llegada a la Argentina, en agosto de 2020, Kavak abrió cinco oficinas comerciales entre la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano. Planea abrir un nuevo punto de venta antes de fin de año en Rosario, Santa Fe,  y un segundo local cuya locación, todavía, no está definida.

"En Tigre, construimos la fábrica de reacondicionamiento de autos más grandes de la Argentina. Ya contamos con 17.000 metros cuadrados. Hoy tenemos 1500 autos de inventario", enumera.

En 2019, llegó a vender 1000 autos al mes. En 2020, la cifra subió a 2500, a pesar de la pandemia. Este año, ya están cerca de los 8000, asegura.  

La marca tiene fuerte presencia en los shoppings. "En un año, armamos las sucursales en Abasto, DOT, en Carrefour de San Martín, Paseo Alcorta y en el shopping Al Oeste", describe Macaya.

"En la Argentina, estaba prevista una inversión de u$s 10 millones en el primer año. Pero, por el crecimiento que tuvimos, duplicamos el presupuesto", señala.

La empresa mexicana, que opera en Brasil y la Argentina, busca nuevos rumbos. "Queremos expandirnos y llegar a los mercado emergentes: Asia, Europa del Este. Todavía no sabemos a que país. Pero sí que será fuera de América latina", indica.

Cómo funciona

Todo el inventario con el que cuenta Kavak es propio. Pasó de 400 vehículos en enero a 1500 en la actualidad. "Compramos el auto, en dólares, en pesos, en transferencia. El cliente puede quedarse con el dinero o comprar un vehículo de nuestro inventario", explica.

Y es justamente la opción de recibir dólares la más buscada por los clientes a la hora de entregar sus vehículos. 

El proceso, dice, consta de tres pasos y demanda dos horas, si se tienen los papeles al día. En tanto, para adquirir un auto allí, no hace falta dejar uno a cambio: luego de chequear el catálogo online, el comprador puede completar el trámite tanto de forma web como presencial, adaptándose a todos los consumidores.

"Una agencia tradicional toma el valor el auto un 25% por debajo del promedio el mercado. Si uno lo vende por su cuenta, lo hace a precio del mercado. Nosotros tenemos un valor de entre 10% y 15% menor. Buscamos achicar la brecha a futuro", finaliza Macaya.

Tags relacionados

Comentarios

  • AMF

    Adriana Marcela Fernandez

    Hace 12 días

    Empresa mexicana+compra usados y paga en dolares+primera sucursal que abre es en Rosario= no suena a narcolavado???

    1
    0
    Responder